La previa

José Antonio Martín Pereira | 9 de abril de 2014 a las 15:17

La búsqueda de caminos para llevar el Evangelio al hombre de hoy. Esta es la intención que todas las hermandades de la Archidiócesis tendrán presente antes de iniciar sus estaciones de penitencia en la Semana Santa que comienza este fin de semana.

Con este pretexto, la Delegación Diocesana de Hermandades y Cofradías, con su director Manuel Soria a la cabeza, ha facilitado a todas las corporaciones cofrades la oración previa, que alude directamente al mensaje del Papa Francisco. Según se destaca en esta información que se ha hecho llegar a todas las hermandades, el hermano mayor o un delegado suyo tomará la palabra tras la introducción del director espiritual y leerá lo siguiente:

«Queridos Hermanos, en estos momentos nos disponemos a realizar nuestra Estación de Penitencia. Todos, unidos en Hermandad, daremos público testimonio de nuestra fe en Jesucristo y de nuestra pertenencia a la Iglesia católica. Cada año, las hermandades y cofradías de la Archidiócesis de Sevilla se unen en la oración al Señor con una intención común. En este año de 2014, ofrecemos las estaciones de penitencia para que la iglesia, conforme a los deseos del Papa francisco, encuentre nuevos caminos para llevar el anuncio y la alegría del Evangelio al hombre de hoy».

 

Vivamos con hondura la Semana Santa

En un mismo orden, el pasado domingo monseñor Juan José Asenjo, arzobispo de Sevilla, manifestaba en su última carta pastoral que «el único protagonismo corresponde a la cruz de nuestro Señor Jesucristo». De este modo, nos invita a contemplarla, mirarla y meditar entorno a ella en los días que se avecinan. «En la contemplación del árbol de la cruz descubriréis la hondura del misterio que celebramos y aprenderéis hermosas lecciones que nos señalan el estilo de lo que debe ser nuestra vida. Yo os invito a descubrir en esta Semana Santa las motivaciones profundas del drama de la Pasión de Jesús».

Insiste monseñor en su texto en que no será posible hallar el verdadero valor de la Semana Santa «sin un clima de silencio, de mortificación, de oración cálida e intensa y de participación activa y gozosa primero en la liturgia y después en las manifestaciones de la piedad popular. Sólo así viviremos con autenticidad el Misterio Pascual que recrea, renueva y transforma nuestras vidas».

Los comentarios están cerrados.