Archivos para el tag ‘aclaración’

Aclarando

José Antonio Martín Pereira | 15 de marzo de 2011 a las 15:09

Seguramente, estimados lectores, en la mañana de hoy esperaban encontrarse en el presente lugar virtual alguna referencia, más o menos breve, al Vía Crucis de las Cofradías celebrado en la tarde-noche de ayer. La actualidad manda, pero como entenderán El Muñidor no tiene la obligación de informar, sino que libremente dedica sus líneas a emitir pensamientos propios en voz alta, intentando precisamente esquivar las ramas de la cotidianidad, motivándoles a regresar, y alejado por completo del vulgar sensacionalismo. Solventando posibles dudas, quisiera añadirles algo por responsabilidad intrínseca: el aprovechamiento económico generado a partir de este Blog es cero. Quede claro.

Ésa breve introducción me va a servir, si ustedes me lo permiten, para encauzar la respuesta a los valientes amparados en pseudónimos de la cobardía que divagan por la dilatada Red que es Internet. Permítanme adicionar otro apunte, dado el conocimiento adquirido en los años que un servidor lleva conviviendo con Sevilla, que tiene que ver con los peculiares paradigmas que aquí se cuecen, por supuesto extrapolados a la órbita cofradiera. Sevilla es una plaza complicada para torear, sea dentro del ámbito que sea. Simplemente pregunto, ¿qué esperan encontrar en un Blog de temática cofrade? ¿Conciben la crítica a Cristo o a la Santa Iglesia como medio de actuación? Aquí, ni que decir tiene, no hallarán eso. Prefiero soportar críticas cobardes antes que achantarme por defender la Fe y los valores en los que creo. Por cierto, si está apuntando (particularizo a los cobardes) con la escopeta cargada del comentario fácil escudado en una libertad mal utilizada, absténgase, la manifestada desvergüenza implica que la moderación de comentarios abrace el límite, es decir, se cierre la veda (al menos) en esta entrada.

Obviamente quien dedica (tristemente) su tiempo a vituperar irracionalmente a través del tecleo detrás de una pantalla se identifica por sí mismo, sin necesidad de añadir paliativos. Contestar con clase también es una virtud, y eso parece no estar al alcance de todos. Reitero cualquiera de las palabras anteriores acogiendo mi defensa al derecho personal para tratar de ofrecerles mensajes en consonancia a la Palabra, puesto que aquí no escribe un cofrade sino que lo hace un católico convencido de que la mejor forma de reportar beneficios a la sociedad en la que vivimos pasa por seguir a Cristo.

He dicho.