El Muñidor » Archivo » De otro tiempo

De otro tiempo

José Antonio Martín Pereira | 1 de junio de 2011 a las 11:57

Echando un vistazo al muestrario de estampas propias archivadas como recuerdos de la pretérita Semana Santa, ésta que a continuación les muestro llamaba poderosamente mi atención. Tomada en la confluencia entre las calles Jesús del Gran Poder y Santa Bárbara, en la tarde de un Miércoles Santo que consumía ilusiones, bien pudiera servir a tenor del escenario, como ilustración de aquellas estaciones de penitencia a las que solo alcanzan memorias que peinan canas. No obstante en esta ocasión resultaría relativamente fácil estimar la fecha en la que fue tomada la instantánea, ya que hasta el año 1998 el Cristo del Buen Fin no procesionaba en soledad, sino que lo había venido haciendo acompañado por un Misterio variable en sus concepciones a lo largo de la historia.

El rostro vuelto a la derecha da paso a un costado de costillas semihorizontales, la palidez serena y su asemejo en rasgos al Gran Poder estremecen lo indecible. El Crucificado del Buen Fin, tallado en 1645, es obra de Sebastián Rodríguez, discípulo de Martínez Montañés y coetáneo y colaborador del taller de Juan de Mesa. La investigación en el Archivo de Protocolos que arrojó la luz definitiva sobre su autoría fue realizada por Maria Teresa Dabrio, quien encontró no sólo el contrato, con fecha de 4 octubre de 1645, sino el recibo del pago establecido, siendo éste de 150 ducados en monedas de vellón.

Muros agrietados son testigos de la Muerte por la Vida de aquel a quien llamaron Rey de los Judíos…

  • Ramón Madroñal

    Revirá clásica de un crucificado que muchos le llaman,siempre desde el cariño, “el viejo”. El próximo 4 de Abril, como en otras ocasiones, oteraré su rostro entre sones macarenos…y en compañía de buenos amigos