Archivos para el tag ‘Cuaresma 2015’

¿Cambiará el modelo?

José Antonio Martín Pereira | 30 de octubre de 2015 a las 11:56

A principios de la presente semana se conocía que el Crucificado de las Cinco Llagas de la hermandad de la Trinidad será la imagen que presida el Vía Crucis que organiza el Consejo de Cofradías, en ésta que será la cuadragésimo primera edición desde que se celebra el piadoso ejercicio bajo las naves de la Santa Iglesia Catedral y que tendrá lugar el próximo 15 de febrero de 2016.

Nada más lejos la noticia más que por sorpresa lo que vino fue a confirmar las quinielas, siguiendo la tendencia de los últimos tiempos en la que el bucle gira en función a dos factores: la compensación y el carácter cíclico; ambos estrechamente conectados a la mirada al pasado, eliminando prácticamente al cien por cien la opción del factor sorpresa. Cabe citar que el Sábado Santo era la jornada que más tiempo llevaba sin ser protagonista de dicho acto, concretamente desde que en 1998 lo hiciera con el conjunto escultórico de la Piedad de Los Servitas.

La elección del Vía Crucis se ajusta de este modo nunca mejor dicho a lo políticamente correcto, y es producto de un molde al que se le va dando forma a fuego lento. Eso no quiere decir que el modelo sea ni bueno ni malo, pero lo que sí evidencia es una pérdida absoluta de interés por el desenlace ya que, filtraciones aparte, bastante antes a la designación oficial es posible intuir casi a ciencia cierta cuál será el resultado. El procedimiento a posteriori se identifica en la justificación del hermano mayor de turno respecto al redescubrimiento al que se someterá la imagen en cuestión por la Sevilla cofrade, argumento manido que, en circunstancias como la del Cristo de las Cinco Llagas (que cada Miércoles de Ceniza celebra su propio Vía Crucis) cae por su propio peso.

Con esta última designación quedarán 27 hermandades por hacerlo a los que hay que sumar las 9 de Vísperas, o lo que es lo mismo, salvo que el modelo cambe necesitaremos ver pasar más de tres décadas para contemplar estampas de devoción mayúscula entorno al Señor del Gran Poder, absoluto aglutinador del sevillano credo. Tal vez no esté de más que la oportunidad se presente mucho antes, ahora justamente que el ejercicio público de la fe está en tela de juicio no habría mayor efecto que el de reencontrar al Señor con su pueblo fuera de la Madrugá del Viernes Santo y de su Basílica.

Via Crucis Gran Poder
El Señor del Gran Poder durante el Vía Crucis de 1979/Consejo de Cofradías de Sevilla

El Silencio plantea un debate moral

José Antonio Martín Pereira | 3 de marzo de 2015 a las 11:56

La noticia saltaba a la luz en la jornada de ayer, segundo lunes de Cuaresma, de la mano de Juan Parejo para Diario de Sevilla, en relación al artículo que firman los censores de la Hermandad del Silencio,guardianes de la ortodoxia en San Antonio Abad, en el último boletín corporativo en el que instan a los hermanos a no publicar fotografías en las redes sociales vistiendo la túnica y a cara descubierta para salvaguardar el anonimato, «que es algo consustancial al hecho de vestir la túnica de los primitivos Nazarenos de Sevilla».

Desde la corporación sita en dicho templo céntrico, referencia en sus procederes para tantas otras dentro y fuera de la ciudad, buscan concienciar a sus hermanos en pos de evitar este tipo de actitudes desafortunadas cada vez más extendidas dado el uso masivo de las nuevas formas de comunicación virtual. Los censores añaden que publicar una foto de nazareno y a cara descubierta en Facebook, Twitter u otra red social, «equivale a algo así como desplazarse sin antifaz por las calles hasta San Antonio Abad», y apelan a la prudencia como vía para preservar el anonimato.

Se plantea de este modo un debate, pero no un debate de barras de bar o de tertulias con nombre propio, sino un debate que afecta directamente y sin caminos paralelos a la moralidad de cada persona que participa de la Semana Santa acompañando a sus titulares. El debate está en cada uno, sin objeciones, porque la intimidad del nazareno no puede ni debe ser vencida por otro tipo de intenciones, aunque en ocasiones éstas partan sin malicia y sin el ánimo de perjudicar a la hermandad.

Reflexionemos por un momento en el largo y sinuoso trayecto recorrido por las cofradías hasta la actualidad, y en la nueva visión aperturista con la que la iglesia presenta a diario sus credenciales al mundo, para caer en la cuenta de lo triste que resulta que una cofradía tenga que recordar este tipo de pautas a quienes visten su hábito. Obviamente las hermandades ni pueden ni aunque pudieran poseen los medios suficientes para contrarrestar y sancionar la conducta inadecuada de sus hermanos a través de Internet, pero luego que nadie se lleve las manos a la cabeza si alguna sanción tiene lugar porque el toque de atención está ahí. Al fin y al cabo la Cuaresma es tiempo de reflexión, así que esperemos que el mensaje cale con suficiente profundidad para que no tengamos que sacarlo de nuevo a la palestra.

nazareno silencio

Cinco minutos

José Antonio Martín Pereira | 26 de febrero de 2015 a las 11:41

Lleva tatuada la agenda de cultos de la semana. Admira retablos de cera como si de éstos nacieran los amaneceres. Se jacta de su habilidad para recorrer cada besapié o besamano con su cámara de fotos bajo el brazo. Suma varios meses viendo vídeos, y expone públicamente a diario la cuenta atrás hacia el Domingo de Palmas. Seguro que no han quedado inadvertidos en su conciencia los últimos movimientos en cuanto a la configuración de horarios e itinerarios. Conoce cada particularidad o nuevo estreno. Repasa cada día las marchas y sones más característicos. Devora letras moradas. Se cataloga incluso como buen cofrade, porque no pierde detalle de una Cuaresma que avanza sin demora. ¿Pero ha dedicado cinco minutos a Dios? Es posible que en esa corta delimitación del minutero se hallen multitud de respuestas.

La Cuaresma es, no cabe duda, tiempo de reencuentro con Dios en esa búsqueda de equilibrio cristiano en tantas ocasiones necesitada. Aún falta camino por recorrer, y por tanto oportunidad latente. Tal vez cinco minutos al día superen con creces los cánones presentes del cofrade capillita. Es cuestión de probar…

Nuevos trazos

José Antonio Martín Pereira | 23 de febrero de 2015 a las 12:23

Las tardes ejecutan nuevos trazos. Es como si el color se fuera instalando en pequeñas dosis, pinceladas en busca de lo sempiterno que fluyen alrededor del recuerdo más preciado. Una lenta metamorfosis se abre paso, y los forjados que hacen ricas a las plazuelas de la ciudad son testigos de ése hado expirante de un invierno que presenta palpables amagos de despedida. En breve todo estará dispuesto…

Plaza de Molviedro Sevilla