Mil sitios tan bonitos como Cádiz » Grecia

Archivos para el tag ‘Grecia’

Leonidio, el auténtico reino de la berenjena

Ulyfox | 3 de abril de 2020 a las 21:06

Leonidio, bajo la montaña.

Leonidio, bajo la montaña.

Amurallado en un flanco por un imponente farallón de piedra, la llanura de Leonidio, en la costa oeste del Peloponeso, es el reino de la berenjena. Dicho así puede parecer vulgar, verdulero, diríamos apropiada e inapropiadamente a la vez. Porque este pueblo antiguo, tiene una huerta espléndida escondida bajo un mar de plástico invernadero, sí, pero guarda a la vista y en sus calles tambén un pasado que se adivina bellísimo. Tiene además una playa familiar, modesta, local, pueblerina, partida en dos por la desembocadura de un arroyo y llena de restaurantes que llevan la fama de servir los mejores pescados frescos de la zona.

Vista general de Leonidio, con el cauce seco del río.

Vista general de Leonidio, con el cauce seco del río, al anochecer.

Podemos dar fe de casi todo eso. Partimos hacia Leonidio después de una experiencia dolorosamente frustrante en la noche de Nauplia (Nafplio en griego), una de las ciudades más bellas del país, que fue además la primera capital de Grecia tras la independencia de Turquía. Nauplia es maravillosa, pero estaba llena, rebosante de gente, por la temporada agosteña y porque ese día coincidía con el festival de teatro en Epidauro, el cercano, milenario y asombroso teatro griego de la acústica inmejorable. El caso es que esa noche allí fuimos a parar al único hotel que quedaba, una desgracia llamada Hotel Argolis, con una recepcionista mayor y desaliñada y una familia salidos todos directamente de una película de terror. De broma, llegamos a imaginar a alguno de ellos con una sierra mecánica… Y además carísimo. La dueña llegó a decirnos que si nos quedábamos un día más el precio bajaría considerablemente, porque ya habría acabado el festival de teatro… En fin.

Una de los puertecitos de la costa este del Peloponeso, camino de Leonidio.

Una de los puertecitos de la costa este del Peloponeso, camino de Leonidio.

El caso es que después de eso, el día nos compensó con un precioso recorrido en coche por la costa del Peloponeso disfrutando de olivares a la derecha y playas y calas a la izquierda. Una ruta antigua y bucólica.

20190804_101534

Un desayuno inolvidable servidos por dos mujeres camareras y gasolineras.

Un desayuno inolvidable servidos por dos mujeres (en la foto de arriba) camareras y gasolineras.

En el camino paramos a desayunar en un pueblo cuyo nombre no recordamos. La carretera lo atravesaba, y en un café grande y destartalado dos mujeres mayores nos sirvieron un desayuno magnífico con aceite y tomates de la zona, un pan tierno y sabroso y un huevo de campo para mojarlo como se merecía. Las mismas mujeres, orondas, servían gasolina a los conductores en el surtidor cercano, y se prestaban a la charla en un inglés impropio de su aspecto, a la vez que celebraban las pocas palabras que les lanzábamos en un griego osado. Fuimos felices en esa parada de media hora.

20190804_105303

Baños y almuerzo en la playa de Leonidio.

Baños y almuerzo en la playa de Leonidio.

Al llegar a Leonidio, nos vino a la mente y el alma el recuerdo de nuestra amiga Margarita, profesora y cocinera en Atenas, porque una de las últimas cosas que hizo en su demasiado corta vida fue participar en el Festival de la Berenjena de ese pueblo, una cita gastronómica y musical anual y, según contaba ella, divertidísima.

Nos dirigimos a la playa de guijarros finos. Aunque comparada con las hermosuras de Grecia no era particularmente bonita, nos gustó por su aire popular. Se veía que casi todos se conocían y saludaban, eran gente del pueblo, con sus niños y sus abuelos. Nos acomodamos en dos de las hamacas con sombrilla, que responden a un servicio muy común en el país: no cobran nada por ellas pero se supone que tienes que pedir alguna consumición al bar del que dependen.

Los baños, con la montaña al fondo, fueron agradables, y escuchar las animadas conversaciones mientras intentaba entender algo del griego rapidísimo que hablaban… El pescado fresco del restaurante no lo resultó tanto, pero dio paso a alguna anécdota. No estábamos por la labor de pedir una pieza grande, y en cambio nos apetecía algo ligero para acompañar el vino blanco. Pedimos unas berenjenas guisadas, claro, que estaban buenísimas, una ensalada griega (horiátiki)  y unos boquerones (gávros).

Al ver llegar a la mesa los boquerones con un aspecto oscuro nada apetecible los dos pusimos la misma cara de desagrado que el camarero interpretó equivocadamente: “¿No es esto lo que han pedido?”. “Sí, sí…” le dijimos sin terminar la frase, esperando a probarlos. En seguida notamos que no estaban frescos. Sí secos, así que se lo dijimos al dueño, que sabiendo que estábamos en lo cierto nos ofreció una alternativa: “Sin problema ¿les pongo unas atherina (algo parecido a los pejerreyes o chanquetes de por aquí)?” Estas sí que estaban buenísimas, y terminamos bien la comida, aunque no pudimos comprobar aquello del mejor pescado fresco…

20190804_175541

El magnífico Hotel Hatzi Panayotis.

El magnífico Hotel Hatzi Panayotis.

Tras el almuerzo y una pequeña estirada en la playa, nos dirigimos al pueblo, y al hotel que habíamos reservado, que resultó una sorpresa enorme, y más en comparación con el de la noche anterior. El Hotel Hatzipanayotis, instalado en una casa antigua con un precioso patio y habitaciones en dos niveles, es una preciosidad… y mucho más barato que el nefasto de Nauplia.

