Venia al Real

José Antonio Martín Pereira | 24 de abril de 2012 a las 13:50

Ocurrió como si se tratara de un retorno. Las puertas del Salvador volvían a situarse en el vértice de una ciudad traicionada anoche por su propio subconsciente, actuando esta vez como pórtico de la Feria de Abril 2012. Y sin la ingente necesidad de mirar al cielo, la nostalgia pronto desaparecería entre papelones de pescaíto frito y manzanilla de Sanlúcar, cual preludio a una semana que instaura rimero de colores para redimir la fugacidad, económica y sentimental, con la que abril deshizo las maletas de la primavera a orillas del Guadalquivir.

Etiquetas: ,

Los comentarios están cerrados.