El Muñidor » Archivo » La falta de control

La falta de control

José Antonio Martín Pereira | 23 de junio de 2013 a las 14:29

Lo acontecido esta semana en la Hermandad del Juncal no es precisamente para que lo tomemos a guasa. La involución sigue estirando sus tentáculos sobre las cofradías, precisamente ahora que corren tiempos difíciles para la fe.No estaría de más aprendernos la lección, y comprender que no hace falta echar la vista fuera para caer en la cuenta de que las manzanas podridas las tenemos dentro.

Al Juncal llega un comisionado, el que presidirá José Antonio Fajardo Romero, quien fuera hermano mayor de la Hermandad de Nuestra Señora de las Mercedes de la Puerta Real y consejero de Glorias en el Consejo de Cofradías en la etapa de Manuel Román, en plan Cascos Azules para retomar el orden en medio de la degeneración gestada a base de robos de enseres, malversaciones de fondos, comentarios ofensivos a la curia e incluso sacrilegios a la imagen titular por parte de algún oficial, todo ello documentalmente en manos de Palacio. La circulación a través de diversos canales de un vídeo en el que el prioste primero de la corporación letífica, quien además es autor de la imagen de la Dolorosa titular de la hermandad, la Virgen de la Esperanza, baila, canta y taconea sobre la toca de sobremanto de la imagen de Nuestra Señora de la Juncal, ha precipitado la decisión de la autoridad eclesiástica, si bien ésta ya se encontraba en proceso.

Pero el problema es el filtro, que no se aplica. Lo del Juncal es solo la punta de la lanza. La falta de control para el acceso a cargos de responsabilidad en las hermandades cada vez más, amplificado por el mal uso de las redes sociales, suscita hechos e intervenciones de esta índole. En estas, quizás sea preciso exigir (que no pedir) algo más que la partida de bautismo y un par de referencias de dudosa credibilidad. Si las hermandades, con sus rectores espirituales a la cabeza, no se esmeran en cuidar esto, ejemplos como este que fluctúan entre la sevillana guasa y el escándalo más deplorable cada vez, por desgracia, se harán más habituales.

Fuente: Youtube; usuario: PasionCofrade

 

 

  • Pepecop

    No entiendo algo… ¿Por qué obviar el nombre del prioste? Criticas su actitud, lo sacas bailando, sacas su rostro, su voz… ¿Pero su nombre no?
    ¿Es una especie de control de conciencia?
    Un absurdo. No sé…
    ¿No quieres señalar lo que estás señalando?
    ¿Por qué no identificar con nombre y apellidos aquello sobre lo que das tantos datos e imágenes?
    En este mundo capillita nuestro, no entiendo estas cosas.