El Muñidor » Crisis

Archivos para el tag ‘Crisis’

La Iglesia en tiempos del coronavirus

José Antonio Martín Pereira | 31 de marzo de 2020 a las 13:46

Inmersos como vivimos ante uno de los mayores desafíos a los que se ha enfrentado el ser humano en los últimos tiempos. Una pandemia de lejanos precedentes que amenaza con tumbar los pilares de la sostenibilidad para las sociedades presentes, y que desde luego va a cambiar nuestra percepción de cara al futuro.

Y en este contexto los templos guardan silencio entre sus muros y bóvedas, contrapunto a una Iglesia que habla en voz alta, lanzando mensajes de caridad y confraternización que nos ayuden a superar los efectos de este panorama.

Así la Iglesia católica es, junto a muchos Estados, la institución más capilar y más encarnada en la realidad de las diferentes naciones. Es evidente, asimismo, que el Papa Francisco está preocupado por la actitud que debe imprimir a la institución eclesial. Por un lado, cierra el Vaticano y se recluye como cualquier ciudadano y, por el otro, sale a la calle y visita al Cristo de los Milagros y a la Virgen de la Salud, para contagiar esperanza. Por un lado, apoya las decisiones de las autoridades y, por otro, dice a sus curas que no se encierren, que salgan a las calles a acompañar y consolar a la gente.

En Italia, uno de los países mayormente golpeados por el coronavirus, la Iglesia eleva diversas iniciativas para ayudar y sostener a la población ante esta pandemia. Una de ellas proviene de la Asociación de Hospitalidad Religiosa Italiana, que informa que las estructuras e instalaciones de hospitalidad permanecerán abiertas para acoger a quienes necesitan desplazarse por motivos de trabajo, salud o emergencia.

Por su parte los Obispos de la Conferencia Episcopal Húngara escriben en un comunicado que, “el período de la epidemia pone de manifiesto nuestra fragilidad y el hecho de que debemos proteger nuestra propia vida y la de los demás. Con nuestras oraciones y ejemplo fortalecemos nuestra confianza en Dios y en los demás. Practiquemos la magnanimidad y prestemos especial atención a los demás en esta situación, especialmente a nuestros próximos enfermos y ancianos. Respetuosamente pedimos a nuestros hermanos sacerdotes y sacerdotes ancianos que presten especial atención a su propia salud en la situación actual”.

La España la Iglesia también se moviliza ante la emergencia sanitaria y las consecuencias sociales de la pandemia del Covid-19 y pone en marcha todos sus recursos para ofrecer servicio, acompañamiento, ayuda y oración a todos los afectados y a toda la sociedad. El objetivo es: servir al bien común, y éste proviene de acompañar a enfermos en hospitales hasta coser mascarillas.

De este modo se suceden cientos de iniciativas de la Iglesia en las diócesis enfocadas a atender necesidades de todo tipo. Así algunas han ofrecido los edificios de los seminarios, casas de espiritualidad y otros para que las autoridades sanitarias puedan utilizarlos en caso de que sea necesario por el número de contagiados.

Otras diócesis han creado un servicio de acompañamiento telefónico psicológico para ancianos, personas solas, enfermos o para aquellos quienes hayan perdido a algún familiar por la pandemia. Además, también ofrecen servicios de entrega de alimentos para familias sin recursos y comedores sociales con medidas de seguridad.

En tiempos de coronavirus, la Iglesia está volviendo a dejarnos un mensaje de solidaridad y oración con los que sufren, de compromiso ante la adversidad.

1362765_1Foto: Diariodecordoba.com

La Archidiócesis de Sevilla

- Seminario para acoger a las víctimas de la pandemia. La diócesis ha ofrecido las instalaciones del Seminario de Sevilla para acoger a los enfermos víctimas de la epidemia del coronavirus.

- 300.000 euros para material sanitario. El arzobispado de Sevilla ha ofrecido la cantidad de 300.000 euros para la adquisición de material sanitario. Un tercio de esta cantidad procede de la Administración diocesana; otro tercio del Cabildo Catedral, y el tercero del Fondo Diocesano de Cáritas.

- Cartas para acompañar a los presos. Dado que la situación de confinamiento impide a familiares y amigos visitar los centros de reclusión, la Delegación diocesana de Pastoral Penitenciaria de Sevilla propone hacer llegar cartas a los reclusos, con mensajes y demostraciones de apoyo y afecto, para promover así “una estrecha comunión de corazones”.

