Mil sitios tan bonitos como Cádiz » Grecia

Archivos para el tag ‘Grecia’

Tren sin final de trayecto hacia Kalavryta

Ulyfox | 7 de febrero de 2020 a las 12:17

El train hacia Kalavryta recorre lugares inverosímiles. La foto es de los ferrocarriles griegos.

El tren hacia Kalavryta recorre lugares inverosímiles. La foto es de los ferrocarriles griegos.

Ese viaje en tren tan excitante, tan emocionante, tan hermoso, tan adrenalínico por momentos, no tiene un final feliz. Al menos no un final feliz como se entiende normalmente. Pero es el final adecuado, como una película redonda. Como un peliculón, un melodrama de Douglas Sirk o del mejor Almodóvar. El mínimo convoy que parte desde el nivel del mar en Diakoftó, en la misma orilla del Golfo de Corinto y asciende en una hora larga hasta Kalavryta, a más de 700 metros de altitud en el interior del Peloponeso, enseña mil historias mientras serpentea y escala, pero guarda la más conmovedora para el fin de trayecto.

La antigua locomotora, en la vieja estación junto al mar.

La antigua locomotora, en la vieja estación junto al mar.

Sale alegre este tren griego compuesto por tres vagoncitos, ahora modernos y dotados de aire acondicionado y hasta hace poco lleno de aromas antiguos, recorriendo los primeros kilómetros en llano. Pero al poco tiempo comienza su senda montañera por una vía muy estrecha, y por tramos parece que se despeñará sin remedio sobre el río que baja bravo, o que simplemente no acertará con los numerosos y estrechos túneles horadados a duras penas en la piedra hace más de cien años en una gesta ingenieril admirable. Apenas unos centímetros de holgura. Aunque se pudiera, no sería conveniente sacar una mano por la ventanilla. Mucho menos la cabeza.

El tren cruza numerosos puentes sobre el río bravo.

El tren cruza numerosos puentes sobre el río bravo.

Sube y sube, siguiendo la garganta de Vouraikós, casi mimetizado con la naturaleza. Y la vista de los pasajeros va desde los altos árboles a las profundas pozas y las frescas cascadas. Más vale no mirar abajo. El caminar es lento y más de una vez suena el silbato, porque algunos senderistas eligen la propia vía para hacer el camino de vuelta desde Kalavryta, degustando el peligro, que sobre gustos no hay nada fiable escrito.

El tren en la estación de Kalavryta.

El tren en la estación de Kalavryta.

El tren de Kalavryta, ahora pasto del turismo familiar en verano y también conocido por el nombre de Odontotos, nació de un sueño de desarrollo en 1896. Unos 22 kilómetros de recorrido que funciona todos los días del año y en todas condiciones atmosféricas. Un logro extraordinario, con trechos dificultosos de cremallera, a una velocidad que no supera los 40 kilómetros por hora. Y que es mucho menor en los tramos de cremallera. Histórico, en todos los sentidos. Hermoso.

20190803_133210

El puelo es ahora centro de turismo.

El puelo es ahora centro de turismo.

El pueblo, cuyo nombre viene a significar seguramente algo así como “fuentes buenas”, es en sí mismo un centro de turismo de invierno y sus construcciones son modernas aunque su edad es considerable. Kalavryta era un pueblo feliz y próspero hasta que les cayó encima la Segunda Guerra Mundial y con ella la atroz invasión alemana. La dominación nazi provocó la resistencia guerrillera, y la ejecución por parte de los milicianos de 70 soldados prisioneros alemanes conllevó una represalia brutal: unos 500 varones mayores de 14 años fueron apresados en el pueblo, encerrados en la escuela municipal y poco después sacados a las afueras y fusilados sin piedad ni, por supuesto, juicio el 10 de diciembre de 1943. Solo 14 hombres se salvaron porque se refugiaron bajo los cuerpos de los muertos. Las mujeres fueron encerradas en el colegio, que fue incendiado, aunque lograron escapar.

La escuela municipal, ahora memorial de la matanza.

La escuela municipal, ahora memorial de la matanza.

La escuela es ahora un emocionante museo memorial en donde se muestra cómo era la vida social de Kalavryta y su comarca (varias aldeas también fueron arrasadas) antes de aquel horrible suceso que acabó con el pueblo, y donde se puede conocer las circunstancias de la matanza. Y llorar ante las fotografías de niños y hombres poco antes de que fueran ejecutados.

Una placa recuerda la puerta que se cerró en la escuela para que las mujeres perecieran en el incendio.

Una placa recuerda la puerta por la que entraron para separarse y no verse más mujeres y hombres.

En el lugar donde ocurrió la masacre, a 15 minutos andando desde el pueblo hay ahora una gran cruz y un monumento que recuerda a los mártires con un gran letrero: “Oji pió polemoi,  No más guerras”. El descenso vespertino por la misma vía se hace ya de otra manera, más entristecidos pero también más sabios. El viaje a Kalavryta no acaba nunca.

El monumento levantado en el lugar donde fueron fusilados los hombres en 1943.

El monumento levantado en el lugar donde fueron fusilados los hombres en 1943.

 

Parga, en la costa de Epiro

Ulyfox | 29 de enero de 2020 a las 19:53

Vista panorámica de Parga.

Vista panorámica de Parga desde el castillo veneciano.

