El retablo mayor de la Catedral será restaurado

José Antonio Martín Pereira | 13 de octubre de 2011 a las 11:42

Hoy finaliza el plazo de entrega de proyectos de conservación y restauración de todo el conjunto del retablo mayor de la Catedral de Sevilla. A partir de entonces, corresponderá al Cabildo Catedral de Sevilla decidir la adjudicación de dichas tareas entre un total de al menos nueve empresas de diferentes puntos de la geografía española. De este modo, treinta años después de la intervención acometida por Francisco Arquillo Torres, el mayor retablo de la Cristiandad, obra del escultor flamenco Pedro Dancart (1482), será sometido a los trabajos de conservación del dorado, limpieza, la policromía y fijado de las estructuras que así lo precisen.

El procedimiento dicta que será el próximo lunes la fecha elegida para lugar la apertura de los sobres con los proyectos presentados por las diferentes empresas invitadas a participar en dicho concurso. Asimismo, la adjudicación se conocerá pasado un mes, contando la empresa determinada a partir de entonces con un plazo de quince días para comenzar la intervención y 30 meses para finalizar el proceso, estimado a mediados de 2014.

Del otro lado, desde el Cabildo Catedral han expresado su deseo de que los andamios que se instalen para tal efecto sean visitables por el público, en un intento por aprovechar la oportunidad única de contemplar a detalle los 44 relieves tallados por artistas de la talla del maestro Marco, Pedro Millán, Jorge Fernández Alemán, Roque Balduque, Juan Bautista Vázquez el Viejo y Pedro de Heredia, además del propio Dancart.

El mayor retablo de la cristiandad

El Retablo Mayor de la Catedral de Sevilla se realizó a lo largo de más de 80 años, quedando totalmente finalizado en 1564. El diseño primitivo de Pedro Dancart era un retablo de 28 metros de altura por 18 de ancho dividido en 7 calles verticales, la central de doble anchura, 4 cuerpos de altura y un banco en la parte más baja, en total contiene 28 escenas de la vida de Jesucristo y la Virgen María. Esta primera fase fue realizada entre 1482 y 1529.

En 1550, el Cabildo decidió añadir dos calles laterales a cada lado situadas en ángulo recto sobre lo realizado. Esta ampliación supuso la necesidad de tallar 16 nuevos relieves con escenas del antiguo y el nuevo testamento, por lo que el número de relieves principales ascendió a 44. Esta segunda fase se inicio en 1550 y fue completada en 1564. El conjunto se completa con un dosel a modo de techo, en el centro del mismo se encuentra una piedad flanqueada por representaciones de los apóstoles. En la cúspide del monumental retablo se sitúa un antiguo cristo crucificado del siglo XIV que se conoce como Cristo del Millón. En la parte más baja del retablo, en el centro del banco, está ubicada la antigua talla de la Virgen de la Sede del siglo XIII que le da nombre al templo.