20190804_200821 20190804_195118 20190804_195033

Las calles de Leonidio tienen un precioso aire auténtico.

Las calles de Leonidio tienen un precioso aire auténtico.

Con la suave luz del atardecer recorrimos las calles de un pueblo tranquilo, sin turistas en plena temporada. Con sus mujeres y hombres de pueblo sentadas ante las puertas, con niños correteando, con casas que reflejaban algún pasado glorioso, pintadas de colores ocres, y otras que denotaban el paso inmisericorde del tiempo. Situado en la ladera y con el impresionante muro de roca detrás, descansa al lado de un río seco en verano y que debe correr estruendoso en invierno.

20190804_184137 20190804_194309

El tranquilo paseo al atardecer

El tranquilo paseo al atardecer

De algún lado salían sonidos de una banda ensayando, y el sonido nos llevó a una vieja escuela de estilo neoclásico, muy parecida a otras que hemos visto en muchos pueblos griegos, y que deben responder a un plan nacional de enseñanza de principios del siglo XX. Es una preciosidad arquitectónica pintada en colores amarillo y azul, indudablemente griega. La escuela está muy cerca del lecho del río y eso nos permitió tener una panorámica general del pueblo.

La preciosa escuela municipal.

La preciosa escuela municipal.

 

Vida de pueblo...

Vida de pueblo…

La relajante y agradable jornada finalizó en la taberna I Metrópoli (la Catedral), situada en una amplia plaza junto al templo, y con una comida tradicional magnífica: ese cordero con berenjenas…

20190804_210216

Cena en I Metrópoli para rematar el día.

Cena en I Metrópoli para rematar el día.

Leonidio, con ese nombre tan bonito y ese ambiente tan rural, nos atrapó, como todo el Peloponeso, esa mal llamada ‘isla de Pélope’.

Lesbos, una visión inquietante

Ulyfox | 19 de marzo de 2020 a las 18:24

Vista general de Mitilene, capital de Lesbos, desde el puerto.

Vista general de Mitilene, capital de Lesbos, desde el puerto.

Hasta hace unos días, antes de la crisis mundial del coronavirus, es decir ‘antiguamente’ como ya dicen algunos, las penalidades de los huidos de la guerra de Siria en la frontera greco-turca eran noticia. Igual que lo eran el hacinamiento y el maltrato a los que han conseguido llegar hasta la isla de Lesbos, muy cerca, a una corta distancia en barco de Turquía. Y cómo me duele saber que los griegos, tan generosos siempre y hasta ahora, los estaban empezando a rechazar, y con maneras tan bruscas si no violentas.

20190826_111735

Escenas callejeras en Mitilene.

Escenas callejeras en Mitilene.

Hace unos meses, en el curso del verano más feliz y largo de nuestras vidas, estuvimos en Lesbos una semana. Era la segunda vez. En la primera, esta isla, una de las más próximas a Turquía en pleno Egeo Norte, nos enamoró. No fue menos en esta ocasión, pero sí estaba muy cambiada, sobre todo cerca de la capital, Mitilene, con la numerosa presencia de refugiados deambulando sobre todo por el puerto y sus cercanías. Por allí paseaban todo el día, y por la tarde la mayoría se concentraba en las paradas, a la espera de tomar el autobús de regreso al campo de refugiados de Moria, a pocos kilómetros.

Penélope, en paseo marítimo de Mitilene.

Penélope, en el paseo marítimo de Mitilene.

Por ese campo pasamos sin querer… no nos parecía un lugar para visita turística. Pero fuimos a parar a él de manera involuntaria. Regresábamos a Mitilene, tras una gira de varios días por la isla, viendo y reviviendo lugares y atardeceres maravillosos, que ya contaremos. Veníamos a la búqueda de los restos de un acueducto romano que no pudimos ver por lo intrincado del camino que llevaba a él. Y en el camino apareció Moria…

Vista de la costa cercana a Mitilene, que aparece al fondo.

Vista de la costa cercana a Mitilene, que aparece al fondo.

Empezamos a ver vehículos aparcados en los arcenes de la carretera, cuyo número iba creciendo a cada metro. Aparecía de vez en cuando alguna furgoneta con el logotipo de Cruz Roja o Médicos sin Fronteras. Y de pronto estábamos junto a la entrada del campo… miles de personas paradas ante las puertas, grupos familiares deambulando… Sentimos la preocupación y hasta un cierto miedo, por si a esas personas de piel oscura se les ocurría de pronto vengarse de dos occidentales que pasaban tan campantes buscando playas y monumentos en su coche de alquiler. Naturalmente, no sacamos fotos.

Fue una sensación desasosegante, porque la fila de seres humanos siguió durante un montón de kilómetros, más o menos dispersa, hasta llegar a la misma Mitilene. Ahora, encerrados en casa, pienso que nuestro sufrimiento no resiste la mínima comparación con el de ellos, sin ningún hogar al que acudir ni encerrarse para protegerse del virus de la insolidaridad.

Y sin nadie para nombrarlos, para mencionarlos entre tantos millones de gentes preocupados, aquí, por las décimas de fiebre y por cómo entretener nuestras horas en un piso confortable… Cuando asaltamos los supermercados, lo mismo deberíamos pensar un segundo en esos miles que están llamando a nuestras puertas y a los que no dejamos más remedio que asaltar vallas, fronteras o intentar travesías casi imposibles por mares enemigos y a bordo de embarcaciones frágiles.

Un vendedor de papel y libros viejos en la calle Ermou.

Un vendedor de papel y libros viejos, sentado antes su tienda en la calle Ermou.

Así las cosas, quizá resulte superficial hablar de las numerosas cosas interesantes que tiene la capital de Lesbos, pero esto es un blog de viajes, y parece necesario hacerlo. Las tiene, por ser una capital ciertamente fronteriza, con una comunicación constante con la costa turca y con un pasado de dominación otomana muy reciente que se hace notar en calles y barrios.