Paxos nos había dejado varias evidencias gozosas, como cualquier experiencia viajera debe ser. Una era que la masificación turística provoca daños irreparables al lugar en cuestión, como pudimos comprobar al comparar la placidez de esta última isla con la aglomeración muchas veces insufrible de su hermosa hermana mayor, Corfú. Otra evidencia fue que es posible sustraerse a esos efectos, y que el disfrute es incomparable si uno no tiene que estar sorteando codos. Que las islas Jónicas son bellísimas por su mezcla italo-greca queda como la constatación mejor.

El paseo marítimo de Parga, con el castillo al fondo.

El paseo marítimo de Parga, con el castillo al fondo.

Después de cuatro días en Paxos era nuestra intención volver a Ítaca, visitada en tiempos remotos, mucho antes de esta explosión viajera de los últimos años. Pero no nos fue posible por dos circunstancias, una insospechada y otra sobrevenida. La primera es que no había disponibilidad hotelera. Muérete. La temporada alta de finales de julio, aunada con la fiebre turística, hicieron que no hubiera sitio para nosotros en aquellas fechas. Eso nos hizo añorar nuestra primera visita, cuando buscamos alojamiento al desembarcar, y lo encontrábamos. Una mínima posibilidad se abría uno de los días, pero coincidía con una previsión de viento fuerte que no prometía una buena travesía en los pequeños barcos.

Atardecer en el paseo marítimo de Parga.

Atardecer en el paseo marítimo de Parga.

Tras unas lamentaciones no demasiado profundas, convenimos en cambiar el plan (aláxoume to prógramma, como le dijimos a nuestra amable hotelera). Teníamos tiempo, mucho tiempo de vacaciones por delante, podíamos hacer la variación. Así que la cosa quedó en lo siguiente: un ferry nos llevaría hasta Igoumenitsa, en el continente; allí nos recogería un transfer que nos llevaría hasta Parga, donde pasaríamos unos días, y luego desde ahí nos dirigiríamos hasta Patras, en el Peloponeso, desde donde también salen grandes barcos para Ítaca. Confiábamos en que pasados unos días, el panorama hubiera cambiado y podríamos arribar a la patria del gran Ulises, el Odiseo pródigo en ardides que retrató Homero. Luego comprobaríamos que la isla del héroe de Troya no era fácil de alcanzar ni aun así…

La empinada cuesta que lleva al castllo y a los apartamentos Paraskevi.

La empinada cuesta que lleva al castllo y a los apartamentos Paraskevi.

Llegamos a Parga a media mañana. El hotel Paraskevi’s Luxury Studios resultó delicioso, simple en su aspecto exterior, pero excepcional en las vistas desde el balcón del apartamento y, sobre todo, en la insuperable amabilidad del dueño, Kyriakos (que es como llamarse Domingo en español, aunque también existe aquí el Ciriaco), siempre atento a nuestras preguntas y dudas. Los desayunos en la terraza privada aseguraban buenos ratos de disfrute, con el café caliente servido al momento y la playa y las montañas como fondo.

La vista desde los estudios Paraskevi.

La vista desde los estudios Paraskevi.

Parga tiene una visión única, tanto desde la playa del pueblo, con el caserío que asciende hacia el imponente castillo veneciano, como desde las alturas de este con la vista de la media luna de arena y el islote con la iglesia de Panagía en frente. La costa recortada y verde es hermosísima.

Anochecer desde el castillo.

Anochecer desde el castillo.

Para llegar hasta el paseo marítimo hay que bajar una calle larga y empinadísima que sería bonita si no estuviera llena de tiendas y expositores con artículos turísticos. Y al llegar a la parte llana, es imposible andar: el gentío, que a finales de julio era mayoritariamente ruso y de los Balcanes, invade el espacio. Las estrechas calles resultan intransitables a esa hora temprana en que cena la gente no española. El ambiente es intensamente vacacional y familiar. Llega a ser agobiante por momentos si vas buscando tranquilidad, que probablemente no encontrarás.

Una cena al atardecer en la taberna Stefano.

Una cena al atardecer en la taberna Stefano.

Tiene Parga tres playas, la amplísima de Valtos, de arena fina y capaz de acoger a miles de personas, y dos más pequeñas, una junto al casco urbano, Krioneri y otra separada por un promontorio, Piso Krioneri. Las tres están llenas de tumbonas y sombrillas y son la razón principal por la que tanta gente viene a esta ciudad costera de la región de Epiro. En la primera de ellas pasamos un buen día de baño, lectura y comida, pero en la segunda, el público resultó agobiante y sin miramientos en busca de un sitio en la arena.

Un baño en la playa de Valtos.

Un baño en la playa de Valtos.

Estos inconvenientes hicieron que Parga no fuera uno de los lugares griegos que más nos han gustado, aunque alguna cena al atardecer desde las alturas, las vistas desde el apartamento y la excelente atención de Kyriakos y el personal del hotel compensaron en buena parte esas partes negativas.

Vista mañanera de Parga.

Vista mañanera de Parga.

Un arco de piedra en Paxos, Tripitos

Ulyfox | 27 de enero de 2020 a las 17:23

El arco de Tripitos, en Paxos, en todo su esplendor.

El arco de Tripitos, en Paxos, en todo su esplendor.

