Mil sitios tan bonitos como Cádiz » cancelaciones

Archivos para el tag ‘cancelaciones’

Vueling, nunca más

Ulyfox | 7 de octubre de 2020 a las 19:04

Solos en el avión de Sky Express, que tuvo un comportamiento modélico.

Solos en el avión de Atenas a Alexandroúpolis con Sky Express, que tuvo un comportamiento modélico.

No es este un blog de quejas, ni personales ni colectivas, sino de experiencias buenas o malas. Preferiblemente de las buenas. Pero esta que os voy a contar es personal, y de las malas. Se refiere a un contratiempo aéreo, que no deriva en un enorme disgusto porque ya hemos desarrollado unos mecanismos de defensa y unas habilidades para resolver situaciones adversas durante los viajes.

Vueling es el nombre de la compañía, con unas publicidades pretendidamente amigables y confianzudas y una práctica que es definitivamente anti clientes. Contaré la historia sólo con datos.

Teníamos un vuelo, con reserva confirmada y tarjetas de embarque emitidas, el pasado 1 de octubre, desde Atenas a Sevilla con escala en Barcelona. Era ideal para nuestro plan de vuelta. El vuelo salía a las 11.40 hora de Grecia. Cuando nos levantamos a las 7 de la mañana vimos en nuestros correos un mensaje anunciando la cancelación del vuelo “por razones operativas”, e instándonos a contactar con la oficina de la compañía en el aeropuerto o en unos teléfonos que se señalaban. No había nadie en el aeropuerto, no había ni oficina, y los teléfonos consignados nunca han contestado. Estábamos lo que se dice tirados en el aeropuerto, y sin manera de conocer qué alternativas nos ofrecía Vueling, como es su deber, igual que lo es ofrecer asistencia a sus clientes en una situación como esta.

Reaccionamos rápidamente y compramos un vuelo al día siguiente (el único posible) para volar a Madrid y desde ahí ya nos apañaríamos para llegar hasta Sevilla. También cogimos un hotel en Atenas, claro. Durante todo el día estuvimos intentando contactar con Vueling, sin ningún resultado. Volvimos a Madrid, alquilamos un coche hasta Sevilla donde ya pudimos recoger el nuestro, que estaba en el aeropuerto de la capital andaluza.

En cuanto llegamos de vuelta comenzamos nuestras gestiones para conseguir la devolución del importe de nuestros billetes no usados. La respuesta automática de una máquina en la web es que el vuelo se suspendió a causa de las restricciones provocadas por la crisis del covid19 y que por tanto no nos corresponde ninguna compensación, dado que se debe a una “causa extraordinaria”. Nada dicen de devolución del dinero ni de los gastos que nos ocasionó la cancelación, y con dictatorial actitud, proclaman que “dan por terminada la tramitación”. El robo queda consumado, lo que se suma al abandono en el aeropuerto que, para otra gente menos ducha, podría haber significado una auténtica tragedia.

La causa de la anulación es muy poco creíble, dado que las restricciones por el covid llevan mucho tiempo en vigor y Vueling sigue vendiendo vuelos a Atenas, pero aunque fuera cierto, nada les exime de la devolución del dinero de unos billetes no utilizados, y por lo tanto pagado por un servicio no dado. La situación es comparable a cuando se suspende un concierto y se devuelve a los compradores lo gastado en la entrada.

¡Qué diferencia con el comportamiento de la compañía griega Sky Express en un caso idéntico que nos ocurrió apenas dos semanas antes! Nos suspendieron un vuelo de Preveza (en el continente) a Sitia (en Creta), pero inmediatamente nos vinieron a buscar a la puerta de embarque y nos dieron alternativa y solución, aunque implicaba una especie de tour aéreo por Grecia: si tenéis a mano un mapa mirad lo que hay que hacer para ir de Preveza a Alexandroúpolis (por cierto, en un extraño vuelo en el que éramos los únicos pasajeros), de ahí a Atenas, y después a Heraklion para luego continuar el viaje por fin hasta Sitía. Nos llevaron a nuestro destino al día siguiente, pero además nos pagaron la noche de hotel en Atenas, los traslados y la cena, y siempre acompañados. Y eso no fue más que cumplir las normas.

Vueling sigue sin contestar, no osan ni se dignan a coger el teléfono. Ni aun así, y pese a todos sus intentos, han sido capaces de empañar un maravilloso mes en Grecia, que os contaremos a gotitas…