Una casa de evidente origen turco.

Una casa de evidente origen turco.

Callejuelas en el interior de Mitilene.

Callejuelas en el interior de Mitilene.

Mitilene es una población grande y viva, con un puerto animado y hermoso sobre el que destaca la cúpula de la catedral, unas calles cercanas llenas de animación y algunos barrios muy descuidados en los que parece que el tiempo se ha detenido. Comercios antiguos y que parecerían impensables en el siglo XXI, algún café señorial y restos de una mezquita que tuvo que ser espléndida. Señoreándolo todo, el castillo otomano.

20190826_184615

Restos de una mezquita y unos baños otomanos.

Restos de una mezquita y unos baños otomanos.

Dos cosas son famosas y con toda justicia en Lesbos: las sardinas y el ouzo, ese licor anisado que se ha convertido en la bebida nacional griega. Bueno, aparte de la gran poetisa Safos, pero de ella ya hablaremos cuando lo hagamos del pueblo donde creó su academia, Eresos.

20190904_202301

El señorial café Panellenion y el sabroso kafeneion O Hermis, emblemas de Mitilene.

El señorial café Panellenion y el sabroso kafeneion O Hermis, emblemas de Mitilene.

Desgraciadamente, el nombre de la isla es más conocido últimamente por la tragedia migratoria, algo de lo que por cierto también tienen experiencia muy reciente los griegos: pronto se cumplirá el centenario de la forzada salida de cientos de miles de ellos de las ciudades turcas donde llevaban asentados por generaciones desde los tiempos clásicos, tras la última guerra entre Grecia y Turquía.

Ante la Yeni Tsami o Mezquita Nueva, en ruinas.

Ante la Yeni Tsami o Mezquita Nueva, en ruinas.

Aquí, como en tantos lugares de Grecia, la Historia, sus glorias y sus tragedias se pueden palpar en cada paso, en cada respiración.

Acrocorinto, las tres murallas del Peloponeso

Ulyfox | 23 de febrero de 2020 a las 19:35

Acrocorinto domina desde su altura buena parte del Peloponeso norte.

Acrocorinto domina desde su altura buena parte del Peloponeso norte.

Acrocorinto vendrá a significar la parte más alta o la punta de Corinto, como Acrópolis significa la punta de la ciudad. Y si la de Atenas está alta, la de Corinto sí que hace honor a su nombre. Esto sí que es una fortaleza. Ahí arriba, a casi 600 metros sobre la llanura y el mar, una verdadera atalaya que domina buena parte del Peloponeso norte.

Acrocorinto, con sus tres murallas.

Acrocorinto, con sus tres murallas.

Hasta el verano de 2019 sólo había avistado desde la humildad del terreno llano esta imponente edificación compuesta de tres anillos fortificados. Pasando de camino hacia Nauplia, o hacia Patras varias veces la habíamos mirado como debían mirar sus altos muros los sitiadores desesperados, con una mezcla de admiración y estupor.

20190812_132818

Antes de entrar, una subida empinada y resbaladiza.

Antes de entrar, una subida empinada y resbaladiza. Arriba, ante la primera puerta, y abajo la segunda.

Así que esa vez, que teníamos tiempo, era forzoso parar, ascender a ese nido de águila. Es verdad que la carretera de acceso es sinuosa y no demasiado ancha, pero lleva casi hasta las mismas puertas del castillo que fue construido en la antigüedad más remota y reformado o reforzado por todas las civilizaciones que han pasado por ese lugar, o sea griegos, romanos, bizantinos, venecianos, otomanos… Muchas, dado que está en un paso casi obligatorio para acceder al Peloponeso, poco después de Corinto.

Entrando al segundo anillo amurallado.

Entrando al segundo anillo amurallado.

20190812_134152_001

Dentro del segundo círculo de murallas.

Dentro del segundo círculo de murallas.

Dejamos el coche a los pies de la fortaleza y empezamos la pequeña escalada, no tan ardua como peligrosa puesto que el pavimento sigue siendo de antiguos y resbaladizos cantos rodados. No lo puedo remediar, tengo casi una fijación con los castillos, con su poder evocador de asedios y batallas, lo que durante mucho tiempo fue elemento principal de la Historia. Y aquí, con el fuerte viento soplando en lo alto de la elevación rocosa y ante las tres enormes puertas que hay que traspasar para acceder al recinto, pude vivir casi en mi piel el terror que debió ser intentar conquistarlas.

La subida a la tercera puerta.

La subida a la tercera puerta.

La vista abarca decenas de kilómetros alrededor, hasta las altas montañas centrales del Peloponeso, por un lado, y los golfos de Corinto y Sarónico por otros. Pero no subimos hasta la cima. No nos hizo falta. Bastaba con haber llegado hasta allí, haber cumplido la tarea pendiente y aguantado el fuerte viento en el rostro ante los muros.

20190812_134806

La tercera y última puerta, desde fuera y desde dentro.

La tercera y última puerta, desde fuera y desde dentro.

Tren sin final de trayecto hacia Kalavryta

Ulyfox | 7 de febrero de 2020 a las 12:17

El train hacia Kalavryta recorre lugares inverosímiles. La foto es de los ferrocarriles griegos.

El tren hacia Kalavryta recorre lugares inverosímiles. La foto es de los ferrocarriles griegos.

Ese viaje en tren tan excitante, tan emocionante, tan hermoso, tan adrenalínico por momentos, no tiene un final feliz. Al menos no un final feliz como se entiende normalmente. Pero es el final adecuado, como una película redonda. Como un peliculón, un melodrama de Douglas Sirk o del mejor Almodóvar. El mínimo convoy que parte desde el nivel del mar en Diakoftó, en la misma orilla del Golfo de Corinto y asciende en una hora larga hasta Kalavryta, a más de 700 metros de altitud en el interior del Peloponeso, enseña mil historias mientras serpentea y escala, pero guarda la más conmovedora para el fin de trayecto.