Desde que las redes sociales dominan el mundo (y de eso hace ya bastante tiempo), no es que no haya lugares secretos o escondidos, es que cada día aparece uno nuevo. Las guías turísticas convencionales parecerían quedarse viejas al poco tiempo de ser editadas, aunque en el fondo no es así. Lo realmente importante, lo permanente, lo que está al margen de las vertiginosas modas, está en las guías, por más que los supuestos exploradores del blog y el selfie aporten su granito de arena. Pero es un granito, igual que los otros, no son la biblia del turismo, ni son profetas sus autores. Además, hacen falta ganas de creer para fiarse de un profeta, de cualquiera de ellos.

Todo este discurso es para contar que sí, que nosotros también conocimos en ese internet el arco de Tripitos, en el sur de Paxos, una especie de arbotante de piedra sobre el mar en un enclave remoto, difícil, todavía no muy frecuentado pero cada vez más. Y sí, decidimos ir, calzándonos las botas de senderismo. Dejamos el coche alquilado a la sombra en una curva de la carretera y echamos a andar, primero en una subida pronunciada y luego entre olivos. Escasas señales, que había que interpretar, indicaban el camino al Arco. Naturalmente nos perdimos en más de una ocasión.

Sí, me hice el selfie, qué le vamos a hacer...

Sí, me hice el selfie, qué le vamos a hacer…

Desde el acantilado alcanzamos a verlo levemente pero no hallábamos la senda. Oíamos a gente y la divisamos volviendo del Arco. De vuelta sobre nuestros pasos, vimos a un pequeño grupo que salía de una pequeña desviación. Nos confirmaron que sí, que ese pequeño claro era la vía para nuestro destino. A partir de ahí, había una bajada en medio de una vegetación espesa que venía a salir al mar, y a Tripitos. Lo vimos, más espectacular de lo que esperábamos, casi un medio punto perfecto de piedra blanca, un capricho pétreo.

Otra visión del arco.

Otra visión del arco.

Pero para acercarse había que descender por una trocha pedregosa y poco fiable. Penélope prefirió quedarse en las alturas y yo presumí de atrevido. Logré acercarme, sí, como un turista perfecto, y hacer la foto e incluso el selfi agarrándome con una mano a una rama, pero no me arriesgué a caminar hasta encima del Arco. Más vale no tentar a la suerte, me dije desde la altura vertiginosa. Creo que demasiado temerario había sido, allí en los cantiles saludando a la embarcación llena de excursionistas que en ese momento navegaba varias decenas de metros allí abajo.

Uno de los tramos de la senda hacia Tripitos.

Uno de los tramos de la senda hacia Tripitos.

Estaba contento por haberme acercado, ya véis, como si hubiese sido una aventura de verdad, pero la vuelta fue mucho más ardua. Agotadora en la subida, pero con tiempo de descansar en el lugar donde me esperaba Penélope. Que no se diga.

20190727_190416

Dos vistas de la playa junto a Lakka.

Dos vistas de la playa junto a Lakka.

Aparte de la capital, Gaios, y del Arco de Tripitos, y de su precioso interior de olivos, Paxos tiene unas cuantas playas, pequeñas, de guijarros, recortadas y bien cuidadas, como Mongonisi y Manadendri. Algunas de ellas están cerca de sus otros dos núcleos de población, Lakka y Longos, muy cerca el uno del otro, en el norte. Tiene la isla unas preciosas carreteras, pero demasiado estrechas, y eso a finales de julio puede conllevar dificultades serias para la conducción cuando se cruzan dos vehículos en sentido contrario. Más de una vez nos vimos en situación de bloqueo.

Una estrella encontrada en la playa de Lakka.

Una estrella encontrada en la playa de Lakka.

Puertecito de Lakka.

Puertecito de Lakka.

Lakka es una pequeñísima aglomeración de casas junto al mar, igual que Longós, puertecitos ideales para desayunar, almorzar o cenar tanto como para tomar un café o una cerveza entre medias de un paseo a una playa u otra. Paxos, de todas formas, no tiene un turismo excesivo, y quedarase a pasar unas horas en estos lugares no es nada estresante. Lo contrario si se acompaña con un buen tapeo y unos baños en las estupendas aguas jónicas.

Longós, la otra población costera de la isla de Paxos.

Longós, la otra población costera de la isla de Paxos.

 

Paxos, igual, distinta, acogedora

Ulyfox | 8 de enero de 2020 a las 18:16

Vista general de Gaios, puerto principal de Paxos.

Vista general de Gaios, puerto principal de Paxos.

Lo que nos impulsó a volver a Paxos fue el recuerdo, claro; fueron aquellos momentos que vivimos veinte años atrás. Sí, Paxos es una isla propicia para alojar recuerdos y volver a buscarlos al cabo del tiempo. Nosotros tardamos mucho, pero no los dejamos abandonados a su suerte, tornamos a darles la mano.

Un recodo del puerto de Gaios.

Un recodo del puerto de Gaios.

Y esta isla jónica repleta de olivos, invadida por este árbol sagrado de una punta a otra, nos tomó la mano y tiró de ella para darnos un abrazo. Aunque tiene mucho más turismo que cuando la descubrimos, en realidad no ha crecido tanto, y mantiene un aire aún tranquilo, sobre todo cuando al atardecer quedan sólo los que han tomado la sabia decisión de alojarse una o varias noches en ella. Ventajas enormes, benditas, de no tener aeropuerto. Aunque está muy cerca de Corfú y en cierta forma depende del sobrante turístico de esta, no padece aún las enfermedades de su hermana mayor, que ha perdido el rumbo al entregarse en manos de la masificación inexigente.

