El Muñidor » Archivo » ¿Vacaciones con o sin Él?

¿Vacaciones con o sin Él?

José Antonio Martín Pereira | 2 de agosto de 2015 a las 12:42

En el intermedio veraniego que determina el cambio en la hoja del almanaque, inmersos en ese breve paréntesis en el que se cruzan los que van con quienes vuelven, y a tenor del panorama social que nos envuelve a todos, cabe preguntarnos cómo de grande es la distancia que guardamos con Dios en estas jornadas de tardes alargadas y calurosas noches.

De este modo y por mucho que, por causas naturales relacionadas con la crisis económica, el concepto vacacional haya variado para muchas personas y no puedan disfrutar de unas vacaciones como otras veces las habían tenido, lo cierto es que culturalmente asociamos el verano al tiempo de descanso, de tal manera que con viajes o sin viajes lo irrefutable es que caminamos sobre un tiempo de ocio que, sin embargo, no puede ser sinónimo de abandono de Dios.

Pero ese peligro existe, e inconscientemente podemos caer en vivir la longitud del verano en ausencia de Dios, aparcando la fe cristiana para los días ordinarios como si el desarrollo de la misma se tratara de algo más en medio de la vorágine de cosas que ocupan nuestra mente en otras etapas del año. Pensar en el verano como una especie de balsa a la que le cabe todo tipo de olvido es un lujo que como cristianos no podemos ni debemos permitirnos, máxime cuando un leve ejercicio de reflexión puede encontrarse a golpe de click, en una de las numerosas aplicaciones que nos permiten mantener el seguimiento de las lecturas diarias. Además, si en tiempo vacacional contamos con más tiempo libre no es poco cierto que, por eso mismo, deberíamos estar más dispuestos a acordarnos más de Dios mediante la oración, o visitándole en la piel de un enfermo, o simplemente acudiendo al Sagrario de la localidad de paso. En cada uno de nosotros queda…

evangelizo.com

Captura de pantalla de la App móvil Evangelizo

Los comentarios están cerrados.