La antigua locomotora, en la vieja estación junto al mar.

La antigua locomotora, en la vieja estación junto al mar.

Sale alegre este tren griego compuesto por tres vagoncitos, ahora modernos y dotados de aire acondicionado y hasta hace poco lleno de aromas antiguos, recorriendo los primeros kilómetros en llano. Pero al poco tiempo comienza su senda montañera por una vía muy estrecha, y por tramos parece que se despeñará sin remedio sobre el río que baja bravo, o que simplemente no acertará con los numerosos y estrechos túneles horadados a duras penas en la piedra hace más de cien años en una gesta ingenieril admirable. Apenas unos centímetros de holgura. Aunque se pudiera, no sería conveniente sacar una mano por la ventanilla. Mucho menos la cabeza.

El tren cruza numerosos puentes sobre el río bravo.

El tren cruza numerosos puentes sobre el río bravo.

Sube y sube, siguiendo la garganta de Vouraikós, casi mimetizado con la naturaleza. Y la vista de los pasajeros va desde los altos árboles a las profundas pozas y las frescas cascadas. Más vale no mirar abajo. El caminar es lento y más de una vez suena el silbato, porque algunos senderistas eligen la propia vía para hacer el camino de vuelta desde Kalavryta, degustando el peligro, que sobre gustos no hay nada fiable escrito.

El tren en la estación de Kalavryta.

El tren en la estación de Kalavryta.

El tren de Kalavryta, ahora pasto del turismo familiar en verano y también conocido por el nombre de Odontotos, nació de un sueño de desarrollo en 1896. Unos 22 kilómetros de recorrido que funciona todos los días del año y en todas condiciones atmosféricas. Un logro extraordinario, con trechos dificultosos de cremallera, a una velocidad que no supera los 40 kilómetros por hora. Y que es mucho menor en los tramos de cremallera. Histórico, en todos los sentidos. Hermoso.

20190803_133210

El puelo es ahora centro de turismo.

El puelo es ahora centro de turismo.

El pueblo, cuyo nombre viene a significar seguramente algo así como “fuentes buenas”, es en sí mismo un centro de turismo de invierno y sus construcciones son modernas aunque su edad es considerable. Kalavryta era un pueblo feliz y próspero hasta que les cayó encima la Segunda Guerra Mundial y con ella la atroz invasión alemana. La dominación nazi provocó la resistencia guerrillera, y la ejecución por parte de los milicianos de 70 soldados prisioneros alemanes conllevó una represalia brutal: unos 500 varones mayores de 14 años fueron apresados en el pueblo, encerrados en la escuela municipal y poco después sacados a las afueras y fusilados sin piedad ni, por supuesto, juicio el 10 de diciembre de 1943. Solo 14 hombres se salvaron porque se refugiaron bajo los cuerpos de los muertos. Las mujeres fueron encerradas en el colegio, que fue incendiado, aunque lograron escapar.

La escuela municipal, ahora memorial de la matanza.

La escuela municipal, ahora memorial de la matanza.

La escuela es ahora un emocionante museo memorial en donde se muestra cómo era la vida social de Kalavryta y su comarca (varias aldeas también fueron arrasadas) antes de aquel horrible suceso que acabó con el pueblo, y donde se puede conocer las circunstancias de la matanza. Y llorar ante las fotografías de niños y hombres poco antes de que fueran ejecutados.

Una placa recuerda la puerta que se cerró en la escuela para que las mujeres perecieran en el incendio.

Una placa recuerda la puerta por la que entraron para separarse y no verse más mujeres y hombres.

En el lugar donde ocurrió la masacre, a 15 minutos andando desde el pueblo hay ahora una gran cruz y un monumento que recuerda a los mártires con un gran letrero: “Oji pió polemoi,  No más guerras”. El descenso vespertino por la misma vía se hace ya de otra manera, más entristecidos pero también más sabios. El viaje a Kalavryta no acaba nunca.

El monumento levantado en el lugar donde fueron fusilados los hombres en 1943.

El monumento levantado en el lugar donde fueron fusilados los hombres en 1943.

 

Parga, en la costa de Epiro

Ulyfox | 29 de enero de 2020 a las 19:53

Vista panorámica de Parga.

Vista panorámica de Parga desde el castillo veneciano.

Paxos nos había dejado varias evidencias gozosas, como cualquier experiencia viajera debe ser. Una era que la masificación turística provoca daños irreparables al lugar en cuestión, como pudimos comprobar al comparar la placidez de esta última isla con la aglomeración muchas veces insufrible de su hermosa hermana mayor, Corfú. Otra evidencia fue que es posible sustraerse a esos efectos, y que el disfrute es incomparable si uno no tiene que estar sorteando codos. Que las islas Jónicas son bellísimas por su mezcla italo-greca queda como la constatación mejor.

El paseo marítimo de Parga, con el castillo al fondo.

El paseo marítimo de Parga, con el castillo al fondo.

Después de cuatro días en Paxos era nuestra intención volver a Ítaca, visitada en tiempos remotos, mucho antes de esta explosión viajera de los últimos años. Pero no nos fue posible por dos circunstancias, una insospechada y otra sobrevenida. La primera es que no había disponibilidad hotelera. Muérete. La temporada alta de finales de julio, aunada con la fiebre turística, hicieron que no hubiera sitio para nosotros en aquellas fechas. Eso nos hizo añorar nuestra primera visita, cuando buscamos alojamiento al desembarcar, y lo encontrábamos. Una mínima posibilidad se abría uno de los días, pero coincidía con una previsión de viento fuerte que no prometía una buena travesía en los pequeños barcos.