20190727_113043

Dos rincones de Gaios.

Dos rincones de Gaios.

Pues eso, nos plantamos en Paxos tras viajar a bordo de un minúsculo ‘Flying Dolphin’, esos aerodeslizadores que comunican algunas islas cercanas y que con el mar bravío son garantía de mareo. En esta ocasión Eolo y Poseidón fueron misericordiosos con nosotros y la travesía fue un placer.

Desembarcamos temprano en el puerto, recogido en un brazo de mar. Habíamos concertado allí mismo una cita con una agencia local para el alquiler de un coche pequeño. Teóricamente, el responsable, Babis, debía estar esperándonos. En vez de eso, junto a la verja exterior del muelle, aparecía aparcado un vehículo rojo con nuestros datos enganchados en el limpiaparabrisas, el papel del contrato por rellenar, con las puertas sin bloquear y la llave en el contacto.

Como al cabo de unos minutos no aparecía nadie, dedujimos que lo que procedía era llevarse el coche y buscar la agencia. Pero no nos atrevíamos, así que llamamos y expusimos nuestra situación. La mujer que contestó, después de comprobar por nuestras palabras que su padre no estaba ahí, lo resolvió rápido. “No pasa nada, cojan el coche y cuando quieran se pasan por la agencia a completar los trámites y el pago, esta tarde, mañana…” Casi inmediatamente apareció Babis, que se limitó a corroborar estos términos informales y a darnos la mano.

El primer-segundo paseo por Gaios.

El primer-segundo paseo por Gaios.

Muy diferente fue este comienzo de aquel de nuestra primera vez. Entonces llegamos a Paxos el 11 de septiembre de 2001, fecha por la que seguro que os han preguntado en dónde estábais y qué hacíais. Sí, mientras las Torres Gemelas de Nueva York caían en pedazos por un ataque terrorista nosotros buscábamos alojamiento en la isla con la ayuda de un taxista. Este fue quien nos informó sobre los atentados. Y tengo que reconocer que en esa isla todo se veía con mucha más tranquilidad y sin la sensación apocalíptica que recorrió buena parte del resto del mundo.

20190727_211542

El paseo vespertino.

El paseo vespertino.

Gaios es el puerto y población principal de Paxos, pero en realidad son tres calles entrelazadas de casitas bajas y blancas a lo largo de un modesto muelle que a la vez es paseo marítimo. Su estampa es un anticipo de la tranquilidad de la isla, que, eso sí, se llena durante el día de excursionistas llegados de Corfú y que llenan las playas y calas. El atardecer y la noche traen la calma. De aquella lejana primera vez permanece inalterable el canto estridente, que puede ser ensordecedor o relajante, de las chicharras, aunque en las calles han crecido notablemente el número de expositores de productos para turistas y los restaurantes.

20190727_111700

Inequívocamente griego,pero con aire italiano.

Inequívocamente griego,pero con aire italiano.

Nos alojamos cuatro estupendos días en los apartamentos Baronessa, un prodigio de esos griegos de relax y buena atención. En el apartamento contiguo vivía un dicharachero matrimonio mayor italiano que tenían una resuelta perra que se colaba también en el nuestro. Ellos nos invitaban por la mañana a un magnífico café italiano preparado en la cafetera que se traían cada año. Y llevaban más de 20 viniendo a estos mismos apartamentos. Habían visto crecer a Emily, la resuelta y atenta joven dueña. Los italianos nos contaron la historia de cómo desde la Edad Media, Venecia dominó la isla y cómo favoreció el cultivo de olivos para utilizar su aceite en los miles de lámparas que iluminaban las calles de la capital de la Sereníssima República.

20190728_195000

Fiesta enel puerto de Gaios.

Fiesta enel puerto de Gaios.

Paxos, Paxos… De nuevo nos acogió solícita y tierna con días luminosos y tardes apacibles… y un recuerdo imborrable del restaurante Dal Pescatore, de su carpaccio de pescado, de sus increíbles spaguetis con boquerones…

20190727_214209

El restaurante Dal Pescatore, una delicia.

El restaurante Dal Pescatore, una delicia.

 

 

 

Kanoni, la fotografía

Ulyfox | 17 de diciembre de 2019 a las 17:55

La isla y monasterio de Vlaherna, y el islote de Pontikonisi, vistas desde Kanoni.

La isla y monasterio de Vlaherna, y el islote de Pontikonisi, vistas desde Kanoni.

Hay pocos lugares tan preciosos para despedirse de una estancia en Corfú. Se llama Kanoni y es uno de los lugares más fotografiados de esta fotogénica isla. Y es el sitio ideal para despedir el día. En una pequeña bahía, muy cerca de la capital, hay una isla minúscula unida a tierra firme por un pasadizo artificial y estrecho. El islote, que casi no merece ese nombre, no tiene sitio para nada más que un monasterio, una de esas construcciones emotivas que sólo los griegos saben hacer, en el que aúnan la belleza y la sencillez, sin que una pueda existir sin la otra, como un resumen de lo griego.

DSC_0995 DSC_0992

El pequeño convento de Vlaherna, un prodigio de sencillez y blancura.

El pequeño convento de Vlaherna, un prodigio de sencillez y blancura.

El pequeño trozo de tierra se llama Vlaherna, como el convento que alberga, y desde las alturas de la península de Kanoni compone una imagen única, con su campanario blanco y sus tejas rojas. Un poco más atrás se encuentra otra islita, Pontikonisi (la isla del ratón), con otro pequeño monasterio, y al fondo, tras el azul inmenso de sus aguas, la costa escarpada.

