Mil sitios tan bonitos como Cádiz » meteora

Archivos para el tag ‘meteora’

Meteora, segunda peregrinación

Ulyfox | 29 de julio de 2021 a las 20:27

Ante el Monasterio Varlaam, uno de los seis que aún quedan en pie en Meteora.

Ante el Monasterio Varlaam, uno de los seis que aún quedan en pie en Meteora.

Si los musulmanes tienen la obligación de peregrinar una vez en su vida a La Meca, nosotros hemos sentido la necesidad de hacerlo al menos dos a los monasterios de Meteora, en Tesalia,  Grecia Central. No nos guiaba un interés religioso. Bueno, quién sabe, al menos no en el sentido de religión que nos enseñaron…

El pueblecito de Kastraki, junto a Kalambaka y a los pies de los impresionantes Meteora.

El pueblecito de Kastraki, junto a Kalambaka y a los pies de los impresionantes Meteora.

Acababan de abrir Grecia al turismo después de la enésima ola del Covid 19, y ese primer día ya estábamos aterrizando en el aeropuerto de Atenas para pasar (para respirar) una semana en el país de nuestros amores. Esta vez el periplo elegido era por el centro y norte del país, la parte más interior de Grecia, y la primera etapa eran los monasterios. Así que, nada más aterrizar tomamos posesión del coche alquilado y emprendimos la larga ruta hacia Kalambaka, más de cinco horas desde el ‘aerodromio’ Elefterios Venizelos hasta el pueblo más cercano a los monasterios, una aldea llamada Kastraki, al pie mismo de esas hermosas construcciones bizantinas erigidas sobre altas rocas.

Panaorámica general de las rocas de Meteora.

Panaorámica general de las rocas y el valle de Meteora.

La autopista discurría junto a un nombre tan sonoro y evocador que sentimos enormemente no tener tiempo de parar: Termópilas, el paso donde los valientes espartanos frenaron la marcha de las tropas persas de Jerjes. Habríamos agradecido esa resistencia, pero ahora nada lo impide, y como no queríamos llegar de noche a nuestro hotel, nos limitamos a saludar al paso el monumento al héroe espartano que comandó aquellas tropas, Leonidas.

Primera visión desde nuestro balcón en el hotel Doupiani House.

Primera visión desde nuestro balcón en el hotel Doupiani House.

Así que aún llegamos a tiempo de contemplar el atardecer que doraba las inmensas rocas de Meteora desde la habitación de nuestro alojamiento en Kastraki, el excelente Hotel Doupiani House. La visión era reconfortante, y a un costado del panorama ya podíamos observar la silueta del monasterio Rousanou sobre el espolón rocoso. Nos dio tiempo a poco más que dar un corto paseo hasta la aldea y tomar el primer contacto con nuestra adorada cocina griega en la taberna Bakaliarakia, como únicos clientes de la noche.

Desayuno en el Doupiani House, listos para la caminata.

Desayuno en el Doupiani House, listos para la caminata.

A la mañana siguiente  nos levantamos temprano con el ánimo de hacer el camino a pie hasta el más alto de los monasterios, el Megalo Meteoro, o Gran Meteoro, y luego hacer el descenso recorriendo algunos de los seis que aún sobreviven. Fundado el Gran Meteoro en el siglo XIV, el gran esplendor del lugar con la erección de sucesivos monasterios vino tras la expansión del imperio otomano, cuando los ermitaños cristianos buscaron refugio en lo alto de esos peñascos inaccesibles construyendo conventos a los que sólo se podía acceder por escaleras de cuerdas que se retiraban en caso de peligro. Los griegos habían dado a estas enormes rocas el nombre de Meteora, o sea, Suspendidas en el Aire, de las que suponían además que habían sido enviados desde el Cielo para permitirles retirarse a rezar lejos de todo.

El Monasterio de Agios Stefanos Anapafsa, uno de los más pequeños.

El Monasterio de Agios Nikolaos Anapausas, uno de los más pequeños.

Llegó a haber en los buenos tiempos hasta 24 monasterios, pero el tiempo y sobre todo la destrucción que se llevó a cabo durante la ocupación nazi por la colaboración y refugio que dieron los monjes a los rebeldes griegos, redujeron considerablemente su número. Aun así, lo que queda sigue siendo impresionante, y es desde los años 80 del pasado siglo Patrimonio de la Humanidad.

DSC_0627

Vista del monasterio Roussanou, en el camino de subida.

IMG_20210516_083537

Agios Nikolaos Anapausa, en su escenario.