Atardecer en el paseo marítimo de Parga.

Atardecer en el paseo marítimo de Parga.

Tras unas lamentaciones no demasiado profundas, convenimos en cambiar el plan (aláxoume to prógramma, como le dijimos a nuestra amable hotelera). Teníamos tiempo, mucho tiempo de vacaciones por delante, podíamos hacer la variación. Así que la cosa quedó en lo siguiente: un ferry nos llevaría hasta Igoumenitsa, en el continente; allí nos recogería un transfer que nos llevaría hasta Parga, donde pasaríamos unos días, y luego desde ahí nos dirigiríamos hasta Patras, en el Peloponeso, desde donde también salen grandes barcos para Ítaca. Confiábamos en que pasados unos días, el panorama hubiera cambiado y podríamos arribar a la patria del gran Ulises, el Odiseo pródigo en ardides que retrató Homero. Luego comprobaríamos que la isla del héroe de Troya no era fácil de alcanzar ni aun así…

La empinada cuesta que lleva al castllo y a los apartamentos Paraskevi.

La empinada cuesta que lleva al castllo y a los apartamentos Paraskevi.

Llegamos a Parga a media mañana. El hotel Paraskevi’s Luxury Studios resultó delicioso, simple en su aspecto exterior, pero excepcional en las vistas desde el balcón del apartamento y, sobre todo, en la insuperable amabilidad del dueño, Kyriakos (que es como llamarse Domingo en español, aunque también existe aquí el Ciriaco), siempre atento a nuestras preguntas y dudas. Los desayunos en la terraza privada aseguraban buenos ratos de disfrute, con el café caliente servido al momento y la playa y las montañas como fondo.

La vista desde los estudios Paraskevi.

La vista desde los estudios Paraskevi.

Parga tiene una visión única, tanto desde la playa del pueblo, con el caserío que asciende hacia el imponente castillo veneciano, como desde las alturas de este con la vista de la media luna de arena y el islote con la iglesia de Panagía en frente. La costa recortada y verde es hermosísima.

Anochecer desde el castillo.

Anochecer desde el castillo.

Para llegar hasta el paseo marítimo hay que bajar una calle larga y empinadísima que sería bonita si no estuviera llena de tiendas y expositores con artículos turísticos. Y al llegar a la parte llana, es imposible andar: el gentío, que a finales de julio era mayoritariamente ruso y de los Balcanes, invade el espacio. Las estrechas calles resultan intransitables a esa hora temprana en que cena la gente no española. El ambiente es intensamente vacacional y familiar. Llega a ser agobiante por momentos si vas buscando tranquilidad, que probablemente no encontrarás.

Una cena al atardecer en la taberna Stefano.

Una cena al atardecer en la taberna Stefano.

Tiene Parga tres playas, la amplísima de Valtos, de arena fina y capaz de acoger a miles de personas, y dos más pequeñas, una junto al casco urbano, Krioneri y otra separada por un promontorio, Piso Krioneri. Las tres están llenas de tumbonas y sombrillas y son la razón principal por la que tanta gente viene a esta ciudad costera de la región de Epiro. En la primera de ellas pasamos un buen día de baño, lectura y comida, pero en la segunda, el público resultó agobiante y sin miramientos en busca de un sitio en la arena.

Un baño en la playa de Valtos.

Un baño en la playa de Valtos.

Estos inconvenientes hicieron que Parga no fuera uno de los lugares griegos que más nos han gustado, aunque alguna cena al atardecer desde las alturas, las vistas desde el apartamento y la excelente atención de Kyriakos y el personal del hotel compensaron en buena parte esas partes negativas.

Vista mañanera de Parga.

Vista mañanera de Parga.

Un arco de piedra en Paxos, Tripitos

Ulyfox | 27 de enero de 2020 a las 17:23

El arco de Tripitos, en Paxos, en todo su esplendor.

El arco de Tripitos, en Paxos, en todo su esplendor.

Desde que las redes sociales dominan el mundo (y de eso hace ya bastante tiempo), no es que no haya lugares secretos o escondidos, es que cada día aparece uno nuevo. Las guías turísticas convencionales parecerían quedarse viejas al poco tiempo de ser editadas, aunque en el fondo no es así. Lo realmente importante, lo permanente, lo que está al margen de las vertiginosas modas, está en las guías, por más que los supuestos exploradores del blog y el selfie aporten su granito de arena. Pero es un granito, igual que los otros, no son la biblia del turismo, ni son profetas sus autores. Además, hacen falta ganas de creer para fiarse de un profeta, de cualquiera de ellos.

Todo este discurso es para contar que sí, que nosotros también conocimos en ese internet el arco de Tripitos, en el sur de Paxos, una especie de arbotante de piedra sobre el mar en un enclave remoto, difícil, todavía no muy frecuentado pero cada vez más. Y sí, decidimos ir, calzándonos las botas de senderismo. Dejamos el coche alquilado a la sombra en una curva de la carretera y echamos a andar, primero en una subida pronunciada y luego entre olivos. Escasas señales, que había que interpretar, indicaban el camino al Arco. Naturalmente nos perdimos en más de una ocasión.

Sí, me hice el selfie, qué le vamos a hacer...

Sí, me hice el selfie, qué le vamos a hacer…

Desde el acantilado alcanzamos a verlo levemente pero no hallábamos la senda. Oíamos a gente y la divisamos volviendo del Arco. De vuelta sobre nuestros pasos, vimos a un pequeño grupo que salía de una pequeña desviación. Nos confirmaron que sí, que ese pequeño claro era la vía para nuestro destino. A partir de ahí, había una bajada en medio de una vegetación espesa que venía a salir al mar, y a Tripitos. Lo vimos, más espectacular de lo que esperábamos, casi un medio punto perfecto de piedra blanca, un capricho pétreo.