Un café frappé en el café Kanoni.

Un café frappé en el café Kanoni.

Los turistas acuden allí para dos cosas fundamentalmente: tomar algo en la terraza del café Kanoni a la vez que disfrutan de la relajante vista, y para apostarse sobre una pasarela que cruza la bahía y fotografiar los aviones que aterrizan en el aeropuerto de la isla, casi rozando sus cabezas.

El avión sobrevuela muy bajo la bahía de Kanoni.

El avión sobrevuela muy bajo la bahía de Kanoni.

El lugar, pese a todo, consigue dar sensación de placidez.

Penélope, ante el monasterio.

Penélope, ante el monasterio.

Paleokastritsa, atacada

Ulyfox | 8 de diciembre de 2019 a las 21:37

DSC_0933

Calas de Paleokastritsa a primeras horas del día.

Calas de Paleokastritsa a primeras horas del día.

A pesar de todo lo que vais a leer, Paleokastritsa es un lugar hermosísimo, uno de los más bellos de Corfú. Una sucesión de pequeñas calas bordeadas de cipreses con un agua limpísima, casi aérea. A pesar de todo, si uno viene muy temprano, es posible contemplarlo en toda su única belleza, sólo con el verde oscuro de sus cuevas y la calma de su superficie, mientras el personal de los servicios de playa acomoda hamacas y sombrillas.

Vista general de la playa, ya llena de gente.

Vista general de la playa, ya llena de gente.

Pero luego… luego llega una invasión humana insoportable. El aparcamiento se llena y los autocares entran y salen como en caravana después de desembarcar cientos de grupos de todas las nacionalidades y condición, cada uno compuesto por decenas de familias o parejas coloridos y normalmente ruidosos, que en seguida hacen cola para subir a bordo de pequeñas embarcaciones que los llevan a recorrer los alrededores, entrar en cuevas y asustar a los peces (y a algunos viajeros, pocos, más tranquilos) con sus chapoteos y gritos.

Turistas en barca visitando las cuevas.

Turistas en barca visitando las cuevas.

Las idílicas playas se convierten en un gallinero alborotado, el sonido de los motores destroza la obligada serenidad que debería tener el sitio, y los humanos en tribu desordenan tumbonas, cojines y sillas. Incomprensiblemente para mí, miles de personas parecen encontrarse a gusto así.

DSC_0942

El azul del agua de Paleokastritsa es como un imán irresistible.

El azul del agua de Paleokastritsa es como un imán irresistible.

A veces, volver a los sitios que uno recordaba paradisíacos provoca horror y mucha tristeza… En 25 años, el ser humano ha tenido tiempo de destrozar muchos de ellos. Claro que existe la opción de volver en invierno, pero entonces el sol no brilla, y la deseada brisa se convierte en molesto temporal. Y no hay cuerpo que desee sumergirse en sus aguas.

20190726_141043 20190726_140450

La subida al monasterio es una sucesión de panoramas.

La subida al monasterio es una sucesión de panoramas.

Nosotros aún tuvimos el ánimo de emprender el empinado camino hacia el monasterio que corona uno de los promontorios, y eso nos trajo un poco de calma. Mucha menos gente se animó ese día, y pudimos contemplar las vistas del camino de ascenso (hay pocos azules como el de sus aguas divisadas desde arriba), y solazarnos con la relativa tranquilidad del modesto y bonito complejo monacal, con las flores de su patio y con la ausencia de multitudes.

20190726_143322 20190726_132728 20190726_132630

Abajo seguía la marabunta, su fuerte rumor llegaba hasta arriba. Tuvimos que volver, algo había que comer. Y fue un tentempié en un bar de playa con pinta de provisional, en el que aún nos dio tiempo a contemplar y escuchar la insólita escena en la que una exigente familia italiana pretendía que el asombrado camarero les dijera ¡con qué ingredientes cocinaban allí la salsa boloñesa de los espaguetis que se ofrecían en la carta…!

Arriba en el monasterio la tranquilidad daba el contraste sereno.

Arriba en el monasterio la tranquilidad daba el contraste sereno.

La vuelta a Corfú capital con la promesa de ropa limpia, calles venecianas y una cena en un restaurante agradable fue como un bálsamo…

Porto Timoni, esfuerzo y recompensa

Ulyfox | 20 de noviembre de 2019 a las 13:09

20190725_114900

Sostiene Penélope que la tendencia última en el turismo como fenómeno es que cuanto más difícil de acceder es un sitio, cuanto más recóndito o escarpado, más gente acude a visitarlo. Es la tendencia a presumir de “yo he estado”. Las redes sociales abundan en comentarios sobre estos lugares, normalmente preciosos, y extrañamente muchos insisten que se podrá estar sin gente. Mentira: ya no hay lugares secretos.

Vista general de las playas de Porto Timoni.

Vista general de las playas de Porto Timoni.

Pasa con Porto Timoni, una pareja de playas azules enfrentadas que se dan la espalda en su semicírculo, en el noroeste de Corfú. Hermosas de verdad, vistas desde las alturas, dos medias lunas esmeraldas de aguas tranquilas… pero con un acceso infernal por tierra. Hay que trepar, subir, bajar y mirar con cuidado donde se pisa por una estrecha senda sin sombra. No es que sea para montañeros expertos, pero tampoco para que se haga sin un calzado adecuado o con una cierta edad. Pues allí vimos a gente en chanclas, grupos de todas las edades y hasta algún padre temerario con su bebé a hombros. Con lo tranquilas y fáciles que son tantas playas griegas… e igual de hermosas.

