Mil sitios tan bonitos como Cádiz

Aquí estoy

Ulyfox | 18 de febrero de 2010 a las 20:29

Penélope contempla el atardecer en Santorini
Mil sitios tan bonitos como Cádiz… o más. Lo primero es que estuve tentado de titular este blog ‘Mil sitios más bonitos que Cádiz’, pero luego recapacité que es mejor no molestar, si alguien se puede molestar por reconocer la incomparable belleza de Venecia. En realidad, está feo comparar. Si queréis le ponemos a esto ‘Diario de Ulyfox’, en homenaje a Ulises y alusión a mi verdadero nombre.

Lo segundo es por qué viaja uno. Por qué viajo yo. A lo mejor, sólo para tocar con la punta de mis dedos la Puerta de los Leones de Micenas, que hasta entonces y durante años fue sólo el recuerdo fijo de una mala foto en blanco y negro en el libro de Historia del Arte de sexto de bachillerato. Es una razón ¿Viajo, entonces, para tocar lo que he soñado? Claro, me he movido para comprobar si La Habana se parece a Cádiz (no tanto), y para llorar ante las colosales Pirámides; y para alegrarme porque se me saltaron las lágrimas de verdad en el primer patio del templo de Medinat Habu, o ante el Friso de los Arqueros del palacio de Darío, no allá en la inaccesible Persia, sino en la sala dedicada a ellos en el Louvre.

Viajo porque sí y por muchas razones, o tal vez sin razones y sólo porque necesito moverme, como esos zumos que hay que agitar para que lo sabroso suba del fondo y adquiera su sentido.

El viajero es valiente a su manera, porque busca el encuentro con lo desconocido fuera de su hábitat. Y un sentimental, porque tiende a encontrar un lugar preferido. Yo ya lo tengo, y está bajo el cielo de los dioses griegos. Soy un viajero acompañado. Ella me guía (no es una alusión religiosa, por favor) y se deja guiar. Es una Penélope que no se quiso quedar esperando. Prepara los viajes y me deja los mapas.Y tiene mucho que ver en estos cosas que os iré contando. Bien escoltado es más fácil sentirse valiente.

Podéis llamarme Uly, y además de compartir mis rincones, me gustaría que intercambiáramos lugares, recuerdos, vivencias, sensaciones… y por supuesto consejos sobre cómo llegar, dónde dormir, dónde comer o dónde conversar en esos mil sitios… o más. Si hay que estar en el mundo, estáis en vuestra casa.

Buen viaje.