IMG_20210516_084206

Monasterio Varlaam, allá arriba…

Ascendimos por la carretera un buen trecho, y habíamos dejado atrás las piedras del pequeño monasterio de San Nikolaos Anapausas, pero cuando el calor empezó a apretar nos dimos cuenta de que el ascenso podría convertirse en demasiado duro y, sobre todo, largo. En un descanso a la sombra estábamos cuando pasó un taxi y le hicimos señales para que parara. Iba a hacer un servicio, pero nos prometió que en cinco minutos estaría de vuelta por si nos interesaba que nos acercara hasta lo más alto. Cumplió su promesa y a nosotros nos dio la alegría de hacer el recorrido de la manera menos cansada, tal como habíamos hecho casi 30 años atrás, en nuestra primera visita a Grecia.

El Gran Meteoro, primero y más grande de los monasterios.

El Gran Meteoro, primero y más grande de los monasterios.

En primer término, Varlaam, y al fondo, el Gran Meteoro.

En primer término, Varlaam, y al fondo, el Gran Meteoro.

Así que nos plantamos cómodamente y en apenas cinco minutos frente a las puertas del Gran Meteoro. Desgraciadamente, este monasterio estaba cerrado. Habíamos llegado demasiado pronto, concretamente un día antes. No sé si habrá más oportunidades… nos conformamos con pasmarnos ante la fachada del monasterio sobre el acantilado, allá en lo alto, y con la decepción de no poder contemplar sus frescos.

IMG_20210516_093657

Ante el monasterio Varlaam.

IMG_20210516_093206

Dos visiones de Varlaam.

Dos visiones de Varlaam. En la de arriba se aprecia el teleférico cruzando el abismo.

Pero a partir de ahí, y una vez que nos compramos unas gorras adecuadas para el sol aunque turísticas, empezamos el gozoso descenso por la sinuosa carretera. La primera parada, muy cercana, fue en el monasterio Varlaam, llamado así por ser el nombre del monje que lo fundó a mediados del siglo XIV, aunque fue dos siglos después cuando se edificaron los principales edificios que hoy lo componen. Aún conserva la red por la que los internos y visitantes eran izados con una especie de grúa para poder acceder a él cuando no se atrevían a hacerlo por las escalas, aunque también se ha construido una especie de moderno teleférico eléctrico. Hoy en día se ha hecho una escalera y un puente de piedra, además de un túnel excavado en la roca. Incluso se accede al interior por una puerta automática de cristal. Se ve que el turismo deja mucho dinero en los conventos.

IMG20210516105320

Iglesia (katholikon) dentro del monasterio Varlaam.

IMG20210516110303

Algunos de los frescos en proceso de restauración en Varlaam.

Frescos más recientes en una capilla anexa en Varlaam.

Frescos más recientes en una capilla anexa en Varlaam.

Varlaam es un conjunto precioso en el que destacan el patio, un pequeño museo y el katholikon, es decir la iglesia bizantina. Sus frescos del siglo XV y XVI estaban siendo restaurados cuando lo visitamos, y era una maravilla verlos emerger con el brillo y el colorido de centurias atrás, en contraste con los aún por restaurar, oscuros como la mayoría de los que se pueden encontrar en las iglesias griegas. No estaba permitido fotografiarlos, nos dijo el vigilante muchacho, pero en un descuido pude sacar una apresurada foto. Creo que los cielos me perdonarán.

Vista general desde el mirador. Se puede ver a la izquierda Roussanou y a su espalda, Agios Nikolaos. En las alturas de la derecha, Varlaam y Megalo Meteoro.

Vista general desde el mirador. Se puede ver a la izquierda Roussanou y a su espalda, Agios Nikolaos. En las alturas de la derecha, Varlaam y Megalo Meteoro.

Luego de la detenida visita nos dirigimos a nuestra siguiente parada, un mirador desde el que se contempla todo el valle y una hermosa visión del conjunto de los monasterios. El mirador estaba lleno de jovencitas y jovencitos de un país balcánico vecino, Bulgaria o Macedonia del Norte, que se disparaban frenéticamente fotos unos a otros bajo la resignada mirada de sus monitores. Desde luego, el panorama es espléndido.

IMG20210516121958

Sendero a través del bosque hacia Roussanou.

IMG20210516104510 IMG_20210516_120929

Roussanou, solitario sobre su espolón de piedra.

Roussanou, solitario sobre su espolón de piedra.

Desde ahí decidimos acortar campo a través por un sombreado, fresco y descendente sendero hasta el siguiente monasterio: Roussanou, uno de los más espectaculares por ocupar toda la parte superior de una gran masa rocosa que destaca en el centro de Meteora, a pico decenas de metros sobre la carretera. Es el único que está llevado por monjas. Es bastante más pequeño que el anterior, y su iglesia, más recoleta. Los frescos prácticamente repiten los motivos de Varlaam, pero en el tono más oscuro de los que no están restaurados.

IMG20210516132023

Grandes formaciones rocosas a lo largo del camino.