Algunos valientes disfrutan de la playa.

Algunos valientes disfrutan de la playa.

Aun sintiendo que muchas veces no hay más remedio siempre me da reparo abominar del turismo masivo, sobre todo porque siento que es raro criticar que la gente vaya a un sitio donde yo también estoy. Pero no puedo evitarlo. El caso es que ahí estábamos también nosotros en el camino de cabras, siguiendo y siendo seguidos a y por otros. Antes habíamos dejado el coche en un pueblecito llamado Afionas, y tomado un desayuno con impresionantes vistas para coger fuerzas. Desde ahí, ya todo fue andar, no mucho, una media hora sobre el acantilado, a cien metros sobre el mar, en un suave descenso en busca de la playa.

Vistas en el camino a Porto Timoni.

Vistas en el camino a Porto Timoni.

Y en una de las curvas apareció, allí abajo, la estampa ciertamente impresionante de Porto Timoni, mucho más bella de lo que las fotos decían. Se veían algunas personas en la orilla y un par de barcos, más que flotando, sobrevolando el cristal del agua. Buscamos un hueco casi peligroso para hacer (nos) la foto, pensamos en la posibilidad de seguir descendiendo y zambullirnos en esa maravilla… pero la fila de gente que bajaba y la prespectiva de ser parte de la misma comitiva a la hora de la dura subida nos hicieron sacar lo que de razonable conservamos: decidimos darnos la vuelta y disfrutar con un solo sentido, el de la vista, en lugar de meter los cinco en las profundidades de Porto Timoni. También se puede llegar por barco, pero no tenemos tal privilegio…

Una cerveza en las alturas de Afionas, recompensa al esfuerzo.

Una cerveza en las alturas de Afionas, recompensa al esfuerzo.

La cerveza en la terraza de la taberna que nos esperaba a  la vuelta en lo alto nos confortó del esfuerzo y del calor de julio. Luego bajamos en coche a la mucho más fácil pero falta de encanto playa de Afionas, donde nos refrescamos un rato antes de volver a otra de nuestras mágicas tardes en Corfú capital. Porque por fin ¡las maletas habían aparecido! Y teníamos todo el equipaje a nuestra disposición. Ponerse guapos para la passegiata (así, en italiano, llaman los corfiotas al paseo vespertino, costumbre tan civilizadamente social mediterránea) es otro de los placeres de la vacación veraniega.

Kalami y el espíritu de los Durrell

Ulyfox | 13 de noviembre de 2019 a las 14:05

 

En el restaurante instalado en la Casa Blanca de la familia Durrell, ante fotos de Gerald.

En el restaurante instalado en la Casa Blanca de la familia Durrell, ante fotos de Gerald.

Todos tenemos un libro favorito. Los más afortunados tienen muchos, y los señalados por el dedo de los dioses tienen muchísimos. Para mí, una de esas obras únicas, maestras, es un libro que muchos podrían considerar menor. No soy crítico, así que ¿cómo calificar Mi familia y otros animales, ese delicioso relato de Gerald Durrell que tuvo continuación en Bichos y demás parientes y El jardín de los dioses, hasta llegar a componer la conocida como ‘Trilogía de Corfú’? Yo tuve precisamente la inmensa suerte, o la habilidad, de leer buena parte de ella, hace 25 años, en nuestra primera visita a esa isla jónica.

Vista panorámica de la pequeña bahía de Kalami.

Vista panorámica de la pequeña bahía de Kalami.

También, como hemos hecho en este pasado julio, en aquella primera ocasión visitamos Kalami, un pueblecito verde al borde del mar, casi una hora en coche al norte de la capital de la isla. En ese lugar, también marcado por las divinidades del Olimpo en su agenda, tuvo la familia Durrell una de las tres casas que habitaron durante su estancia allí. Las andanzas y correrías de este peculiar grupo formado por la madre y los hermanos de Gerald en Corfú son retratadas con una gracia irresistible por éste.

Gerald era entonces un niño, más que interesado, embelesado por la naturaleza que le rodeaba. La isla griega ofrecía un escenario singular a este interés por los búhos, los gatos, los pelícanos, las salamanquesas, las serpientes y todo lo que anduviera, se arrastrara o volara. Andando el tiempo, se cumplió el destino y se convirtió en un enorme naturalista. Su familia representaba una fauna no menos peculiar y desde luego no menos extraña en Corfú. La combinación de estos dos retratos hacen del libro una obra sin parangón, menos celebradas tal vez que las escritas por Lawrence Durrell, el hermano mayor, que también tiene un estupendo libro dedicado a Corfú: La celda de Próspero, además de otros dos maravillosos dedicados a las islas griegas: Una Venus marina (dedicado a Rodas) y Limones amargos, con Chipre como escenario.

Calitas y barcas en Kalami.

Aguas azules, calitas y barcas en Kalami.

Así que, aunque nuestras maletas seguían perdidas, y equipados sólo con el coche de alquiler y con bañadores y toallas comprados de urgencia, no tuvimos más remedio que visitar de nuevo Kalami. Y prácticamente no había cambiado. Aunque con algunos alojamientos más, allí seguía ese conjunto pequeño de casas de colores en medio de un casi jardín de pinos, allí seguía el promontorio de olivos y cipreses que cerraba la pequeña bahía, allí seguían el mar sereno, las barcas blancas y, naturalmente, la Casa Blanca de los Durrell.

