El Muñidor » Archivo » Semana Santa 2012: fueron protagonista (II)

Semana Santa 2012: fueron protagonista (II)

José Antonio Martín Pereira | 13 de abril de 2012 a las 16:07

Montserrat en el Molviedro

Máximo exponente del buen gusto. Repertorio acorde, luminosidad adecuada y un público que elige estar ahí, acomodando comportamientos a uno de los momentos de soberana intensidad de cuantos posee la Semana Santa de Sevilla. La tenue brisa desprendida por el azahar contribuyó sobremanera.

 

San Gonzalo, y su regreso

Conocida la imponente mojada que sufrió la cofradía del Barrio León camino de la Catedral, que obligó a refugiar los pasos y parte del cortejo entre la Margadalena y la Capilla de La Estrella, sorprendió el regreso de los pasos, llegado el Domingo de Resurrección, escoltado exclusivamente por cuarenta pareja de cirios. Llamativa fue la ausencia de acompañamiento musical, atendiendo a las recomendaciones incluidas en la normativa que elaborara el vicario para esta Semana Santa, en un intento de éste por frenar el deseo de toda aquella junta de gobierno en afán de protagonismo.

 

La Borriquita y el Amor

Las inclemencias meteorológicas del Domingo de Ramos a pesar de todo otorgaron una de las estampas más bellas de la pretérita Semana. Padres e hijos de la mano, vistiendo túnica y antifaces diferentes, encontrados en la mirada de la Virgen del Socorro. Presente y futuro…

 

Meteorología y meteorólogos

En definitiva todo ha girado entorno a la presencia del líquido elemento. Y la lluvia es sinónimo de predicciones, frentes, anticiclones, probabilidad, tormentas, dispersión, coordenadas y demás términos propios de esta ciencia que Sevilla populariza al menos durante cuarenta y siete días al año. Arduo trabajo el de los meteorólogos, desbordados ante la avalancha de solicitudes registradas por parte de hermanos mayores y medios de comunicación. Por cierto que nadie hable de cabañuelas en un futuro, después de lo vivido ha quedado suficientemente claro cual es su validez.

  • Ramón Lindes

    NO veo correcto el doble uso del tiempo de paso por carrera que hace la Hdad del Amor,si llueve los niños ahora salen con los mayores. Clara ventaja diferenciadora frente a todas las demás Corporaciones que también tienen niños. Doble vara de medir, privilegio de los años 70 que debería ser replanteado frente al tan necesario tiempo de paso del Domingo de Ramos.

  • Moravia

    - Montserrat, desgraciadamente sólo lo puedo ver en video porque el Viernes Santo noche hago estación de penitencia con mi hermandad, y cuando no salimos, como este año, no me quedan ganas de nada.
    – Dicen que lo de San Gonzalo fue decisión de la hermandad, y hay quien no se lo cree. Creo que es acertado, aparte de una vuelta a los orígenes como he escuchado, me parece un momento magnífico para contemplar las portentosas imágenes de esta hermandad sin aditamentos. Pero yo en este tema iría más allá, los traslados en andas, y los pasos, de mudá el lunes de pascua.
    – Borriquita y Amor, aunque no comprendo la opinión de Ramón Lindes, estampas como estas no está de mal revivirlas de vez en cuando.
    – Meteorólogos, los nuevos gurús del mundo cofrade. Demasiado protagonismo, si todo es mucho más simple. No llueve y el cielo claro, se sale. Llueve o el cielo está más negro que el sobaco de un mono, pues no se sale.