Archivos para el tag ‘trapani’

A por atún y a ver Trapani

Ulyfox | 12 de mayo de 2015 a las 13:20

Vuelvo a Sicilia ahora, a destiempo y recuperando imágenes y palabras que extravié durante varios meses, por unas palabras de las viajeras Tamara, Bea y Mariángeles. Estuvieron en la impresionante isla hace un año y volvieron encantadas y deseosas de más. Disfrutaron con los templos de Agrigento, con la maravilla singular de Siracusa, con los colores de Taormina, con el encanto pueblerino y balneario de Cefalú. Les quedó, como a nosotros la primera vez, la parte oeste de la tierra que antes fue parte importante de la Magna Grecia. “Tengo muchas ganas de conocer Trapani”, me dijo Tamara, y yo recordé en ese mismo instante el aire tan gaditano y africano que tiene esa zona, tan reconocible.

El Palazzo Senatorio, al final del barroco Corso Vittorio Emanuele.

El Palazzo Senatorio, al final del barroco Corso Vittorio Emanuele.

Es la provincia de Trapani un paisaje de mares y salinas, de cocina en la que el atún rojo (tonno rosso) capturado con una forma de pesca casi calcada a la de la almadraba gaditana es el rey en platos crudos, a la plancha o cocinado con pasta. La misma luz, el sirocco tan parecido al viento de levante nuestro que nos recibió el primer día, las fachadas barrocas de iglesias y palacios, la historia de pasadas y duraderas dominaciones españolas, el pasado fenicio, las procesiones y las  imágenes (los misteri) de la Semana Santa traídas por una cofradía andaluza, hacen de Trapani y sus alrededores un lugar extraña y reconfortantemente familiar para los gaditanos.

Puesto de sombreros en la calle principal de Trapani.

Puesto de sombreros en la calle principal de Trapani.

La misma sensación vuelve a ser tremenda cuando se asoma uno a la fachada marinera de la ciudad y ve aparecer ante sus ojos una copia del Campo del Sur, aunque esta vez mirando más bien hacia el norte.

¿Habrá fachada marítima más gaditana fuera de Cádiz?

¿Habrá fachada marítima más gaditana fuera de Cádiz?

No tiene el oeste la exuberancia artística y paisajística del Oeste. Aquí la vida aparenta haber sido siempre más dura, como más expuesta a los vientos atlánticos, que no son tales puestos que quedan muy lejos, más allá de las columnas de Hércules que tantos marinos atravesaron saliendo de aquí mismo. Aquí en el Oeste siciliano la vida es más africana, casi magrebí, y la cocina repite ingredientes como el cuscús y los pistachos, tan orientales, huellas de invasiones, conquistas e incursiones piratas. Todo parece venir del mar o de allende sus aguas, como vino también el general Garibaldi, cuando empezó con su desembarco en Sicilia la unificación de Italia y el inicio del régimen liberal y republicano que tan bien retrató el conde de Lampedusa con su Gatopardo, la gran novela que describió el cambio de sistema con una frase genial y mil veces repetida: lo nuevo consistía en “cambiar algo para que todo siga igual”.

Algo así como el Campo del Sur mirando al norte.

Algo así como el Campo del Sur mirando al norte.

 

Turistas descansando en el Palazzo Senatorio.

Turistas descansando en el Palazzo Senatorio.

 

Una de las muchas fachadas barrocas en Trapani.

Una de las muchas fachadas barrocas en Trapani.

 

La plaza Garibaldi, con la estatua del gran unificador italiano.

La plaza Garibaldi, con la estatua del gran unificador italiano.

 

Los 'Misteri' de Trapani, en espera de su salida del Viernes Santo.

Los ‘Misteri’ de Trapani, en espera de su salida del Viernes Santo.

 

Aires barrocos italianos en la calle.

Aires barrocos italianos en la calle.

 

Vista de Trapani, desde las alturas de Erice.

Vista de Trapani, desde las alturas de Erice.

El atún siciliano, tal cual y con la sal rosa del Himalaya.

El atún siciliano, fino, en crudo y con la sal rosa del Himalaya.

Foto de una 'almadraba' siciliana, la 'mattanza', en el restaurante.

Foto de una ‘almadraba’ siciliana, la ‘mattanza’, en el restaurante.

 

DSC_6375

Etiquetas: , ,

Un día de playa en San Vito lo Capo

Ulyfox | 29 de agosto de 2014 a las 13:57

Vista general de la magnífica playa de San Vito lo Capo.

Vista general de la magnífica playa de San Vito lo Capo.