La recordábamos más descuidada. Ya hace 25 años había instalada una taberna en sus dependencias, pero con una modesta terraza sobre el mar. Ahora es un restaurante y alojamiento en toda regla, preciosamente decorado, a cargo de un chef galardonado y con dificultades para encontrar mesa. The White House sale en todas las revistas de viajes y en las de los aviones. Y no es sólo un restaurante, sino una agencia que ofrece además servicios turísticos. Todo bajo el reclamo de la impar historia de los Durrell.

Casi un paraíso particular, increíblemente tranquilo.

Casi un paraíso particular, increíblemente tranquilo.

Encontramos una mesa de pura suerte. Comimos muy bien, la verdad, el servicio era un poco estirado, aunque las numerosas fotos de la familia, de Gerald joven y mayor, y el entorno azulado y verde permitían a la informalidad abrirse paso.

Baños transparentes...

Baños transparentes…

Con los bañadores ‘prestados’ nos dejamos acariciar por las aguas y la sombra de los cipreses. La bahía estaba tranquila, nada de aglomeraciones. Su modestia parece que la pone a salvo de la invasión turística que llena otros lugares de Corfú. Exploramos algunas calas y recovecos preciosos, con playitas casi unipersonales y pequeños embarcaderos. Casi un paraíso ahora, imagino que un paraíso absoluto en aquellos tiempos en que la loca familia de los Durrell crecía, vivía y discutía aquí.

En Kalami, los primeros de cientos de baños...

En Kalami, los primeros de cientos de baños…

El cuerpo y el alma reconfortados, volvimos a la capital, atravesando de vez en cuando ese tipo de aglomeraciones turísticas que van en contra de aquel espíritu de los Durrell y que pueden terminar ahogando esta bellísima isla, llevándola por un camino muy distinto del que vivieron ellos. Como muestra: esa misma noche, cenando al borde del Egeo, en una taberna, ante la aparición de un precioso escarabajo verde dorado, un par de turistas italianas dieron un grito terrible y una de ellas plantó todo el peso de su cuerpo sobre el del insecto. “¡Lo maté!”, dijo satisfecha y aliviada. De inmediato me acordé de Gerald, que habría sido capaz de oficiar un funeral por el infortunado bichito.

Corfú tan bello, tanta gente

Ulyfox | 8 de noviembre de 2019 a las 18:49

Corfú, asomada al mar Jónico.

Corfú, asomada al mar Jónico.

Teóricamente, no deberíamos estar con el mejor ánimo para visitar una ciudad tan bella como Corfú. Sin maletas aún tras habérnosla extraviado Vueling, podría pensarse que no tendríamos ganas. Pero no hay quien pueda con el ansia de un viajero de verdad al comienzo de un viaje. Con resignación no exenta de buen humor, y una vez hechas las presentaciones ante el propietario de los apartamentos Solomou, en pleno centro, nos echamos a la calle sabiendo que nos quedaban cuatro días para disfrutar de este lugar. Disgustados, pero contentos. A fin de cuentas, estábamos en una de las islas más bonitas del Mediterráneo. Ánimo.

DSC_0881

El casco antiguo de Corfú, casi Venecia.

El casco antiguo de Corfú, casi Venecia.

Kerkyra es el nombre griego tanto de la capital como de la isla, en una muestra más de esa dualidad nominativa que tienen muchos sitios en Grecia. Le ocurre también a Zakintos (o Zante), Lesbos (Mitilene), Santorini (Fira), Kastelorizo (Megisti), entre otras. Cosas de las diferentes dominaciones que esta tierra ha sufrido, y de su transcripción al alfabeto griego en otros casos. Pues eso, que salimos al aire de Corfú o Kerkyra, muy caliente en esa mañana de julio.

20190723_213033

A pesar de la multitud, hay rincones más solitarios...

A pesar de la multitud, hay rincones más solitarios…

Y era como si paseáramos por una ciudad italiana, por los colores de las fachadas, la arquitectura, la luz y hasta por algunos rótulos de calles y comercios. Se notaba que durante cientos de años, esta isla, al igual que otras muchas de Grecia, formó parte de los dominios venecianos. Puertas, arcos y columnas recuerdan el pasado ligado a la Serenísima República.

El inusual campo de cricket de Corfú.

El inusual campo de cricket de Corfú.

El palacio de San Miguel y San Jorge.

El palacio de San Miguel y San Jorge.

Pero de pronto llega uno a la Spianada y descubre asombrado ¡un campo de cricket! Porque la isla también tiene un pasado inglés, durante unos 60 años en el siglo XIX. La afición a este deporte tan británico sigue presente y los domingos se pueden ver los partidos de los clubs locales. De fondo, el Palacio de San Miguel y San Jorge, con su columnata dórica, construido también por los ingleses.

El Liston, un trozo de París en Corfú.

El Liston, un trozo de París en Corfú.

Pero si se mira más allá del campo de cricket a uno le parece estar en París. ¡Sí, esos arcos y soportales son calcados a la Rue Rivoli! Es el edificio conocido como el Liston, elegantísimo con su gran paseo delante: efectivamente, los franceses también administraron la isla durante dos cortos periodos. Todo esto hace de este espacio urbano uno de los atractivos mayores de la ciudad.

