Mil sitios tan bonitos como Cádiz » muralla

Archivos para el tag ‘muralla’

Ávila, una muralla

Ulyfox | 19 de febrero de 2014 a las 13:03

Ávila con su muralla vista desde los Cuatro Postes.

Ávila con su muralla vista desde los Cuatro Postes.

 

A Ávila se va para visitar conventos, para disfrutar iglesias, para sentir la huella de la Santa más grande que dio este país, para comer carne y legumbres. Pero nosotros vamos a Ávila siempre para ver las murallas, para pasearlas, para contemplarlas de cerca y de lejos, para admirar como se enciende su color con la luz del atardecer. Es cosa muy de asombrarse llegar de noche, como lo hicimos nosotros esta vez, por el camino de Madrigal de las Altas Torres, y ver los muros iluminados rodeando la ciudad antigua, un casco urbano tan bien conservado que conserva su carácter. Las murallas de Ávila no nos rechazaban sino que por sus puertas parecían darnos su acogida, y su invitación a entrar.

Lo hicimos de noche, para comprobar que enero, después de las fiestas navideñas, es mala fecha si queremos encontrar un mínimo de animación. Frío en las calles y oscuridad encontramos, entre las piedras centenarias, letreros que ni alumbraban negocios y restaurantes cerrados, aunque afortunadamente algunos guardaban su vigilia para el turista de contramano y contratemporada, como lo éramos nosotros.

La Puerta de Santa Teresa, con la fachada del convento de la Santa al fondo.

La Puerta de Santa Teresa, con la fachada del convento de la Santa al fondo.

La mañana siguiente, al menos, se levantó soleada, con un sol que empezó tímido pero impuso poco a poco su fuerza durante el corto día. Las murallas lucieron. Tienen estos muros una rotunda apariencia desde el siglo XI, con esa mezcla de granito gris y anaranjado que la hacen tan hermosa. Y uno siente la sensación de conquistador amable cuando asalta civilizadamente alguna de sus puertas, tras la que siempre se esconde una belleza. Esta fortificación está tan presente, es tan invasiva que la misma catedral, una belleza que guarda un interior sorprendente, está integrada en sus muros, y el hermoso ábside, más conocido como cimorro, forma parte de la defensa, con su adarve y paseo de ronda incluidos.

La catedral es también una fortaleza y su ábside está integrado en la muralla.

La catedral es también una fortaleza y su ábside está integrado en la muralla.

Cuando contemplo sus altas piedras  no puedo evitar una sensación de felicidad por lo conservado, por la huella no borrada de la Historia, y agradecimiento hacia los miles de personas que supieron desde su nacimiento que este singular tesoro había de preservarse a salvo de cualquier codicia o de cualquier insensatez de urbanista iluminado. A esta ciudad se entra y de ella se sale por puertas, como era cuando se fundaron las ciudades. Ahora, estos sillares y lienzos, estos adarves no servirían para defender ni el más mínimo ataque de cualquier ejército. Hace mucho que muchos comprendieron que había que defenderlos a ellos, a estos testigos de la historia.

La Puerta de SanVicente, desde el pórtico de la basílica del mismo nombre.

La Puerta de SanVicente, desde el pórtico de la basílica del mismo nombre.

Después de tres visitas Ávila, en esta pude cumplir por fin mi deseo de contemplar el conjunto amurallado desde la corta distancia, cientos de metros apenas, a la que está situado el humilladero más fotografiado de España, lo que se llama Los Cuatro Postes. Cuatro columnas y una cruz de piedra, que también estaban extrañamente solitarias en esa mañana de final de nuestras vacaciones invernales. Pero fue el lugar perfecto para decir hasta luego a Ávila.

La belleza de las murallas al atardecer.

La belleza de las murallas al atardecer.