Archivos para el tag ‘DiariodeSevilla’

Por siempre

José Antonio Martín Pereira | 7 de mayo de 2013 a las 11:53

«Solo espero nunca perder de vista una cosa: que todo empezó por un ratón». Me va a permitir que utilice esta frase del mítico creador Walt Disney, aplicada eso sí en otro contexto, ya que ni el ratón es el mismo, ni tampoco es el único, le acompañan como compañeros de viaje el teclado y la pantalla, para emitir unas líneas de gratitud en relación a lo que este medio de comunicación, el Blog, lleva generando sobre un servidor desde hace algo más de dos años.

Sirva de especial motivo, el reconocimiento de los miembros del jurado designado por el equipo de Blogosur para la III Edición de los Premios a los mejores blogs y tuiteros de Sevilla, que tuvieron a bien resaltar la cuenta de Twitter (@Elmunidor) de este espacio de la blogosfera sevillana, como mejor Twitter Individual en la categoría de Fiestas. Nada más lejos de la realidad, el placer ha sido tan inmenso como sorprendente, y ya se aloja en la sección de estímulos con destino nuevos horizontes.

No obstante, el sentimiento de correspondencia abarca mucho más. En el tiempo que El Muñidor lleva en la Red, cuantificando más de 480 artículos (que se dicen pronto), muchas han sido las personas a las que he tenido acceso a conocer, algunas de ella hoy día grandes amigos, innumerables los momentos en lo que a la participación íntima de las hermandades y cofradías sevillanas respecta, y fuerte, como no, la percepción de respaldo de un medio local de indudable trascendencia como es Diario de Sevilla. Todo ello, unido a la familia, a los amigos de siempre, a mi respetada y querida Hermandad del Cachorro, y a todos y cada uno de los que han dedicado algún momento a leer lo que aquí, o en las cuentas asociadas de Twitter y Facebook se publica, hacen de una jornada como la presente la idónea para emitir la mejor de las palabras: GRACIAS, por siempre.

Arenas presenta su dimisión

José Antonio Martín Pereira | 30 de octubre de 2012 a las 15:38

El día grisaceo de hoy se ha presentado de lo más atrevido en lo que a las cofradías sevillanas respecta. A esta hora, con el almuerzo por digerir, los teléfonos echan humo (esto del whatsapp facilita mucho las vías de información), y las redacciones de los principales rotativos locales no pierden detalle: Adolfo Arenas, presidente del Consejo de Cofradías (al menos por ahora), ha presentado su dimisión en el arzobispado después de que varios consejeros, repitiendo el mismo esquema al que nos tienen acostumbrados, airearan públicamente los pormenores acerca del desarrollo de la votación que el pasado sábado celebraron para designar al pregonero de la próxima Semana Santa, así como de los detalles del Vía Crucis que se celebrará el primer domingo de cuaresma de 2013.

La noticia, adelantada por Diario de Sevilla, responde a la evidente división de pareceres que existe en el degradado seno de la institución cofradiera. De producirse su aprobación por parte de la autoridad eclesiástica, nos encontraríamos ante una situación inédita, precisamente ahora que los miembros de la junta superior de la institución se encuentran trabajando en dos grandes proyectos: la reforma de los estatutos del Consejo de Cofradías, que está a la espera de su aprobación en la asamblea de hermanos mayores; y la organización del mencionado Vía Crucis, con el que la Archidiócesis de Sevilla quiere celebrar la Cuaresma de forma especial por el Año de la Fe.

Entretanto conocemos el desenlace, hay quien se atreve incluso a lanzar un nombre como sucesor al frente del órgano rector cofradiero. Solo si ello ocurre, podrán dilucidarse los primeros vientos que faciliten comandar la nave hacia el rumbo que se perdiera con la marcha de Manolo Román.

A las puertas…

José Antonio Martín Pereira | 22 de diciembre de 2011 a las 14:37

Entretanto el minutero continúa su lenta y minuciosa marcha, la ciudad que gesta amaneceres bajo la eterna mirada del Giraldillo aguarda que se obre el milagro. En estas, a punto están de unirse Antiguo y Nuevo Testamento, acabando con las sombras y dando pie al brillo que irradia la verdad de las profecías. La espera en virtud de la presencia. El Tiempo de Adviento toca su fin cual certeza escondida en el seno de María, la misma que hace unos días extendía su mano de pureza al pueblo, aquella a quien Sevilla interpreta a través del asimétrico rostro de la Macarena.

El final del Adviento trae consigo un tiempo de celebración acorde para el reencuentro afable con amigos y familiares, momento además idóneo para dar sentido a una ilusión que debe prosperar por encima de los efectos de la luz y el color, disfrutando de los que están y reservando el lugar a los que se fueron. A las puertas de la Navidad, rodeados del espíritu de las buenas intenciones que a menudo esconde su impronta durante el resto del año, algo grande se intuye y los católicos estamos en la obligación moral de dar buena cuenta de ello, evitando caer en la simpleza a la que ha sido condenada, fruto de la comercialidad, una de nuestras fiestas (junto a la Pascua y Pentecostés) más relevantes. Buena forma de hacerlo patente es la que deriva de la visita a algunos de los Belenes que durante los presentes días pueblan la ciudad. Sirva como botón de muestra el que se recrea por segundo año consecutivo en la sede de Diario de Sevilla, compuesto por unas 2000 piezas, al que en esta ocasión se ha incorporado el grupo joven de la Hermandad del Rocío de Triana, ofrececiendo la oportunidad de participar con un donativo para el desarrollo de su proyecto ‘Rebeca’, una iniciativa que colabora con niños con discapacidad psíquica.