Alegato de reflejos

José Antonio Martín Pereira | 31 de octubre de 2016 a las 12:23

Alegato de reflejos acompasados. La tarde expone sus últimos intervalos entre el atronador equilibrio que le prestan las dos orillas cuando el otoño, singular en sus dominios, ha llegado para vestir a la ciudad con nuevas telas. Es como si el tiempo quisiera detenerse ahí, en la sencillez del momento, para arrebatar la perspectiva y conservarla para siempre.

Sevilla_Triana

Los comentarios están cerrados.