Semana Santa 2013: entre lo bueno

José Antonio Martín Pereira | 3 de abril de 2013 a las 11:58

El cortejo de La Lanzada

Sin lugar a dudas, la actitud ejemplar de los hermanos de La Lanzada, de serenidad en medio de la incredulidad ante el extraño comportamiento de la cofradía de Los Panaderos mientras éstos tomaban la intersección de las calles Martín Villa y Cuna, cortándoles el paso, refrenda el hecho de que las hermandades en la calle deben ser más que cortejos perfectamente uniformes. Quizás, en esta Sevilla cofrade que alardea de golpes de pecho en su encuentro anual con la Campana, actitudes de cordura como las de los hermanos de San Martín se interpreten con valor doble.

Las Penas de San Vicente

Pese a que el nuevo itinerario de regreso dejara a la cofradía un tanto desangelada en su paso por la plaza de la Campana, la simetría del cortejo que componían los hermanos de San Vicente puso en relieve el buen hacer de la Hermandad en los últimos años. Gana enteros y se posiciona esta cofradía como imprescindible en la noche del Lunes Santo sevillano.

La coherencia

Todas las juntas de gobierno que actuaron con coherencia frente a las inclemencias meteorológicas acertaron. Especialmente significativo fue el discurso de José Marín Lobo, hermano mayor de San Bernardo, haciendo un llamamiento para que sus hermanos mostraran un comportamiento ejemplar toda vez la decisión les había sido comunicada.

Los hermanos de La Paz

Inmensos aguantando el aguacero mientras su junta de gobierno decidía el rumbo que tomaría la cofradía ante el panorama con el que se presentó la tarde del Domingo de Ramos. En Plaza Nueva, incluso los más pequeños se resistían a abandonar su fila.

Los medios de comunicación

A menudo los balances se centran en esa Semana Santa de calle, ésa que no fructifica sin no se ve más allá. Los medios de comunicación, con su inestimable despliegue, han vuelto a escenificar que lo principal es acercar las vivencias de lo que se quiere a los que, por una u otra razón, no pudieron ser partícipes en primera persona.

Los Servitas

La cofradía de los detalles, refrendados incluso en aquello que a la vista pasa más desapercibido. Las escaleras que acompañan a ambos pasos, forradas en terciopelo, dejaban buena muestra del carácter serio y austero de esta Hermandad con sede en la plaza de San Marcos.

Foto: P. J. Chacón

Los comentarios están cerrados.