A la salida de Roussanou nos encontramos de nuevo al taxista que nos subió, que sin duda esperaba a otro cliente. Lo saludamos y le contamos nuestros siguientes planes: al día siguiente partiríamos a la zona de Zagoria. Entre una cosa y otra, se acercaba la hora de comer, y debíamos decidir si acercarnos a ver otros dos monasterios, el de la Santísima Trinidad y el de San Estéfano, o dar por acabada la excursión y dirigirnos de vuelta a Kastraki. Optamos por esto último pasando junto a imponentes formaciones rocosas, zigzagueando con la carretera, hasta que encontramos una desviación que pensamos llevaría al pueblo. Un lugareño, desde lejos y al ver nuestras dudas nos lo confirmó: “Né, geia to kentro, geia plateia!”, o sea que aquel camino empedrado que parecía el cauce seco de un arroyo conducía hasta la plaza central.

Maravillosa cocina tradicional griega en la taberna Gardenia de Kastraki.

Maravillosa cocina tradicional griega en la taberna Gardenia de Kastraki.

Y así fue, al poco tiempo aparecíamos por detrás de la iglesia y frente al mejor sitio posible: la excelente taberna Gardenia, donde reparamos nuestras cansadas piernas y aromatizamos nuestros llenos corazones con el sabor de la exquisita melitzanosalata (ensalada de berenjenas a la parrilla) unas jugosas albóndigas con patatas fritas y unas de las mejores dolmades (hojas de parra rellenas de arroz y carne picada) con avgolémono (salsa de huevo y limón) que hemos comido nunca. 

Atardecer en Meteora desde el hotel.

Atardecer en Meteora desde el hotel.

Todo eso pedía un reposo en el hotel… y luego ya veríamos. Pensamos por un momento acercarnos con el coche a ver los dos monasterios que nos restaban y contemplar el atardecer desde lo alto, pero la tarde fue transcurriendo desde el balcón de la habitación y la simple visión declinante de la luz cambiando de color sobre las paredes de los monstruos rocosos bastó para satisfacer nuestra necesidad de belleza por ese dia… hasta que se hizo de noche.

Los Monasterios en el Aire

Ulyfox | 29 de marzo de 2013 a las 2:50

Las rocas de Meteora, en la Tesalia griega.

Esa aventura fue la segunda flecha que nos lanzó Grecia en el mismo día para que nos enamorásemos de ella, para siempre jamás. La primera había sido temprano, nada más llegar a Atenas, ante, bajo, cabe, con el Partenón, en las alturas de la Acrópolis. Era nuestro estreno con el país que pasado el tiempo llegaría a ser nuestra segunda casa. Desde que decidimos viajar a tierras helenas, en aquel lejano 1992 que luego se llamó mágico, yo había jurado que no volveríamos de allí sin visitar Meteora, en griego Meteora Monastiria, es decir, Monasterios en el Aire, un nombre que representaba para mí algo así como una tierra mítica llena de altas y estrechas rocas en cuyas cumbres se asentaban conventos inaccesibles habitados por monjes solitarios y apartados del mundo.

El monasterio de Varlaam en primer plano, y el de Rosanou al fondo.

Pero Mundojoven, la desaparecida agencia a la que tantos viajes le debemos, no incluía en el circuito griego la excursión a Meteora, un lugar alejado de Atenas. Aun así, estábamos decididos y bien informados. El mismo día de nuestra llegada advertimos a la guía, la competente Mercedes, de que nos íbamos al encuentro de los monasterios en el aire, pero que estaríamos de vuelta dos días después, a punto para emprender la excursión por el Peloponeso. Y esa tarde echamos en una mochila una mudita y los artículos de aseo imprescindibles y empezamos a andar hasta la estación de autobuses, en una calurosa Atenas con huelga de casi todo, incluido los buses urbanos, y con taxis que no querían parar.

Altas paredes como defensa.

Al llegar a la cochera el alma se me cayó a los pies. El último coche para Kalambaka, el pueblo más cercano a los monasterios, acababa de partir y no habría otro hasta el día siguiente, ya sin tiempo para nuestros planes. La cara que puse debió de ser tan penosa y patética que Penélope a mi lado tomó la decisión rápida: “¿Cuál es el pueblo más cercano a Kalambaka?” me preguntó. “Trikala”, le contesté. “Saca billete para Trikala, y una vez allí ya veremos”, insistió. Salvación y tuvimos suerte: había autobús un poco más tarde. Al rato, estábamos a bordo de un vehículo de tono verdoso, asientos de eskai azules y sin aire acondicionado, que empezó a andar hacia el norte, con la tarde ya cayendo.

Ante el Monasterio de la Transfiguración o Monasterio Grande (Megalo Meteoro).

