Martes Santo 2016: memorias

José Antonio Martín Pereira | 23 de marzo de 2016 a las 11:55

La moneda al viento que el Domingo de Ramos fue cara, ayer salió cruz. Con un escenario meteorológico similar o muy parecido, el Martes Santo derivó en una jornada aciaga conforme se iban sucediendo acontecimientos. Las cofradías del Dulce Nombre y la Candelaria fueron las únicas que alcanzaron el dintel de la Puerta de los Palos.

El Cerro abrió la jornada a pleno sol, sin que nada hiciera presagiar el cambio de rumbo que tomaría la tarde. De este modo el cielo plomizo y algunas gotas obligaron a la cofradía a guarecerse en el interior del templo metropolitano, si bien el paso de palio hizo previamente escala en el Rectorado ante la probabilidad de que el chubasco fuese a más. Los pasos permanecen en el interior de la Catedral, ya que el regreso estimado por la cofradía fue frustrado por un fuerte aguacero. Aguacero, entorno a las seis de la tarde, que provocó que San Esteban se apresurara para entrar en la Anunciación (desde donde volverían poco después de las ocho de la tarde), mientras que San Benito (que no había puesto en la calle su paso de palio) y Los Javieres regresaban sobre sus pies bajo una importante manta de agua. Previamente la cofradía de Los Estudiantes había decidido suspender su estación de penitencia, tal y como haría la de Santa Cruz horas después. El Martes Santo se resolvió en la inmensa bulla que acompañó a las dos hermandades que discurrieron por el centro de la ciudad hasta bien entrada la madrugada.

Dolores Cerro

Los comentarios están cerrados.