Otra visión del arco.

Otra visión del arco.

Pero para acercarse había que descender por una trocha pedregosa y poco fiable. Penélope prefirió quedarse en las alturas y yo presumí de atrevido. Logré acercarme, sí, como un turista perfecto, y hacer la foto e incluso el selfi agarrándome con una mano a una rama, pero no me arriesgué a caminar hasta encima del Arco. Más vale no tentar a la suerte, me dije desde la altura vertiginosa. Creo que demasiado temerario había sido, allí en los cantiles saludando a la embarcación llena de excursionistas que en ese momento navegaba varias decenas de metros allí abajo.

Uno de los tramos de la senda hacia Tripitos.

Uno de los tramos de la senda hacia Tripitos.

Estaba contento por haberme acercado, ya véis, como si hubiese sido una aventura de verdad, pero la vuelta fue mucho más ardua. Agotadora en la subida, pero con tiempo de descansar en el lugar donde me esperaba Penélope. Que no se diga.

20190727_190416

Dos vistas de la playa junto a Lakka.

Dos vistas de la playa junto a Lakka.

Aparte de la capital, Gaios, y del Arco de Tripitos, y de su precioso interior de olivos, Paxos tiene unas cuantas playas, pequeñas, de guijarros, recortadas y bien cuidadas, como Mongonisi y Manadendri. Algunas de ellas están cerca de sus otros dos núcleos de población, Lakka y Longos, muy cerca el uno del otro, en el norte. Tiene la isla unas preciosas carreteras, pero demasiado estrechas, y eso a finales de julio puede conllevar dificultades serias para la conducción cuando se cruzan dos vehículos en sentido contrario. Más de una vez nos vimos en situación de bloqueo.

Una estrella encontrada en la playa de Lakka.

Una estrella encontrada en la playa de Lakka.

Puertecito de Lakka.

Puertecito de Lakka.

Lakka es una pequeñísima aglomeración de casas junto al mar, igual que Longós, puertecitos ideales para desayunar, almorzar o cenar tanto como para tomar un café o una cerveza entre medias de un paseo a una playa u otra. Paxos, de todas formas, no tiene un turismo excesivo, y quedarase a pasar unas horas en estos lugares no es nada estresante. Lo contrario si se acompaña con un buen tapeo y unos baños en las estupendas aguas jónicas.

Longós, la otra población costera de la isla de Paxos.

Longós, la otra población costera de la isla de Paxos.

 

Paxos, igual, distinta, acogedora

Ulyfox | 8 de enero de 2020 a las 18:16

Vista general de Gaios, puerto principal de Paxos.

Vista general de Gaios, puerto principal de Paxos.

Lo que nos impulsó a volver a Paxos fue el recuerdo, claro; fueron aquellos momentos que vivimos veinte años atrás. Sí, Paxos es una isla propicia para alojar recuerdos y volver a buscarlos al cabo del tiempo. Nosotros tardamos mucho, pero no los dejamos abandonados a su suerte, tornamos a darles la mano.

Un recodo del puerto de Gaios.

Un recodo del puerto de Gaios.

Y esta isla jónica repleta de olivos, invadida por este árbol sagrado de una punta a otra, nos tomó la mano y tiró de ella para darnos un abrazo. Aunque tiene mucho más turismo que cuando la descubrimos, en realidad no ha crecido tanto, y mantiene un aire aún tranquilo, sobre todo cuando al atardecer quedan sólo los que han tomado la sabia decisión de alojarse una o varias noches en ella. Ventajas enormes, benditas, de no tener aeropuerto. Aunque está muy cerca de Corfú y en cierta forma depende del sobrante turístico de esta, no padece aún las enfermedades de su hermana mayor, que ha perdido el rumbo al entregarse en manos de la masificación inexigente.

20190727_113043

Dos rincones de Gaios.

Dos rincones de Gaios.

Pues eso, nos plantamos en Paxos tras viajar a bordo de un minúsculo ‘Flying Dolphin’, esos aerodeslizadores que comunican algunas islas cercanas y que con el mar bravío son garantía de mareo. En esta ocasión Eolo y Poseidón fueron misericordiosos con nosotros y la travesía fue un placer.

Desembarcamos temprano en el puerto, recogido en un brazo de mar. Habíamos concertado allí mismo una cita con una agencia local para el alquiler de un coche pequeño. Teóricamente, el responsable, Babis, debía estar esperándonos. En vez de eso, junto a la verja exterior del muelle, aparecía aparcado un vehículo rojo con nuestros datos enganchados en el limpiaparabrisas, el papel del contrato por rellenar, con las puertas sin bloquear y la llave en el contacto.

Como al cabo de unos minutos no aparecía nadie, dedujimos que lo que procedía era llevarse el coche y buscar la agencia. Pero no nos atrevíamos, así que llamamos y expusimos nuestra situación. La mujer que contestó, después de comprobar por nuestras palabras que su padre no estaba ahí, lo resolvió rápido. “No pasa nada, cojan el coche y cuando quieran se pasan por la agencia a completar los trámites y el pago, esta tarde, mañana…” Casi inmediatamente apareció Babis, que se limitó a corroborar estos términos informales y a darnos la mano.

El primer-segundo paseo por Gaios.

El primer-segundo paseo por Gaios.

Muy diferente fue este comienzo de aquel de nuestra primera vez. Entonces llegamos a Paxos el 11 de septiembre de 2001, fecha por la que seguro que os han preguntado en dónde estábais y qué hacíais. Sí, mientras las Torres Gemelas de Nueva York caían en pedazos por un ataque terrorista nosotros buscábamos alojamiento en la isla con la ayuda de un taxista. Este fue quien nos informó sobre los atentados. Y tengo que reconocer que en esa isla todo se veía con mucha más tranquilidad y sin la sensación apocalíptica que recorrió buena parte del resto del mundo.

