Jueves Santo 2015: memorias

José Antonio Martín Pereira | 3 de abril de 2015 a las 13:04

El Jueves Santo evoca cada año esa Semana Santa inculcada, la que recogen los libros y adquiere continuidad hasta bien entrada la noche del Viernes Santo. Cofradías de marcado sello y fina puesta en escena las cuales, atendiendo a la tónica de los presentes días, no se libraron del intenso calor de media tarde, si bien a la caída de la noche la sensación térmica que se experimentaba era francamente agradable. Como agradable fue el transitar de estas cofradías, ante esa reducción de público propia de los que esperan a la Madrugá y que permitió a los presentes admirar todos y cada uno de los detalles. Al Jueves Santo ni le falta ni le sobra, está en su justa medida y es en sí mismo una recreación de buen gusto. Lo de las mantillas, eso sí, da para escribir una tesis en cuanto a lo que en su concepción fueron y en la desfachatez generalizada a la que se han visto avocadas.

Jueves Santo Sevilla 2015

Los comentarios están cerrados.