El Muñidor » Archivo » Filtraciones: enésimo capítulo

Filtraciones: enésimo capítulo

José Antonio Martín Pereira | 17 de noviembre de 2012 a las 16:23

Sin Arenas (Adolfo), pero con los mismos métodos. Se filtra o ve la luz, hasta quién de los miembros de la junta superior del Consejo toma el café con sacarina, o quien, al modo tradicional, le sigue poniendo azúcar. Así se hace ciertamente complicado entender el significado de la palabra normalidad, que tanto y mal está usando el nuevo presidente, el Sr. Bourrellier, con el correspondiente beneplácito de Palacio.

De este modo, lo que parecía iba a presentarse como un fin de semana sosegado, remedio inesperado a varias semanas de tempestad, tiene pinta va a terminar como los pretéritos, al ritmo de letras y comentarios de toda índole. Y es que el enésimo capítulo de la serie filtraciones del Consejo (éxito en las carteleras de media Sevilla), nos trae esta vez, de la mano de un email con cráusula de confidencialidad, y un destinatario (de otros tantos) con mucha guasa o todo lo mismo de mala leche, los primeros datos (entendiendo éstos por su carácter oficial) entorno al Vía Crucis Magno del mes de febrero.

A destacar la idea (no compartida por Monseñor Asenjo), de que las imágenes sean trasladadas en sus propios pasos de salida, acompañadas por cincuenta parejas de escolta, y de que, toda vez concluido el rezo, entren en la Catedral para rendir honores a la Virgen de los Reyes y salgan por la Puerta de San Miguel en dirección a sus respectivos templos. Los criterios de elección no varían con respecto a los conocidos, sin embargo se descarta (atendiendo a esta fuente) la posibilidad de participación de una imagen Mariana. El cortejo del Vía Crucis estaría compuesto por la Cruz de Guía del Silencio, Lignum Crucis de Vera Cruz, Sr. Arzobispo y acompañantes, comenzando el acto a las 18 horas, y terminando entre hora y media y dos horas después.

De ello se deduce, nuevamente, que la pelota vuelve a estar sobre el tejado del prelado, y que viene siendo pertinente, entretanto cumple con el resto de obligaciones del cargo, que, o bien él, como pastor de la iglesia sevillana y principal valedor de esta idea que cada día se va algo más de las manos; o bien Manuel Soria, como Delegado Diocesano de Hermandades y Cofradías de la Archidiócesis de Sevilla, detengan la sangría de malas prácticas y profundicen en el por qué de tanto embrollo por la causa. Probablemente así nos ahorremos disgustos y decepciones.

  • Bogar

    Estimado José Antonio: Si esta noticia-filtración,se confirma,la dimisión del Consejo de Cofradias en pleno con todos sus delegados debia estar a los cinco minutos en la mesa del Sr. Arzobispo,porque ya no podrian fiarse de ellos mismos,bueno aunque ya creo que hay poca confianza y apoyo en el consejo y lo escribo con minusculas porque ellos mismos lo estan quitando valor.Saludos

  • Nazareno de negro

    Estimado Muñidor: un Viacrucis con una sola Imagen y, si se quiere, un Santo Entierro Grande. Es lo más sevillano y lo más acorde con estos tiempos. Y sobre esta “jerarquía” con la que los tiempos nos han premiado, los laicos que saquen esto adelante y a dimitir nada más que entre la Custodia; y a ver si hay una diócesis que se adapte más a la sabiduría y valía del prelado.