El Muñidor » Archivo » ¿Volveremos al 88?

¿Volveremos al 88?

José Antonio Martín Pereira | 20 de diciembre de 2011 a las 15:38

En uno de sus primeros anuncios emitidos durante su discurso de investidura, el nuevo Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunciaba una de las medidas más llamativas en materia laboral, encaminada en este caso a la supresión de los puentes, al mismo tiempo que a trasladar los días festivos a los lunes más cercanos, con la excepción de las fechas con más arraigo social. El motivo de ello fluye entorno al aumento de la competitividad de las empresas, así como a dar salida a parte de las reivindicaciones presentadas por la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE).

En este sentido, a nadie se le escapa la necesidad de aunar criterios en favor de una Economía, la española, que necesita ahora más que nunca concebir al empleo como fuente de la que emane el resurgir de una sociedad castigada hasta el extremo. No obstante, dentro de la variedad de criterios entorno al horizonte próximo está el de las cofradías de Sevilla, las cuales, inmersas en el giro de una órbita particular a veces incomprendida, en cierto modo recelan atendiendo a los posibles cambios anteriormente referidos.

De este modo, de llegar a buen puerto las negociaciones entre el nuevo Ejecutivo y las distintas asociaciones de empleados y sindicatos cualquiera sabe si podría producirse algo similar a lo que ocurriera en Sevilla entre finales del año 1987 y principios de 1988, dado el perjuicio moral que ocasionaría la medida a las muchas cofradías que organizan sus cultos coincidiendo con la solemnidad de la Inmaculada Concepción (por cuyo Dogma tanto luchó Sevilla), siendo éste el día con mayor número de cultos internos, junto al Domingo de Pasión y el Viernes de Dolores.

Por aquel entonces, las hermandades de Sevilla aunaron criterios, con el respaldo del Consejo de Cofradías y su presidente, José Carlos Campos Camacho, de tal modo que incluso plantearon de manera conjunta la posibilidad de no realizar desfiles procesionales a lo largo de la Semana de 1988, algo que hicieron extensivo en otros puntos de Andalucía. Finalmente, la mediación del consistorio bajo el mandato de Manuel del Valle Arévalo, anunciando que trasladaría uno de los días de fiesta local a la festividad de la Inmaculada si ésta perdiera su carácter, desbloqueó una tensa situación que esperemos no se repita.

Prueba de los desfiles de aquel año la muestra la siguiente grabación:

Fuente: Youtube; usuario: nandosanbenito

  • Moravia

    Las cosas han cambiado mucho amigo Muñidor. Hoy por hoy en nuestras queridas hermandades interesa más el lucimiento personal, salir en la foto y en la tele y sobre todo cobrar el dinero de las sillas. Todo eso por supuesto, por encima del Dogma Inmaculista. Se va a quea una hermandad sin salí en 2012 enseguía¡¡¡ Y menos por ésto. A día de hoy lo único que deja un pasito recogío en el templo es la lluvia… yyyy….