Archivos para el tag ‘AEMET’

El tiempo para la Semana Santa 2015: escenario idílico

José Antonio Martín Pereira | 27 de marzo de 2015 a las 10:21

La atmósfera y sus componentes son un clásico de la fecha. La Semana Santa, en Sevilla como en prácticamente el resto de España, adquiere cada año un papel emocional superlativo pero también actúa en sí misma como generador económico de cara al turismo. Climatológicamente hablando nos hallamos ante la más estable de los últimos tiempos, ya que las tendencias que se observaban a lo largo de los días previos más que complicarse han ido reforzando esa situación de calma en consecuencia a las altas presiones situadas en torno al archipiélago de las Azores.

Escenario idílico en el que convergen todos los modelos y predicciones, que ha dotado de tranquilidad a las jornadas pretéritas, circunstancia a la que el cofrade está poco acostumbrado, y que invita a pensar (con relativa cautela de cara a los días finales) que viviremos una Semana Santa con riesgo nulo de lluvias y ambiente bastante caluroso. Ni siquiera parece que será necesario aclarar tecnicismos ni desgranar panoramas aún a expensas, eso sí, de que a muchos capillitas frustrados por la poca imaginación se les olvide refrescar conceptos de los que sólo se autodeterminan expertos conocedores durante un par de semanas al año (eso que nos ahorramos). Queda abierta pues la puerta del gozo…

previsión Semana Santa AEMET

Fuente captura: AEMET

El tiempo para la Semana Santa: entre el sensacionalismo y el desconocimiento

José Antonio Martín Pereira | 12 de marzo de 2015 a las 12:07

Si es usted aficionado a la meteorología, ha estudiado alguna de sus ramas o se dedica profesionalmente al ejercicio de la misma (de manera directa o a través de alguna de sus variables) será de los que hierve la sangre al observar la vulgarización a la que es sometida dicha ciencia conforme se va acercando la Semana de Pasión. En Sevilla levante una piedra en estos días y de ella seguro que saldrá un meteorólogo.

Al fin y al cabo el cofrade contemporáneo es muy dado a alimentarse del morbo morado, y existen especialistas a la hora de aprovecharse de esa circunstancia. También entra en juego el turismo, que en Andalucía es fuente de riqueza que toma nutrientes de su extendida diversidad cultural. De este modo titulares sensacionalistas del tipo «El buen tiempo será el predominante durante la próxima Semana Santa», publicado a 18 días de la celebración socio-religiosa y basados en un estudio de precipitación durante la Semana Santa (en este caso para la vecina ciudad de Málaga), atendiendo a los datos recopilados durante 72 años por AEMET, dejan en palpable evidencia la desconsideración a la que es sometida la ciencia que moldeara Aristóteles.

Peor aún es creerse virtuoso en la materia descargando, y lo que es peor difundiendo, las previsiones automáticas que generan Webs como Accuweather o ElTiempo, cuya validez a estas alturas (17 días vista) deja mucho que desear. A eso habría que sumar las innumerables confusiones terminológicas, propias de una disciplina compleja que requiere de cierta base a la hora de ser interpretada. La búsqueda de visitas en los blogs y portales cofradieros roza el esperpento, y suple de paso la descarada falta de ideas.

La conclusión es clara: toca esperar; y en el caso de querer aproximarse al tiempo para la Semana Santa 2015 a día de hoy sólo cabe hablar de tendencias, siempre consultando fuentes idóneas. Todo lo que sea salir de ahí ya se sabe, es confundir gratuitamente.

Jesus Despojado lluvia

Semana Santa 2014: el tiempo (II)

José Antonio Martín Pereira | 7 de abril de 2014 a las 12:16

Entramos en la semana previa a la Semana Santa, y es precisamente esa cercanía la que juega en favor de la precisión de los modelos, si bien aún es relativamente pronto para definir con exactitud más allá del Viernes de Dolores. No obstante, los principales modelos de consulta coinciden en dar mayor estabilidad al comienzo de la Semana Santa, si bien habrá que estar atentos a como incide la evolución de estos propios días de altas temperaturas sobre la Semana de nuestro interés.

En este sentido, el panorama hasta el Viernes de Dolores parece claro en el suroeste peninsular, ya que la baja térmica instalada en el norte de África se traduciría en vientos predominantemente secos y estabilidad en dicha zona. .Del mismo modo, masas de aire frío dominan los niveles altos en gran parte de la Península y solo se esperan tormentas en aquellas zonas donde además tuvieran lugar advecciones cargadas de importante humedad.

Este escenario a día de hoy prevé una primera parte de la Semana Santa tranquila en Sevilla, dominada por esa dorsal que llegaría desde el oeste y que provocaría temperaturas superiores a los 25ºC. Lo que pase después, es decir a partir del Miércoles Santo, dependerá de la evolución de esa masa de aire frío que no es muy potente pero si muy grande y que se descolgará en el entorno de las Islas Canarias. Si el chorro la engulle, podría acercarse en forma de vaguada generando incertidumbre en forma de chubascos intermitentes de cierta intensidad.

