Archivos para el tag ‘mochlos’

El refugio cretense de Manolo García

Ulyfox | 24 de junio de 2012 a las 12:57

Una vista 'general' de Mochlos

Es posible que ya os haya hablado alguna vez de Mochlos. Estuvimos en este rincón marinero al pie de una montaña, donde empieza la parte más salvaje del Este cretense, hace unos tres años, y ya nos enamoró. Unos 100 habitantes en invierno, una playa minúscula, un pequeño embarcadero, una luz brillante, algún pequeño hotel y varias casas que alquilan apartamentos, tres tabernas de pescado, y un islote con un importante yacimiento minoico separado apenas por un estrecho brazo de mar.

La vista desde la taberna Ta Kokilia

Desde el puertecito se puede ver a los arqueólogos trabajar allí enfrente. Y desde la taberna Ta Kokilia se les ve llegar a la hora de comer, atravesando el estrecho en una barquita, desembarcando frente a las mesas con sus bolsas llenas de piezas listas para limpiar, clasificar y estudiar. El otro día, algunos más osados cruzaron nadando para sentarse luego a refrescarse con una cerveza y a almorzar. Resultaba emocionante verlos, con su ropa de inconfundibles arqueólogos, pensando que tal vez llevaban en su histórica talega alguna pieza valiosa, jóvenes y procedentes de varios países, escarbando en el país con más historia de Europa, en el centro de la civilización avanzada más antigua, los minoicos.

Los arqueólogos de Mochlos, llegando de su trabajo

Recordé que en este pueblo se refugió durante unos 15 días el cantante Manolo García para grabar algunas canciones de su disco ‘Salgamos a la lluvia’, hará unos cinco años, y pregunté al camarero si recordaba algo. El joven, tan agradable como sólo pueden serlo los camareros griegos, no sabía nada, llevaba un año trabajando en la taberna de su tío. Pero a los pocos minutos vino éste, Yiorgos, un hombre grande de mediana edad, con una gran sonrisa, a preguntarme: “¿Me han dicho que es usted amigo de Manolo García?”. Inmediatamente lo saqué de su error, pero a él no le importó para empezar a recordar al cantante como una persona “muy atenta y amistosa”, que todas las noches, después de pasar el día trabajando en un estudio que hay cerca del pueblo, se acercaba a cenar con sus músicos a la taberna. Yiorgos se señaló el antebrazo con el típico gesto que indica que se le erizaba el vello de recordarlo: “Fueron noches fantásticas, Manolo vino a introducir en algunas de sus canciones el acompañamiento de músicos cretenses, intérpretes de la lyra y del laúd. Algunas veces se juntaban hasta 20 músicos en mi casa, y se dedicaban a improvisar y a hacer ritmos. Manolo García hacía ritmo con todo, con tambores, con vasos, con la mesa…”

La ensalada de erizos (ajinosalata) de la taberna Ta Kokilia.

Mientras hablaba, el hombre abrió su ordenador y me enseñó una carpeta con fotos muy malas de aquellos momentos, en las que se veía al cantante español rodeado de solistas de instrumentos tradicionales cretenses. En verdad se le notaba entusiasmado al contar a otro español sus recuerdos de aquel músico venido de lejos. Naturalmente, nos mostró el disco que le había enviado.

Con el amigo de Manolo García en Creta

Si os digo que además comimos una estupenda sopa de pescado, unos boquerones marinados deliciosos y una sabrosa ensalada de erizos, regados con retsina Kekrivari y obsequiados con fruta y rakí como es costumbre en las tabernas griegas, no tengo que esforzarme en describir la alegría con la que reemprendimos el camino, esta vez hacia Sitía, por una carretera bordeada de adelfas rosas y blancas.

¡Arriba ese rakí cretense!