El Muñidor » Archivo » Vía Crucis 2013: desencanto generalizado

Vía Crucis 2013: desencanto generalizado

José Antonio Martín Pereira | 29 de enero de 2013 a las 11:50

No por repetitivo deja de ser portada el Vía Crucis de la Fe que se celebrará en la ciudad el próximo 17 de febrero. La cuestión en sí, es que los sucesivos vaivenes que se vienen produciendo entorno al mismo están conduciendo alarmantemente a la opinión generalizada al desencanto. Si los cofrades ven poco sentido al acto programado, y éste además, emulando otros eventos cuyo esquema depende directamente de las directrices del Consejo, cada vez adquiere más tintes privados, el resultado final, a priori, se estima cercano al fracaso.

En estas, a día de hoy amplia es la corriente de pensamiento que sugiere que si en los rezos de las estaciones del Vía Crucis no participan los fieles, ¿por qué se les llama a acudir? Peligrosa perspectiva que asoma del prisma de las mil y una caras, que esperemos no se traduzca en un distanciamiento en la trilogía Iglesia-cofradías-fieles. Al final, de eso no cabe duda, las calles se llenarán de devotos, curiosos y friki-frades, pero el acto central solo será visible para los de la tribuna VIP, y para los valientes (pocos) que guarden sitio como si de un concierto de la mismísima Madonna se tratara. Los únicos beneficiados de este embrollo sin pies ni cabeza, los hosteleros, que por cierto, y dicho sea de paso, esperan agazapados sin contraprestar nada a cambio de una tarta tan golosa.

Es evidente que el sentido inicial propuesto con el que surgió la idea del Vía Crucis, de haberlo tenido, se diluye a marchas forzadas entre la marabunta de opiniones y hastío en la que los responsables de su configuración, el Consejo de Cofradías supervisado por Palacio, han dejado caer los planteamientos. Así las cosas, o todos nos equivocamos, o esto terminará por convertirse en un espectáculo a mayor gloria de quien todos sabemos y no será un servidor el que lo escriba, aparte de un gasto desproporcionado para la maltrecha economía de las hermandades participantes. Siendo de este modo, quizás llegado el día se agradezca que el cielo del Aljarafe aparezca tiznado de Viernes Santo.

  • antonio carballo garcia

    señor muñidor,tendremos que aferrarnos a lo que dios nos mando.creer en lo que no se ve.esta es una prueba mas de que los cofrades seguiremos teniendo fe.

  • José Antonio Martín Pereira

    Pues sí, visto como nos lo están poniendo nuestros gestores, más vale que sigamos manteniendo la fe que pervive en los Sagrarios. Eso sí, tanto tú a tu Cristo, como yo al mío, no los dejaremos solos.

  • erpabilo

    Si los cofrades le ven poco sentido al acto como usted afirma, es por que como casi siempre los cofrades, entre los cuales me incluyo, opinan y critican sin tener ni idea de lo que están hablando. Eso de que la gente no puede participar en el Via Crucis es falso. Solo el condicionante espacial, (la calle), impedirá que participe más o menos gente, pero eso no significa que a nadie se le vaya a “prohibir” libremente ir al Via Crucis. Nadie, (hasta la fecha), ha dicho que eso vaya a ser así. En cuanto a querer que llueva, me resulta increible que cofrades de verdad no estén deseosos de ver imágenes únicas e históricas que nos va a regalar el Via Crucis. Parece mentira que la gente no quiera disfrutar de un día histórico como este…