Quinto domingo, de Patrocinio

José Antonio Martín Pereira | 10 de abril de 2011 a las 15:40

Al Quinto domingo se le condecora como «de Pasión», que rima con Pregón, ilusión o devoción. Devoción la particular de cada uno, para un servidor Patrocinio. Patrocinio “Señorita” de Triana, Virgen exenta de lágrimas que es refugio de sus hermanos, azucena imperecedera, rosa de los vientos, crepúsculo primaveral, delicado paño de pureza, soleá y seguirilla… Madre del Cachorro. Despertar de Viernes Santo integrado aún como preludio al mayestático cerco que acordona al deleite. Llegará cuando Ella así lo quiera.

Por su parte, Abril mantiene su propio curso. Ajeno a las transmutaciones que estilizan a la Giralda, simultanea observaciones hacia uno y otro margen del río. Rumores musitan que anda acordando con Azores la prolongación de la tregua, aspirando a ser recordado entre los anales de la memoria viva de su musa. Sol abrumador, cielo azul Carretería, la Esperanza en su altar de calle, en San Lorenzo el que Todo lo puede, y repartidos por la eterna Híspalis un nutrido cupo de besamanos y besapiés: La Sed, Buen Fin, Montserrat, Redención, Cristo de Burgos, Santo Entierro, San Isidoro, Carmen Doloroso, Las Penas de San Vicente, El Museo, La Amargura, La Resurrección, Sagrada Mortaja, Santa Marta, Sagrada Cena, Los Estudiantes, La Lanzada y Los Javieres.

Hoy solo restan siete auroras…

2011bmpatrocinio2

Foto: RV

Los comentarios están cerrados.