20190725_185108 20190723_123824 20190723_123722

Una ciudad única.

Una ciudad única.

Tanta mezcla da a Corfú, además de una gran belleza, un aire único, aromatizado por su vida y su gastronomía inequívocamente griega. Y las calles estaban atestadas . Habíamos estado una primera vez en Corfú, hace 25 años, y nos pareció hermosa. La hermosura no había desaparecido, sino que simplemente estaba oculta detrás de aquella multitud de grupos de turistas, tapada por cientos de expositores de recuerdos y camisetas del mismo tipo y diseño que se pueden encontrar en cualquier lugar de Grecia. Resultaba trabajoso circular por las vías más céntricas y afamadas. Una imagen no precisamente calmante.

20190723_102902

Italia y Grecia en una sola ciudad.

Italia y Grecia en una sola ciudad.

Afortunadamente, Corfú es mucho más, y con el paso de las horas la marea humana y comercial fue bajando. ¡Y fue una bajamar espléndida! Porque tomamos la decisión más sabia: ir a descansar al apartamento, a recuperarnos de una noche de tránsito en vela en el aeropuerto de Fiumicino y de paso a esperar que el calor amainara también. Y ya todo fue mejor. Corfú no estaba solitaria, pero la cantidad de gente era la justa. Había muchos corfiotas en las calles, paseando por el gran teatro social que forman la Spianada y los arcos del Liston. Si callejeabas un poco era posible encontrar retazos de la Kérkyra más auténtica, entrever portales, balcones, galerías y terrazas no repletas, esquinas floreadas, iglesias encantadoras, calzadas de piedra, escalinatas que llevaban a fachadas menos decoradas, un laberinto de disfrute para la vista.

La Fortaleza Vieja se adentra en el mar.

La Fortaleza Vieja se adentra en el mar.

 

El foso de la Fortaleza Vieja.

El foso de la Fortaleza Vieja.

¡Y el mar, en la primera de tantas tardes mediterráneas! El mar azul y violeta que lamía los pies de las casas, que acariciaba las zapatas de la Fortaleza Vieja y que separa este trozo de las Jónicas de la costa de Albania, allí enfrente.

Tarde mediterránea...

Tarde mediterránea…

Una llamada al aeropuerto nos confirmó que las maletas tampoco aparecerían por la tarde, así que simplemente compramos algunos artículos de urgencia (entre los que no podían faltar un par de bañadores), cenamos temprano en una taberna y dimos un paseo vespertino para comprobar que el verano corfiota es largo y sabroso. Y risueño como los niños que esperaban largas colas en las abundantes heladerías.

20190723_102310

¿Dónde están las maletas?

Ulyfox | 2 de noviembre de 2019 a las 19:19

Llegada a Corfú, sin maletas. Esperando a desayunar en el Liston...

Llegada a Corfú, sin maletas. Esperando a desayunar en el Liston…

Si la mayor aventura o contratiempo que te ha sucedido en un viaje de dos meses y medio es que te perdieron las maletas al principio, es normal deducir que ha sido un viaje feliz. Si la palabra no se quedara corta esa sería la conclusión. A vuestro parecer lo dejo.

Empezamos duro. Salimos desde Sevilla en avión hasta Corfú. Pero debíamos hacer una larga escala nocturna en el aeropuerto de Fiumicino. No había tiempo para buscar un hotel, así que pasamos la noche en las incómodas salas de espera, con cientos de sillones a nuestra disposición pero todos separados por rígidos brazos metálicos. Ni soñar con tirarte en ellos a dormir. Pasamos las horas como pudimos en una casi completa soledad y un frío artificial terrible, hasta que con el despuntar del día, el aeropuerto empezó a ser invadido, poco a poco, por grupos de jovencísimos viajeros. Adolescentes italianos por centenares, horror, esperando a viajar al mismo destino que nosotros, la antaño calmada Corfú, y a otros destinos insulares griegos.

Al menos eso nos despejó, y al poco tiempo volábamos en apenas una hora hasta nuestra primera etapa, tan prometedora. Ocurrió lo que nunca nos había pasado en 35 años de viajes aéreos: nos perdieron las voluminosas maletas. No llegaron con nosotros, Vueling no supo. Normalmente aparecen en uno o dos días, nos decía todo el mundo. Era ese “normalmente” el que nos inquietó. Pero no nos descabalgó de nuestra creencia, esa que dice que si tienes un problema en Grecia no tienes más que sentarte a esperar que se solucione.

No nos sentamos, sino que nos fuimos al apartamento que habíamos reservado para cuatro días, en el centro de la histórica ciudad. El taxista nos decía “no se preocupen, aparecerán”, frase que repitió el propietario del alojamiento, y la encargada del alquiler del coche, y algún camarero, y por supuesto, la muchacha del mostrador en el aeropuerto.

Las calles de Corfú nos recibieron con flores, no obstante.

Las calles de Corfú nos recibieron con flores, no obstante.

Las maletas, recuperadas.

Las maletas, recuperadas.

Bueno, no pasó nada importante. Nos echamos a la calle en Corfú, entre el calor y el gentío de julio, estuvimos dos días con la misma ropa, lavamos la interior, nos compramos una toalla y dos bañadores… y como en el evangelio, al tercer día aparecieron las maletas. Nada grave ocurrió mientras tanto, más bien lo contrario. Eso en el próximo capítulo…