Un Metro con cerebro

Sebastián Sánchez | 29 de julio de 2011 a las 9:22

Mientras las obras de construcción del Metro de Málaga siguen su lento avance, en especial en las cercanías del centro urbano, los hitos en el proyecto siguen teniendo lugar. Los responsables del suburbano informaron ayer de que se ha iniciado la instalación de un avanzado dispositivo, conocido técnicamente como CBTC (Control de Tren Basado en las Comunicaciones), que permitirá controlar la circulación de los trenes que, previsiblemente, en unos años circularán por las líneas 1 y 2, que se extenderán desde La Malagueta hasta Teatinos, en el primero de los casos, y hasta Carretera de Cádiz, en el segundo.

El CBTC, o también denominado cantón móvil, no es otra cosa que una especie de instrumento que, mediante señales, es capaz de que un tren sepa exactamente en qué punto está del recorrido y qué distancia tiene con respecto a otro tren. Un elemento nada baladí si se quieren garantizar unas frecuencias de paso adecuadas por las estaciones.

La implantación de este mecanismo es fruto del acuerdo alcanzado con la empresa Alstom (por algo más de 15 millones de euros) y situará al de Málaga como el tercer Metro a nivel nacional en contar con el mismo, después de los de Madrid y Barcelona. Según los apuntes realizados ayer por la Junta de Andalucía, las ventajas de este dispositivo redundan principalmente en la seguridad de la red, así como en la optimización del servicio que prestará a los viajeros.

“Se trata de un moderno sistema de señalización que controla la presencia de trenes para regular el tráfico de la flota y la gran innovación que aporta es que son los propios trenes en circulación los que envían las señales
sobre su posición, y por tanto, su distancia con respecto al resto de trenes que circulan por la misma vía”, indicaron desde la Administración autonómica.

De este modo, cada tren recibe en tiempo real la información sobre la posición del tren que circula inmediatamente antes, por lo que, en caso de necesidad, dispondría de capacidad suficiente para responder ante el imprevisto y modificar su velocidad. Se conoce como cantón móvil porque la distancia entre los trenes se ajusta en tiempo real en función de la situación de los mismos.

Esta tecnología que se implantará en Málaga permitirá las limitaciones de los sistemas tradicionales de control, basados en la detección de la presencia de cada tren en la vía a través de los denominados cantones
fijos, que son secciones o circuitos de la vía protegidos por señales que impiden la entrada de otros trenes allí donde se encuentra cada vehículo.

Las ventajas que ofrece este sistema son múltiples, como la flexibilidad de operaciones entre trenes que optimiza las prestaciones de la línea, tanto en lo relacionado con el intervalo de paso entre trenes como en la regularización automática de intervalos en el paso de los tramos de superficie al túnel en soterrado.

El sistema de cantón móvil CBTC proporciona mejor intervalo entre trenes ya que permite que dos puedan ocupar el mismo circuito o sección de la vía. Además, permite la homogeneidad de marchas y de tiempos de recorrido de los trenes y favorece también la precisión en la parada de los trenes en las estaciones, por lo que le convierte en una solución idónea para la instalación de puertas de andén en las estaciones.

Al tiempo, los responsables del suburbano destacaron que se trata de un sistema que lleva aparejado la reducción de consumo energético con respecto a los sistemas tradicionales al mejorar la marcha tipo de los trenes.

Asimismo, el CBTC es el sistema de señalización más propicio en el caso de implantarse la conducción automática de trenes sin conductor, por los innovadores componentes de refuerzo de seguridad que contempla, en función de la posición de los trenes en la vía en tiempo real.

De acuerdo con los datos aportados por la Junta, los tiempos de recorrido que se estiman se elevan a 18 minutos en el caso del ramal a Teatinos, si bien en los orígenes del proyecto el tiempo planteado por la misma administración era de 15 minutos, mientras que ir desde La Malagueta hasta el Palacio de los Deportes Martín Carpena se eleva a unos 12 minutos (6 minutos sólo en el tramo que funcionará desde el próximo mes de noviembre Palacio de los Deportes-La Isla).

Los comentarios están cerrados.