12

No obstante, para determinar lo que ocurrirá a partir del Miércoles Santo aún es un poco precipitado. Circunstancia parecida se vislumbraba hace unas jornadas para el Domingo de Ramos y conforme nos hemos ido acercando en el tiempo y por tanto ganando fiabilidad, ésa inestabilidad ha ido desapareciendo, por lo que la tendencia para el resto de la Semana podría ser la misma. Por último, resaltar que desde la AEMET ya alcanzan con sus pronósticos al Domingo de Ramos, dicho lo cual habrá que permanecer atentos a sus referencias.

el tiempo semana santa 2014

Si lloviera…

José Antonio Martín Pereira | 14 de febrero de 2013 a las 13:33

La tónica general es de alarmismo. Se respira cierto run run a medida que los días avanzan, la cita se acerca y los partes meteorológicos siguen mostrando imprecisiones cada vez más irreales. La ventaja sobre la primavera, es que ahora el grado de certeza de los pronósticos es bastante más alto, lo cual se supone contribuirá en el acierto de la siempre difícil toma de decisiones.

A pesar de las lagunas que se han venido sucediendo en la configuración del acto previsto para el próximo domingo, vulgo Vía Crucis de la Fe, llegada la previa, y a tenor de la ilusión que derraman la mayoría de los integrantes de las hermandades que participarán en el mismo, extendida en mayor o menor medida sobre buena parte de los cofrades, ciertamente sería una pena que la meteorología irrumpiera en escena.

Sin embargo, no cabe duda, tal vez la presencia del líquido elemento, de producirse (aunque no lo esperemos) se convirtiera en la mayor aliada de la espiritualidad del acto. Como es sabido, el rezo de las estaciones en el interior de las naves catedralicias no se suspendería, y es de imaginar que los templos en los que se alojan las cofradías participantes permanecerían abiertos a la oración durante toda la jornada. Suena descabellado, pero la lluvia no debe alterar el verdadero sentido litúrgico del piadoso encuentro de fieles. Al final, después de dos largos meses de organización sujetos a mil historias, todo parece indicar que serán los factores incontrolados los que decidan.

¿Afectarán los recortes en la AEMET?

José Antonio Martín Pereira | 20 de enero de 2013 a las 12:52

Más pronto que tarde se escribirán páginas de infundados pronósticos meteorológicos para Semana Santa. Comenzará, pues, a completarse de teorías el esquema de alertas que cada año configuran los gurús de turno en la materia, pseudo-aprendices de la ciencia, poco o nada correspondido a los efectos. Al final, será la propia variabilidad de la primavera la que dictamine sus pautas, certificando que cuanto más cercanas al suceso las previsiones, mejor.

No obstante, ciñéndonos a los predicciones del organismo oficial dedicado a estos menesteres en España, la Agencia Estatal de Meteorología, se da la circunstancia de que este año los recortes en sus servicios podrían alterar (en caso de proceder) el uso que las cofradías hacen de los mismos cuando la Semana Santa se plantea incierta en lo que a la meteorología respecta.

Por el momento, la limitación de algunas de las prestaciones públicas que hasta ahora prestaba dicho organismo, desde el pasado mes de noviembre, llega a consecuencia de la reducción del presupuesto de la Agencia en 40 millones en los últimos dos años, de ahí la necesidad, refrendada por aquel entonces por su presidente, Daniel Cano Villaverde, de generar productos que les permitan atraer ingresos y, de esta forma, «salir más baratos a los españoles».

En este sentido, vayamos a lo que verdaderamente nos pueda interesar en cuanto al papel que juega la Agencia Estatal en las cofradías cuando se precisa de sus servicios, atendiendo a los Presupuestos Generales del Estado para este 2013. Por consiguiente, en lo referente a este organismo para el presente curso, el presupuesto de ingresos y gastos asciende a un importe total de 82.692.560 euros, lo que supone una nueva reducción presupuestaria por un importe total de 4.633.020 euros, con una disminución del 5,31% respecto al presupuesto de AEMET del año 2012, que a su vez fue recortado en un espectacular 28,89%. Con ello, el recorte presupuestario acumulado en estos dos últimos años para la Agencia Estatal de Meteorología es de un 32,66%, o en millones de euros, una pérdida presupuestaria de 40.103.960 euros. Sintomáticas son la reducción del 2% en gastos de personal, así como la creación de una nueva tasa por prestaciones patrimoniales públicas por servicios meteorológicos prestados en los aeropuertos gestionados por AENA Aeropuertos por importe de 10.000.000 de euros. Esto último cobra especial interés, teniendo en cuenta que gran parte de las consultas que realizan las cofradías cuando surge, se dirigen al Aeropuerto de San Pablo directamente.

En definitiva, y sin intención de crear inquietudes, se da la circunstancia de que tal vez para la Semana Santa venidera sean necesarias alternativas oficiales en lo relativo a las previsiones del tiempo, dadas las reducciones en el organismo oficial anteriormente esbozadas. Lo mejor, eso sí, será no tener que recurrir a ello.