20190727_211542

El paseo vespertino.

El paseo vespertino.

Gaios es el puerto y población principal de Paxos, pero en realidad son tres calles entrelazadas de casitas bajas y blancas a lo largo de un modesto muelle que a la vez es paseo marítimo. Su estampa es un anticipo de la tranquilidad de la isla, que, eso sí, se llena durante el día de excursionistas llegados de Corfú y que llenan las playas y calas. El atardecer y la noche traen la calma. De aquella lejana primera vez permanece inalterable el canto estridente, que puede ser ensordecedor o relajante, de las chicharras, aunque en las calles han crecido notablemente el número de expositores de productos para turistas y los restaurantes.

20190727_111700

Inequívocamente griego,pero con aire italiano.

Inequívocamente griego,pero con aire italiano.

Nos alojamos cuatro estupendos días en los apartamentos Baronessa, un prodigio de esos griegos de relax y buena atención. En el apartamento contiguo vivía un dicharachero matrimonio mayor italiano que tenían una resuelta perra que se colaba también en el nuestro. Ellos nos invitaban por la mañana a un magnífico café italiano preparado en la cafetera que se traían cada año. Y llevaban más de 20 viniendo a estos mismos apartamentos. Habían visto crecer a Emily, la resuelta y atenta joven dueña. Los italianos nos contaron la historia de cómo desde la Edad Media, Venecia dominó la isla y cómo favoreció el cultivo de olivos para utilizar su aceite en los miles de lámparas que iluminaban las calles de la capital de la Sereníssima República.

20190728_195000

Fiesta enel puerto de Gaios.

Fiesta enel puerto de Gaios.

Paxos, Paxos… De nuevo nos acogió solícita y tierna con días luminosos y tardes apacibles… y un recuerdo imborrable del restaurante Dal Pescatore, de su carpaccio de pescado, de sus increíbles spaguetis con boquerones…

20190727_214209

El restaurante Dal Pescatore, una delicia.

El restaurante Dal Pescatore, una delicia.

 

 

 

Kanoni, la fotografía

Ulyfox | 17 de diciembre de 2019 a las 17:55

La isla y monasterio de Vlaherna, y el islote de Pontikonisi, vistas desde Kanoni.

La isla y monasterio de Vlaherna, y el islote de Pontikonisi, vistas desde Kanoni.

Hay pocos lugares tan preciosos para despedirse de una estancia en Corfú. Se llama Kanoni y es uno de los lugares más fotografiados de esta fotogénica isla. Y es el sitio ideal para despedir el día. En una pequeña bahía, muy cerca de la capital, hay una isla minúscula unida a tierra firme por un pasadizo artificial y estrecho. El islote, que casi no merece ese nombre, no tiene sitio para nada más que un monasterio, una de esas construcciones emotivas que sólo los griegos saben hacer, en el que aúnan la belleza y la sencillez, sin que una pueda existir sin la otra, como un resumen de lo griego.

DSC_0995 DSC_0992

El pequeño convento de Vlaherna, un prodigio de sencillez y blancura.

El pequeño convento de Vlaherna, un prodigio de sencillez y blancura.

El pequeño trozo de tierra se llama Vlaherna, como el convento que alberga, y desde las alturas de la península de Kanoni compone una imagen única, con su campanario blanco y sus tejas rojas. Un poco más atrás se encuentra otra islita, Pontikonisi (la isla del ratón), con otro pequeño monasterio, y al fondo, tras el azul inmenso de sus aguas, la costa escarpada.

Un café frappé en el café Kanoni.

Un café frappé en el café Kanoni.

Los turistas acuden allí para dos cosas fundamentalmente: tomar algo en la terraza del café Kanoni a la vez que disfrutan de la relajante vista, y para apostarse sobre una pasarela que cruza la bahía y fotografiar los aviones que aterrizan en el aeropuerto de la isla, casi rozando sus cabezas.

El avión sobrevuela muy bajo la bahía de Kanoni.

El avión sobrevuela muy bajo la bahía de Kanoni.

El lugar, pese a todo, consigue dar sensación de placidez.

Penélope, ante el monasterio.

Penélope, ante el monasterio.

Paleokastritsa, atacada

Ulyfox | 8 de diciembre de 2019 a las 21:37

DSC_0933

Calas de Paleokastritsa a primeras horas del día.

Calas de Paleokastritsa a primeras horas del día.

A pesar de todo lo que vais a leer, Paleokastritsa es un lugar hermosísimo, uno de los más bellos de Corfú. Una sucesión de pequeñas calas bordeadas de cipreses con un agua limpísima, casi aérea. A pesar de todo, si uno viene muy temprano, es posible contemplarlo en toda su única belleza, sólo con el verde oscuro de sus cuevas y la calma de su superficie, mientras el personal de los servicios de playa acomoda hamacas y sombrillas.

Vista general de la playa, ya llena de gente.

Vista general de la playa, ya llena de gente.

Pero luego… luego llega una invasión humana insoportable. El aparcamiento se llena y los autocares entran y salen como en caravana después de desembarcar cientos de grupos de todas las nacionalidades y condición, cada uno compuesto por decenas de familias o parejas coloridos y normalmente ruidosos, que en seguida hacen cola para subir a bordo de pequeñas embarcaciones que los llevan a recorrer los alrededores, entrar en cuevas y asustar a los peces (y a algunos viajeros, pocos, más tranquilos) con sus chapoteos y gritos.

Turistas en barca visitando las cuevas.

Turistas en barca visitando las cuevas.