- Iniciativas cofrades para tiempos de aislamiento. Todas las cofradías están realizando actividades asistenciales y solidarias con el fin de atender las necesidades de las personas de la cofradía y de quienes viven en su entorno.

- Acompañamiento a jóvenes. La Delegación de Pastoral Juvenil ofrece actividades para jóvenes con el lema #EstoyContigo. Se busca que todos los usuarios se sientan acompañados y se crea un contenedor de recursos dedicados principalmente a alimentar su espíritu (formación, ocio, solidaridad y profundización de la fe.

Otro incendio puede salpicarnos

José Antonio Martín Pereira | 15 de julio de 2012 a las 12:37

Uno de tantos como se cuecen en los últimos tiempos, consecuencia de circunstancias confluyentes: Crisis y pérdida de identidad nacional. Por cierto, identidad que solo saca el paracaídas de la mano del deporte, con el fútbol y la selección a la cabeza, puesto que para el resto de acciones, tirando de hemeroteca, podría decirse pasa prácticamente inadvertida. De este modo, a la vista de los designios marcados por una brújula carente de rumbo, cualquier indicio de alteración siempre reserva alguna medida en la recámara para salpicar a la fe.

Dice así el penúltimo párrafo del texto emitido por la AUME (Asociación Unificada de militares Españoles) con fecha 13 de julio, en el que exponen su desaprobación por los recortes del Gobierno: «AUME va a denunciar públicamente todos aquellos gastos superfluos que en el ámbito de las Fuerzas Armadas aún se continúan permitiendo. Celebraciones de patronos, aniversarios, tomas de mando, aniversario de promociones, utilización de pabellones de cargo, utilización de vehículos oficiales, despedidas de promociones, bodas de plata, juras de bandera civiles, participación en fiestas religiosas, etc., son gastos superfluos, que son radicalmente inadmisibles en la actual situación de crisis y ante la rebaja de nuestros sueldos».

Crudo es ya el porvenir…

Las cofradías, sostén de la Crisis

José Antonio Martín Pereira | 14 de julio de 2012 a las 23:21

Ni que decir tiene mencionar la manita de tizne que ha recibido el horizonte de nuestro país en la presente semana. Futuro incierto, hipotecado a los designios del binomio banca-Europa, que sin embargo algunos insisten en separar de un pasado reciente, adscrito a un apellido que responde como oficio milenario, el cual descansará en los libros de Historia, toda vez los años pasen, como una de las etapas más desastrosas desde que España es tal.

Y pese a ello, entretanto la mayor parte de la sociedad asimila sucesivos malos tragos cual desayuno diario, no faltan los empeñados en seguir maltratando la dignidad de la Iglesia exigiendo, desde posturas cargadas de odio, que los recortes a poder ser acaben con esta institución que tanto bien a cambio de nada realiza en sus labores diarias. No obstante, ése mensaje de sinrazón y despropósito, amparado en la radicalización impune consentida por el aparato legislativo, no deja de ser el mismo con la que desde hace algún tiempo determinados grupos hacen alusión al respeto, siempre bajo sus principios absolutistas.

En estas circunstancias, inmersos en una realidad que reclama a gritos un mensaje de esperanza, es momento de que las cofradías en Sevilla jueguen uno de los principales roles por los que fueron concebidas. Se determina necesario pues el máximo ahínco en pos de la solidaridad con el prójimo, dicho lo cual será preciso redoblar esfuerzos en el apartado caritativo, porque al final ya se sabe, merece infinitamente más la pena ayudar a una persona que ver concluida cualquier aspiración material destinada a incrementar patrimonios de por sí difíciles de mejorar. En definitiva hablamos de labor conjunta, porque las Hermandades son la suma de sus hermanos, y en las Diputaciones de Caridad cabemos todos.

Paralela realidad

José Antonio Martín Pereira | 29 de abril de 2012 a las 11:30

Feria (que se va) y tardes de Maestranza aparte, la perenne borrasca que ceba intenciones sobre los cimientos de España desde 2007 volvía a dejar caer un nuevo azote en la mañana del pasado viernes. Emulando al Viernes Santo, por aquello de las nubes, y manifestado con la inapelable virulencia que desprenden los números, infranqueables guadañas en la conciencia humana, la lacra del paro continua escalando peldaños en el inexacto medidor que aglutina estados de ánimo conjuntos.

