El Muñidor » Archivo » La intemporalidad

La intemporalidad

José Antonio Martín Pereira | 23 de enero de 2015 a las 12:26

Enero avivó la hojarasca que yace circunscrita en cada uno de los rincones de la plaza que da nombre al barrio. Frescor intenso de brumas mañaneras. Días que caminan redactando los últimos capítulos de la primera etapa del almanaque. Apenas celebrábamos su Nacimiento, cuando ahora el horizonte acerca parsimoniosamente la Pasión, Muerte y Resurrección que año tras año suponen el perfecto equilibrio en la respiración de la ciudad.

Y cada viernes un oasis, un desafío a la ciencia que en sí misma constituye el ejercicio personal de la fe, como si la historia se repitiera en cada una de sus formas con independencia de sus actores. La catequesis mejor escrita la componen madres que caminan con sus hijos; grupos de señoras con sus manos ocupadas entre claveles y bolsas; aquel señor que hoy disfruta de una vida exenta de preocupaciones; el estudiante recién salido de clases en la facultad; el abuelo que empuja el carrito de su nieto; o varios turistas despistados. Desde el último banco, bajo la inmensa bóveda basilical, cinco siglos después de su hechura seguimos siendo testigos de la intemporalidad del Gran Poder.

Gran Poder

Los comentarios están cerrados.