Las idílicas playas se convierten en un gallinero alborotado, el sonido de los motores destroza la obligada serenidad que debería tener el sitio, y los humanos en tribu desordenan tumbonas, cojines y sillas. Incomprensiblemente para mí, miles de personas parecen encontrarse a gusto así.

DSC_0942

El azul del agua de Paleokastritsa es como un imán irresistible.

El azul del agua de Paleokastritsa es como un imán irresistible.

A veces, volver a los sitios que uno recordaba paradisíacos provoca horror y mucha tristeza… En 25 años, el ser humano ha tenido tiempo de destrozar muchos de ellos. Claro que existe la opción de volver en invierno, pero entonces el sol no brilla, y la deseada brisa se convierte en molesto temporal. Y no hay cuerpo que desee sumergirse en sus aguas.

20190726_141043 20190726_140450

La subida al monasterio es una sucesión de panoramas.

La subida al monasterio es una sucesión de panoramas.

Nosotros aún tuvimos el ánimo de emprender el empinado camino hacia el monasterio que corona uno de los promontorios, y eso nos trajo un poco de calma. Mucha menos gente se animó ese día, y pudimos contemplar las vistas del camino de ascenso (hay pocos azules como el de sus aguas divisadas desde arriba), y solazarnos con la relativa tranquilidad del modesto y bonito complejo monacal, con las flores de su patio y con la ausencia de multitudes.

20190726_143322 20190726_132728 20190726_132630

Abajo seguía la marabunta, su fuerte rumor llegaba hasta arriba. Tuvimos que volver, algo había que comer. Y fue un tentempié en un bar de playa con pinta de provisional, en el que aún nos dio tiempo a contemplar y escuchar la insólita escena en la que una exigente familia italiana pretendía que el asombrado camarero les dijera ¡con qué ingredientes cocinaban allí la salsa boloñesa de los espaguetis que se ofrecían en la carta…!

Arriba en el monasterio la tranquilidad daba el contraste sereno.

Arriba en el monasterio la tranquilidad daba el contraste sereno.

La vuelta a Corfú capital con la promesa de ropa limpia, calles venecianas y una cena en un restaurante agradable fue como un bálsamo…

Porto Timoni, esfuerzo y recompensa

Ulyfox | 20 de noviembre de 2019 a las 13:09

20190725_114900

Sostiene Penélope que la tendencia última en el turismo como fenómeno es que cuanto más difícil de acceder es un sitio, cuanto más recóndito o escarpado, más gente acude a visitarlo. Es la tendencia a presumir de “yo he estado”. Las redes sociales abundan en comentarios sobre estos lugares, normalmente preciosos, y extrañamente muchos insisten que se podrá estar sin gente. Mentira: ya no hay lugares secretos.

Vista general de las playas de Porto Timoni.

Vista general de las playas de Porto Timoni.

Pasa con Porto Timoni, una pareja de playas azules enfrentadas que se dan la espalda en su semicírculo, en el noroeste de Corfú. Hermosas de verdad, vistas desde las alturas, dos medias lunas esmeraldas de aguas tranquilas… pero con un acceso infernal por tierra. Hay que trepar, subir, bajar y mirar con cuidado donde se pisa por una estrecha senda sin sombra. No es que sea para montañeros expertos, pero tampoco para que se haga sin un calzado adecuado o con una cierta edad. Pues allí vimos a gente en chanclas, grupos de todas las edades y hasta algún padre temerario con su bebé a hombros. Con lo tranquilas y fáciles que son tantas playas griegas… e igual de hermosas.

Algunos valientes disfrutan de la playa.

Algunos valientes disfrutan de la playa.

Aun sintiendo que muchas veces no hay más remedio siempre me da reparo abominar del turismo masivo, sobre todo porque siento que es raro criticar que la gente vaya a un sitio donde yo también estoy. Pero no puedo evitarlo. El caso es que ahí estábamos también nosotros en el camino de cabras, siguiendo y siendo seguidos a y por otros. Antes habíamos dejado el coche en un pueblecito llamado Afionas, y tomado un desayuno con impresionantes vistas para coger fuerzas. Desde ahí, ya todo fue andar, no mucho, una media hora sobre el acantilado, a cien metros sobre el mar, en un suave descenso en busca de la playa.

Vistas en el camino a Porto Timoni.

Vistas en el camino a Porto Timoni.

Y en una de las curvas apareció, allí abajo, la estampa ciertamente impresionante de Porto Timoni, mucho más bella de lo que las fotos decían. Se veían algunas personas en la orilla y un par de barcos, más que flotando, sobrevolando el cristal del agua. Buscamos un hueco casi peligroso para hacer (nos) la foto, pensamos en la posibilidad de seguir descendiendo y zambullirnos en esa maravilla… pero la fila de gente que bajaba y la prespectiva de ser parte de la misma comitiva a la hora de la dura subida nos hicieron sacar lo que de razonable conservamos: decidimos darnos la vuelta y disfrutar con un solo sentido, el de la vista, en lugar de meter los cinco en las profundidades de Porto Timoni. También se puede llegar por barco, pero no tenemos tal privilegio…

Una cerveza en las alturas de Afionas, recompensa al esfuerzo.

Una cerveza en las alturas de Afionas, recompensa al esfuerzo.

La cerveza en la terraza de la taberna que nos esperaba a  la vuelta en lo alto nos confortó del esfuerzo y del calor de julio. Luego bajamos en coche a la mucho más fácil pero falta de encanto playa de Afionas, donde nos refrescamos un rato antes de volver a otra de nuestras mágicas tardes en Corfú capital. Porque por fin ¡las maletas habían aparecido! Y teníamos todo el equipaje a nuestra disposición. Ponerse guapos para la passegiata (así, en italiano, llaman los corfiotas al paseo vespertino, costumbre tan civilizadamente social mediterránea) es otro de los placeres de la vacación veraniega.