Mil sitios tan bonitos como Cádiz » zagoria

Archivos para el tag ‘zagoria’

Monodendri, primer contacto con Zagoria

Ulyfox | 18 de agosto de 2021 a las 22:00

IMG20210517141259

Vista de la garganta de Vikos, desde el mirador de Oxiá.

IMG_20210517_115351

Ante el pueblo de Vitsa, cerca de Monodendri.

Después de la impactante experiencia de Meteora, con sus picos y sus monasterios bizantinos en pleno valle de Tesalia, el siguiente día nos dirigimos a la zona denominada Zagorohoria, o Pueblos de Zagoria, una región lejos de las rutas turísticas más transitadas y situada en las estribaciones del monte Pindo, lo que es lo mismo que decir casi en el límite noroeste de Grecia, cerca de la frontera con Albania. O sea, en la histórica región de Epiro.

IMG_20210517_115735

Una iglesia en Vitsa, poco antes de llegar a Monodendri.

IMG_20210517_115708

Nuestro destino era Monodendri, un pueblecito considerado el centro de la región, y base de numerosos senderistas que acuden a recorrer la impresionante garganta de Vikos. En la fecha de nuestra visita, aquello estaba semidesierto. Después de rodear en coche la interesante Ioannina y su lago, que dejamos para más adelante, y de hacer una breve parada en Vitsa para fotografiar una bonita iglesia, llegamos al pueblo, todo de piedra gris como las montañas que lo enmarcan, y sin necesidad de reserva nos alojamos en el espléndido hotel Zagora Philoxenia, que sólo acogía a otra pareja de huéspedes con un perro.

IMG_20210517_130128

La entrada al corto sendero que llega al mirador de Oxiá.

IMG_20210517_131701

Ante la garganta de Vikos, en Oxiá.

Tras las formalidades, que en este caso fueron muy poco formales por parte del amable recepcionista, nos acercamos en coche a echar el primer vistazo a la garganta de Vikos desde el cercano mirador de Oxia, apenas un balcón de piedra sobre el abismo, cientos de metros abajo. El tajo en la piedra que forma el desfiladero es impresionante, como tendríamos ocasión de comprobar al día siguiente desde otro oteadero justo enfrente. El mirador está solo a unos doscientos metros bien pavimentados desde el lugar donde hay que dejar el coche. Estábamos solos, pero supongo que en temporada alta habrá cola para asomarse.

IMG_20210517_133348

El ‘bosque de piedra’ de Monodendri.

Después de la primera impresión de la garganta, volvimos al pueblo a almorzar, pero antes nos paramos junto a un cartel que indicaba un ‘Stone Forest’, es decir un bosque de piedra. En realidad, la indicación era demasiado pretenciosa aunque pudimos hacer algunas fotos bonitas de un rincón que recuerda El Torcal de Antequera.

IMG_20210517_141009

El almuerzo en la plaza principal de Monodendri.

Ya en Monodendri empezamos a comprobar la dificultad de comer algo fuera de temporada y con el país recién abierto al turismo. Hallamos una mesa en la plaza principal, en el local I pita tis Kikitsas, es decir, El pastel (o más bien la Empanada) de Kikitsa. Es la especialidad regional, y la que pedimos de vegetales estaba muy buena. Pero prácticamente no había nada más de lo señalado en la carta. Un filete de cerdo fue la solución. Bueno, nos dio casi igual, el trato fue muy agradable, el producto más que aceptable y el el camarero nos regaló el vino porque sí, aunque puede que fuera porque nosotros tampoco estuvimos muy desagradables e intentábamos chapurrear algo en griego.

IMG_20210517_160147

Vista exterior del pequeño monasterio de Agia Paraskevi, a la salida de la garganta.

IMG_20210517_160417

Frescos en el interior de la pequeña iglesia del monasterio.

IMG_20210517_160556

Después de la comida nos dirigimos al monasterio de Agia Paraskevi, una construcción dedicada a esta santa que sana a los ciegos, sobre el final del desfiladero. Fue un paseo agradable, y en el pequeño convento nos recibió una pareja joven que al parecer estaba encargada de su cuidado y habían instalado allí un pequeño taller de iconos que repetía una y otra vez la imagen de la santa venerada. Atendimos a las explicaciones de lo que ellos llamaron su “proyecto” y terminamos comprando, cómo no, un icono de Santa Paraskevi como recuerdo. El monasterio tiene también una hermosa vista sobre el barranco, y a esa hora de la tarde la luz mostraba un paisaje verde y abrupto.

IMG20210517133721

Vista desde la habitación del hotel Zagoria Filoxenia.

DSC_0652

Calles de piedra gris en Monodendri.

IMG20210517145058

Volvimos al hotel después de eso y con ganas de más. Para hacerlo, atravesamos de nuevo Monodendri, por calles empinadas y pavimentadas con grandes piedras entre las que crecía el verdín y la hierba. Las viviendas parecían tener todas una gran extensión y cercas de altos muros. No nos cruzamos con nadie. El recepcionista nos dio toda la información, y nos animó al decirnos que nos daba tiempo todavía esa tarde a ver algunos de los famosos puentes de piedra de Zagoria, que salpican toda la zona. Hacia ellos nos fuimos… pero eso lo contaremos otro día.

DSC_0701

Monodendri, al pie de la garganta de Vikos.

DSC_0703