El viaje caluroso, con las ventanillas abiertas y las cortinillas volando, duró cinco horas y media, y transcurrió en un duermevela provocado por nuestro cansancio (la noche anterior habíamos volado de madrugada y no habiamos dormido), y salpicado por la emoción incierta de pasar junto a las Termópilas, cuando yo buscaba ese pasadizo entre las montañas que marcó la batalla. Entre sueños y con el fondo de una música que a mí me sonaba a árabe, me parecía oír a los viajeros hablar en español y ahí descubrí la cercanía fonética extraordinaria entre los dos idiomas, capaz de hacer confundir los soniquetes. Avanzaba la noche y crecía nuestra inquietud. ¿Cómo sería el lugar al que íbamos a llegar? Pe tenía como mayor preocupación, si nos tocaba dormir en la calle, que nos pudieran robar la cámara.

Delante de Agia Triada y de rocas que no hace mucho albergaron otros monasterios.

De noche cerrada llegamos a la solitaria estación de autobuses de Trikala. Naturalmente, no había combinación para Kalambaka a esa hora. El conductor nos ofreció una posible solución y nos acercó en el autobús vacío a la estación férrea. Muy agradecidos, nos despedimos de él ante el apeadero pero el amarillento taquillero nos dijo que claro que no, que tampoco había tren a Kalambaka. “¿Y el centro del pueblo?” “Por esta misma calle al fondo” Con pocas esperanzas nos dirigimos andando en busca de un lugar donde pasar la noche, y todo nos empezó a sonreír. Encontramos un hotel apañado y barato, y en la calle, a pesar de ser más de las once, la gente llenaba las terrazas, cenamos sin problemas y algunos nos preguntaban qué hacíamos allí, un lugar tan poco turístico. Sonreímos.

Integrada en el imponente paisaje humano y físico.

A la mañana siguiente tomamos el primer bus hacia Kalambaka, muy temprano, con la primera luz del día. A primera hora, una vez allí, aún había que coger otro transporte hasta el más alto de los monasterios, ahora comunicado por carretera, el llamado Megalo Meteoro. El plan resultó perfecto, comprobamos, y una vez visitado este convento, lo ideal era bajar andando de vuelta la carretera hasta el pueblo, diez kilómetros de descenso entre curvas y pasando bajo los increíbles edificios colgados de las rocas. Así lo hicimos, parando en dos de ellos (Varlaam, Rosanou) y viendo su interior, comprobando los elevadores que los monjes utilizaban antiguamente para aprovisionarse e incluso para subir y bajar ellos mismos, dentro de grandes cestas de red, único medio de acceso durante siglos.

El monasterio de Rosanou, en todo su esplendor.

Fue un descenso lleno de sensaciones, con descansos y miradas hacia arriba y a los lados. Por todas partes se veían paredes de piedra y oquedades que habían sido morada de eremitas. En una cueva en las alturas, cientos de pañuelos colgados , llevados allí y colocados por atrevidos jóvenes que una vez al año escalan las paredes para hacer esta ofrenda al santo. En los tiempos de apogeo, llegó a haber aquí 24 monasterios, el primero de los cuales fue habitado en el siglo XIV. Durante la Segunda Guerra Mundial, los alemanes destruyeron la mayoría de ellos porque los monjes daban refugio a los rebeldes griegos. Ahora sólo quedan seis en funcionamiento, y están declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

El recorrido entre los monasterios es inolvidable.

Llegamos cansados a Kalambaka a la hora de comer. Nuestra maravillosa Guía del Trotamundos nos dirigió al restaurante Kentrikon, donde almorzamos por un precio irrisorio e hicimos nuestros primeros pinitos con el idioma griego.

Kalambaka, a la sombra de las grandes rocas.

Había que volver ahora a Atenas, y lo hicimos en autobús. Gloria al sistema de transporte público griego, un modelo que permanece, y que ya era entonces modélico. No recuerdo el viaje de vuelta, qué curioso. Sólo la llegada y el extraordinario apelotonamiento en la parada de taxis, que hicieron su agosto acumulando viajeros en el mismo vehículo y según su destino. En cuanto yo oí al taxista gritar “¡Omonia!” pidiendo clientes que fueran en dirección a esa céntrica plaza ateniense, levanté la mano y ahí nos colamos, consiguiendo llegar a las cercanías del hotel, a tiempo aún de tomar algo en un bar cercano, disfrutando de la tranquila noche ateniense, oscura oscurísima por la huelga de electricidad, y felices.

Aún se seguían usando las cestas para subir las provisiones, hace 20 años. Ahora, no sé.

A la mañana siguiente estábamos puntuales en el autobús de la agencia. Mercedes, la competente guía, al hacer las presentaciones de todos los componentes del grupo, pronunció nuestros nombres mientras decía: “Y ahora con vosotros, unos aventureros…” Ya ves tú.