Archivos para el tag ‘conciencia’

Descontando…

José Antonio Martín Pereira | 7 de marzo de 2016 a las 11:15

La realidad es tan evidente que supera inclusive los garabatos con los que la conciencia trata de idealizar la proximidad. Más allá de oscuros lunares, que están ahí y no se deben descartar, existe un flamante tapete sobre el que parsimoniosamente se van añadiendo elementos interrelacionados entre sí, relato sin palabras del letargo que desvanece al encuentro del tiempo nuevo. Al camino le resta poco, el reloj sigue descontando…

palcos_semana_santa

¿Es verdad que abrimos paso?

José Antonio Martín Pereira | 17 de marzo de 2012 a las 13:12

El tiempo litúrgico presente borda las postrimerías de su intervalo con distinto hilo según cada hogar, porque si para algunos éste se alza como un período de gozo, para otros sin embargo la condena diaria, expuesta en un sinfín de estados, no obra más que a mirar qué será de su existencia en apenas un rato.

Sevilla, es cierto, ha transformado su intensidad a la espera de consumar el eterno milagro de cada primavera, y son muchos los emplazamientos en los que la luz, el aroma y el color responden en las manos del Cristo o la Virgen a los que se tributa culto. No obstante, la amenaza de lo anodino también aguarda sobre cada templo, venablo bajo el brazo, para asestar un nuevo tajo sobre los movedizos sostenes que equilibran la Fe.

¿Es verdad abrimos paso a Cristo durante la Cuaresma, o por el contrario este Tiempo se agota sin que removamos la conciencia? Dejó escrito el añorado Pontífice Juan Pablo II, hoy reconocido Venerable por la Santa Iglesia Católica, en el que a la postre significaría el último de los mensajes de Cuaresma, que la palabra penitencia se repite en muchas páginas de la Sagrada Escritura, resuena en la boca de tantos profetas y, en fin, de modo particularmente elocuente, en la boca del mismo Jesucristo: «Arrepentios, porque el reino de los cielos está cerca» (Mt. 3,2). A partir de ahí, y ahora que solo dos domingos separan el final del trayecto, que cada cual resuelva sus propias conclusiones…