El Muñidor » Archivo » Relevo al «flamenko»

Relevo al «flamenko»

José Antonio Martín Pereira | 22 de marzo de 2011 a las 17:06

Desde luego los hermanos de Los Gitanos pueden estar tranquilos con el buen hacer de la recién presentada Agrupación Nuestro Padre Jesús de la Salud. Los hechos atestiguan dicha afirmación, y todo parece indicar seguirán haciéndolo. Vueltas del hado han situado a la Corporación de la Madrugá sevillana en un mar calmo propenso a la hora de tomar decisiones coherentes. Al oído de las palabras pronunciadas por D. Pedro Pacheco, Director Musical de la citada Agrupación, en los micrófonos de El Llamador de Canal Sur Radio, queda patente el sello que encaminará las directrices de la recuperada sección, muy alejado de anteriores derroteros.

Poco que objetar a la reconocida trayectoria musical de Pacheco, reforzado además en su encomienda por los compositores Óscar J. Ruiz Delgado y Manuel Pineda Díaz, un verdadero lujo para instaurar el frente en la lucha por vencer a peligrosas modas. Aunque la música procesional, no lo olvidemos, ha estado rodeada de fluctuaciones desde sus orígenes, la distancia entre lo extraordinario y lo infame nunca fue dilatada, de ahí la veleidad del éxito en numerosas ocasiones. Sazón a la que cabría adherir el fenómeno casi devocional que ha disparado la trascendencia de cualquier acción relacionada con la tipología musical que nos ocupa, apartando en cuantiosas situaciones el fin pretendido con la misma.

Lo que se presenta evidente, particularizando en la Agrupación Musical Nuestro Padre Jesús de la Salud, es que renace alejada de los cánones «flamenkos» que otrora impusieron estilo al abrigo de la novedad. Curioso resulta observar como el destierro puede labrarse en función a errores en la identidad, cosa que al menos por ahora parece bien asentada en las aspiraciones de esta formación. Otro palito más a la extendida (y reciente) manía de mezclar música procesional y flamenco, a ver si no enteramos que esa dupla no hay por donde cogerla, y ya cansa. Aforismo por supuesto ajeno a la calidad musical, muy por encima de controvertidas formas de gestión.

Si usted es de los ultradefensores de la expresión que ha rodeado al Señor de la Salud en los últimos años, muy respetable, un servidor sin en cambio aplaudirá cualquiera de las decisiones que supongan dar relevo al «flamenko» tras los pasos de Sevilla en Semana Santa.

Los comentarios están cerrados.