Archivos para el tag ‘actos’

Asimetría y desproporción

José Antonio Martín Pereira | 25 de marzo de 2019 a las 12:13

Venimos incorporando a la normalidad, el hecho de que cada vez con más frecuencia los cultos de las hermandades, y no digamos ya en las misas ordinarias, han tomado por característica general la escasa participación de fieles y hermanos.

Es ésta una realidad fuera de toda duda, que sin embargo contrasta con la nueva “Edad Dorada” que de puertas afuera parecen vivir las cofradías, aupada en Cuaresma por medio de la proliferación de cultos y actos de toda índole que roza, en algunos casos, lo absurdo.

Y no precisamente por ese porcentaje de “cofradías piratas” (que surgen y se desarrollan al margen de la Iglesia por irreal que esto parezca), crecientes en número y forma año tras año, sino también y principalmente por la superabundancia en cuanto a la cartelería, pregones, exposiciones, exaltaciones, traslados, conciertos o Vía Crucis que durante el período de Cuaresma (aunque no exclusivamente) desangran lo sustancial de un invento, la Semana Santa, que está por ver hasta dónde da de sí.

Claro que aquí hablamos de una verdad meridiana, ya que dicha desproporción dista en buen grado del estricto anonimato de la Eucaristía de los domingos o la vida diaria de hermandad, e igualmente no se corresponde con la realidad de otras localidades o regiones cercanas, en las cuales la repercusión de las hermandades y cofradías como enlaces identitarios ha decaído fruto de las actuales corrientes de pensamiento.

Es, por tanto, ese desequilibrio o asimetría una de las asignaturas pendientes, pues no sabemos en qué momento la balanza se inclinará sin retorno hacia lo banal y accesorio, de ahí que como cofrades, pero más bien como cristianos, debemos colocar a la Semana Santa por encima de una se­ma­na cul­tu­ral o una se­ma­na al ser­vi­cio del atrac­ti­vo tu­rís­ti­co, sino como una se­mana de de­mos­tra­ción y tes­ti­mo­nio de nues­tra fe. Tal vez aplicando este ejercicio durante el resto de los días del año obtengamos mejores frutos.

Nazarenos_valle_semana_santa_sevilla

Sólo si hay imágenes

José Antonio Martín Pereira | 6 de marzo de 2017 a las 11:12

Llegó la Cuaresma, y con ella la multiplicación de los actos y eventos públicos que desarrollan las distintas hermandades de la ciudad. El volumen es tal, que casi podría decirse que el calendario está saturado, que no hay hueco para más. Aún así cada año observamos como se incorporan nuevos episodios, incluso por parte de furtivas corporaciones alejadas a la Iglesia, exprimiendo más si cabe un invento el cual queda por ver hasta dónde es capaz de dar de sí.

Sin embargo, donde no se manifiesta una evolución es en aquello que tiene que ver con lo relativo al consumo de ese almanaque cofrade (entiéndase la expresión). Esto se refrenda perfectamente en la celebración de traslados y Vía Crucis, sólo si hay imágenes de por medio la realidad desbanca cualquier tipo de expectativas, y resulta sencillo concretar ejemplos donde el desborde de público se palpa con nitidez. De otro lado, piadosos actos como el Vía Crucis de la Pía Unión, donde el ejercicio penitencial halla su sentido idóneo entre el marco incomparable en el que tiene lugar y el distinguido público que acude al mismo.

Ocurre algo parecido si atendemos a las celebraciones eucarísticas. Falta gente joven, relevo para los que algún día no estarán. Ni siquiera en funciones principales de instituto los hermanos llenan sus templos. En el fondo ésta es la cuestión esencial a la hora de diagnosticar los graves problemas que rodean al ámbito de las cofradías, y es que con mantener la religiosidad popular no basta, se necesita formación y vocación cristiana. Tal vez la Cuaresma ofrezca mucho y muy variado, pero hay que profundizar y aspirar a llegar más lejos, probablemente no baste con rebosar empedrados con someros traslados (aunque vayan acompañados de música) sino que sea necesario estar abiertos a dar algo más de nosotros mismos. Oportunidades quedan…

Traslado-Caidas-Virgen-Esperanza-Triana_1082902345_62430307_1011x569

Traslado de los Titulares de la Esperanza de Triana a Santa Ana. Foto: Diario de Sevilla

Cuarto domingo

José Antonio Martín Pereira | 3 de abril de 2011 a las 12:09

Abrileño y remangado. El cuarto domingo viene precedido de una nueva hoja de almanaque simplificada en cinco letras: Valle. Cinco también las lágrimas, cientos los besos envolviendo gastada mano. Reducto de sobriedad eternizado por la Sevilla academicista. Voluminosa nube de incienso difuminando el camino abierto al encuentro de lo añejo. Marzo desapareció autorizando brotes de magnificencia rosácea entre el atrevido centelleo de una plata codiciosa por reflejar las últimas luces del Jueves Santo. La tristeza permuta sus dominios, se impone la serenidad.

Mientras tanto, la ciudad que espera moderadamente intranquila culmina las hechuras de su nuevo ropaje. Función Principal en honor de las dos Esperanzas y pluralidad de actos y cultos en diferentes rincones: Cena, Paz, Estrella, Gitanos, Siete Palabras, Montserrat, Baratillo, Santo Entierro, Hiniesta, Resurrección y San Bernardo. Si los tres primeros fueron intensos, el cuarto domingo cuaresmal emerge como preámbulo anticipado a unas puertas listas para despachar albos capirotes a media tarde. Restan dos semanas.

http://blogs.grupojoly.com/munidor/

Foto: MM