La primera llamada

José Antonio Martín Pereira | 1 de enero de 2015 a las 12:04

La Basílica, que es la casa de Dios, se llenará de hermanos y devotos venciendo a la pereza y resaca propias del primer día del año. Y así será durante el resto de jornadas previas a la Epifanía, porque el Dios de rostro sevillano emite su primera llamada y la tradición marcada por la fe de su pueblo responderá sin distinciones.

El Quinario del Señor es en sí mismo un bien espiritual, en el cual la Epifanía se identifica con la Salvación y la Palabra con el camino. Es, además, el un desafío directo a aquellos horizontes a los que únicamente les basta con escenificaciones superfluas fundamentadas en una intensa Semana que acontecerá allá por el mes de abril. La cruz de guía que echa pie a tierra hoy solo sigue el camino de la liturgia, acercando nuestro espíritu a la Bondad y Misericordia de Aquel que en Sevilla sirve como termómetro perfecto a la hora de medir la temperatura interior con la que los fieles se acercan a Dios. Génesis del sevillano credo, Señor del Gran Poder.

quinario gran poder

Los comentarios están cerrados.