No hubo muchos, pero sí algunos señalados en la agenda como lugares y fechas para ir a la playa en nuestra última visita, allá en junio a Sicilia. Uno de ellos era sin duda San Vito lo Capo, indicada por todos como una de las mejores playas de esa isla italiana, allí casi en la punta noroeste, una flecha de rocas y una cumbre que recuerda a ciertas vistas de Gibraltar.

Salimos a visitar San Vito desde nuestra estancia en Trapani (tenemos pendiente hablar de esta curiosa y casi gaditana ciudad costera de sal y atún), más o menos a tres cuartos de hora de carretera, buena parte de ella por la costa. De esta ciudad nos interesaba, ya queda dicho, su playa, una larga media luna de arena dorada y agua increíblemente azul famosa en toda Italia. Siempre me ha llamado la atención la organización de las playas en este país. En muchos lugares es imposible acceder por tu cuenta y libremente. Sólo las más grandes habilitan lugares de instalación libre. En el resto, los espacios están ocupados por instalaciones privadas, de mayo o menor tamaño, en las que tienes que pagar por utilizar sus servicios, muy bien arreglados por otro lado, que suelen llamarse ‘lidos’, denominación que suena a Venecia y a nombres de salas de fiesta en capitales antiguas. Hamacas, sombrillas, duchas, vestidores, suelen ir incluidos en el precio de la entrada, no demasiado caro. Y además, tienen sus restaurantes. Recuerdo alguno especialmente glorioso de calidad, tamaño y servicio en Cefalú. Curiosamente, en San Vito los lidos no tenían restaurante, pero igualmente pudimos almorzar al otro lado de la carretera en la playa.

 

Con un azul infinito.

Con un azul infinito.

Los italianos adoran la playa. Y el ambiente de familias, sombrillas y sonidos les dan un aire a lo Fellini en ‘Amarcord’, como un estilo que nunca morirá. Era finales de junio, en un día entre semana, y estaba llena a rebosar. Y en su casi totalidad eran italianos, parejas con sus niños y sus suegros. Los lidos le dan un aire de uniformidad, puesto que uno se distingue de otro fundamentalmente por el color de sus sombrillas y hamacas.

San Vito lo Capo, junto al pueblo del mismo nombre,es bellísima, y el azul de su agua impresiona incluso a los más curtidos en bañarse en azules. El día empezó soleado pero desde el primer momento se vio que las nubes querían también estar presentes. Primero la más gorda se agarró a la cumbre del gran promontorio y a ella se fueron imantando las demás. Las horas más calurosas transcurrieron en un juego entre claros y grises que proporcionaba una agradable temperatura. Luego, poco a poco, la bruma se fue haciendo la dueña en las alturas.

Pobladísima a finales de junio entre semana.

Pobladísima a finales de junio entre semana.

DSC_6492

Leer el periódico como sea...

Leer el periódico como sea…

 

De un día de playa hay normalmente pocas cosas que contar. Durante los meses de verano aquí en Cádiz, no pisamos la arena. Se nos hace un mundo hacer los preparativos de sombrilla, nevera y sillas y sobre todo la perspectiva de buscar un lugar al coche entre tantos miles. Las cosas del trabajo hacen que sólo dispongamos de tiempo algunos fines de semana, precisamente cuando más gente toma al asalto las playas, cuando el caos y las multitudes se desordenan más. Y por eso anhelamos la tranquilidad de septiembre en las islas griegas. Ahora nos vengaremos. En San Vito, la regulación del aparcamiento en el pueblo y el orden en los lidos hacen que todo sea, curiosamente, más cómodo.

DSC_6500

 

Al final del día, se retira todo el material de playa.

Al final del día, se retira todo el material de playa.

Cuando el día se hizo demasiado oscuro por las nubes y la hora, cuando el personal de los servicios empezaba a recoger el material de playa, decidimos levantar también nosotros nuestros reales y volver a la salada, hermosa y bien surtida de gastronomía Trápani. Os contaremos próximamente, pero antes, ya mismo, nos vamos a Grecia y Turquía.

Nos vamos hablando. Felices vacaciones a los que empiecen y leve retorno a los que acaben

La punta noroeste de Sicilia es espectacular.

La punta noroeste de Sicilia es espectacular.

 

Erice, en las nubes

Ulyfox | 24 de agosto de 2014 a las 19:53

Hacia Erice, en el teleférico, abajo la soleada Trapani.

Hacia Erice, en el teleférico, abajo la soleada Trapani.