En estas, Sevilla como ya es costumbre no se viste de excepción, más bien experimenta lo contrario resultado de una cifra ajena desde 1998 que viene a engrosar la tendencia al alza, en términos relativos, prácticamente identica a la media andaluza (6,5%) y algo inferior, no mucho, que la española (+6,94%).

Paralela realidad, adversidad a la que la Archidiócesis en general, y las cofradías en particular, hacen frente a diario a través de finitas bolsas de caridad que ahora incluso se determinan insuficientes. La cuestión será comprobar hasta dónde son capaces de sostener la caída estas ayudas, y qué pasará el día que verdaderamente no puedan hacerlo. Tal vez, en el escenario que el sistema financiero y la burbuja inmobiliaria han dispuesto, la Iglesia, sevillana o española, juegue ahora uno de los roles más relevantes de su historia.

Otra cara de la Cuaresma

José Antonio Martín Pereira | 5 de marzo de 2012 a las 11:14

Hoy es lunes. Sevilla, revestida de sol, deja atrás un fin de semana intenso el cual, lejos de abandonar la tónica de los días precedentes, no ha significado más que el principio de un nuevo septenario en el particular calendario de las cofradías. En San Antonio Abad la intensidad del Primitivo Nazareno, en San Lorenzo la Virgen del Dulce Nombre como testigo, y al otro lado del río una Virgen Cigarrera de incontestable hermosura y un Cachorro al que le sobran palabras y expresiones.

Sin embargo, la Cuaresma esconde realidades paralelas adscritas a la crudeza que son tremendamente difíciles de ocultar. Asquea por repetitivo todo lo que concierne a la ‘Crisis’ (entiéndase económica), pero el recrudecimiento de ésta y la falta de perspectivas actúan de marco introductorio hacia una situación cuanto menos delicada.

Por consiguiente, basta asomarse al interior de los salones parroquiales para adivinar un futuro torcido y desequilibrado, resumen del espectacular aumento en la distancia que separa a ricos y pobres en nuestro país, la mayor de la Unión Europea desde que comenzara la recesión. A este respecto, el último informe emitido por Cáritas (a finales del pasado mes de enero) y elaborado por la Fundación Foessa, bajo el título ‘Análisis y Perspectivas sobre Exlusión y Desarrollo Social’, vertía que el 22% (la media en el conjunto de la UE es del 16,4%) de los hogares españoles vive actualmente por debajo del umbral de la pobreza, afectando especialmente a aquellos sustentados por jóvenes y en los que habitan menores. Una cifra, una sola cifra, que debe servir para generar de la austeridad el compromiso cristiano en un tiempo dado, al menos a simple vista, a ponernos las pilas de cara al exterior.

La ‘Crisis’ no afecta a todos

José Antonio Martín Pereira | 30 de diciembre de 2011 a las 12:20

A las puertas de un nuevo año, los efectos de la mal llamada ‘Crisis financiera’ que azota con virulencia al planeta descifran desde hace algún tiempo un futuro próximo más que incierto y complicado. En este sentido, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, expresó en una entrevista publicada el pasado domingo en el medio francés Journal du Dimanche, que «la economía mundial está en una situación peligrosa», al mismo tiempo que llamó a los europeos a unificar su mensaje respecto a la crisis de deuda que ha estremecido al sistema financiero global.

No obstante, poco margen resta a la concienciación ciudadana ya que por la cabeza de todos ahonda la preocupación por algún familiar o amigo que lo está pasando mal, e incluso por nosotros mismos, víctimas en menor o mayor grado de la irreversible situación. De este modo, con el problema del empleo como factor fundamental a mejorar, el número de fieles que encomiendan parte de su suerte a San Judas Tadeo, reconocido por la Santa Iglesia Católica como abogado de los casos difíciles y desesperados, crece en estos días de Navidad. Así, en la Parroquia de San Antonio Abad, sita calle Alfonso XII y sede corporativa de la Hermandad de El Silencio, pueden contemplarse estampas como la presente, tomada en la tarde de ayer jueves 29 de diciembre, a modo de ejemplo fiel de que la Fe se reactiva cuando la dificultad y el pesimismo aprietan. La Crisis no afecta a todos, San Judas Tadeo acumula una buena ración de encargos.