DSC_6296

Dicen las guías que en Erice, ese pueblo medieval amurallado y encaramado a casi 600 metros de altura junto a la costa de Trapani, el día puede empezar soleado y luminoso y sumirse de pronto en la oscuridad más absoluta a causa de las nubes, para terminar siendo un mirador privilegiado para un atardecer clarísimo. Así de cambiante es el tiempo. Lo dicen las guías y lo comprobamos nosotros, que muy dispuestos nos montamos en el práctico teleférico que sube al pueblo desde el extrarradio de Trapani. Allá abajo dejamos el coche alquilado en un aparcamiento de pago doble. Doble porque lo haces en la máquina dispuesta a tal efecto, y porque siempre hay un par de espontáneos vigilantes que se presta a explicarte (?) cómo se echa la moneda y se obtiene el ticket. Al fin y al cabo estamos en Sicilia, la patria de la Mafia, y les dejas un euro de más, no vaya a ser que se lo tomen como un asunto de negocios y nada personal.

Ante la catedral ya se empezó a cubrir el cielo... y los hombros.

Ante la catedral ya se empezó a cubrir el cielo… y los hombros.

El hermoso rosetón de la catedral, visto desde el campanario.

El hermoso rosetón de la catedral, visto desde el campanario.

Sobre los tejados de Erice.

Sobre los tejados de Erice.

Pues eso, que hicimos el espectacular ascenso colgados en la cabina transparente desde el mar y las salinas hasta las alturas de Erice, y desembocamos en la puerta amurallada. Desde el sol tenue hasta la nube más gris pasando por todos los tonos del gris. Entramos en la villa de pasado aragonés y calles de piedra, contemplamos la bella y sobria catedral de definido estilo gótico junto a la alta torre campanario, y la osada vestimenta veraniega que llevábamos se reveló enseguida como muy insuficiente, y un par de pañuelos para los hombros de las damas no bastaron. Yo quizá iba más acalorado porque había subido hasta lo alto del campanario, por una estrecha, retorcida y empinada escalera interior de caracol. De nuevo nos asombramos de la previsión de los otros turistas, que de pronto y en nutridos grupos se abrigaron contra la niebla con estupendas chaquetillas marineras. Nosotros, otra vez, pecamos de meridionales. Todo era ir subiendo las empinadas callejuelas de Erice e ir metiéndonos en la nube, hasta que ya en la plaza principal nos descubrimos rodeados como por una humareda que pasaba rauda. No era humo, sino niebla, una humedad que se metía por todos nuestros desprotegidos poros. El gris nuboso que difuminaba los colores y apagaba los sonidos le daba un aire aún más medieval al sin duda hermoso escenario, más propio de la norteña Toscana que de la sureña Sicilia.

Decoración de una fachada de Erice.

Decoración de una fachada de Erice.

La calle principal de Erice (Corso Vittorio Emmanuelle) sube siempre.

La calle principal de Erice (Corso Vittorio Emanuele) sube siempre.

DSC_6334

Penélope en Erice.

Penélope en Erice.

Habíamos pensado almorzar en alguna terraza o mirador de los que se aparecían ante nuestra vista, pero ciertamente la temperatura y el enjambre turístico en que se convirtió de repente el enclave, que en otros tiempos albergara templos dedicados al carnal culto de la erótica Venus, nos desanimaron un poco. La cosa se limitó a una cerveza muy fría (literalmente) bajo las sombrillas de un local para guiris. No puedo recordar nada muy especial de este pueblo, bonito sí, que figura en todas las recomendaciones sicilianas, pero que no guardaré entre mis cientos de lugares imprescindibles de esta isla singular y única. Tal vez le faltó el sol que habría dejado ver la espectacular costa desde su defensiva altura. Y le sobró humedad, sin duda.

DSC_6336

En una iglesia de Erice

Exterior e interior de una iglesia de Erice.

La niebla empezó a atraparnos en la plaza principal.

La niebla empezó a atraparnos en la plaza principal.

Pareció darnos una tregua...

Pareció darnos una tregua…

 

... pero era una trampa.

… pero era una trampa.

No es un parque centroeuropeo sino siciliano.

No es un parque centroeuropeo sino siciliano.

Compramos algunos recuerdos, hicimos muchas fotos, claro, cumplimos con el recorrido y visitamos iglesias y monasterios en ruinas, pero no nos acercamos al Castillo de Venus, situado en el lado más azotado por el viento y la niebla, que juntos formaban una especie de ducha que arrugaba los folletos y el mapa que nos dieron en la oficina de información, y alisaba los bellos rizos naturales de Penélope. Tal vez si hubiéramos ido hasta la fortaleza construida por los normandos habríamos contemplado ese efecto que los lugareños llaman ‘el velo de Venus’, cuando la bruma envuelve sus torres sobre el risco. Pero no. En lugar de eso, nos dirigimos al teleférico en busca de la cálida costa, allá abajo.

Últimas visiones de Erice.

Últimas visiones de Erice.

DSC_6368

Etiquetas: , , ,