Archivos para el tag ‘diputaciones de caridad’

Papeletas por kilos

José Antonio Martín Pereira | 2 de marzo de 2016 a las 10:52

Señal inequívoca de la cercanía de la Semana Santa, en las distintas casas de hermandad se multiplica la actividad. Corren días de reparto de papeletas de sitio, y el ir y venir de hermanos es constante. Aprovechando esta corriente, y en conmemoración de su vigésimo aniversario, desde el Banco de Alimentos de Sevilla en colaboración con las diputaciones de Caridad de las Cofradías de la capital se ha puesto en marcha la campaña: “Una Papeleta, Un kilo”.

De este modo, a través de un acto sencillo y al alcance de cualquier voluntad, la donación de un litro de leche coincidiendo con la retirada de la papeleta de sitio de cada hermano, las hermandades van a contribuir una vez más con los sevillanos que lo necesiten. Se han sumado públicamente a la causa Corporaciones como las de La Candelaria, Vera-Cruz, El Carmen, Los Negritos, La Lanzada, La Cena, Las Cigarreras, La Exaltación o Las Aguas. Así pues, que a la iniciativa la acompañe el éxito y que las papeletas se cuenten por muchos kilos de solidaridad.

Los Negritos1

Objetivo común

José Antonio Martín Pereira | 20 de diciembre de 2012 a las 15:58

Resulta sencillamente abrumadora la labor caritativa de las diferentes congregaciones cristianas de la ciudad en estos días previos a la conmemoración de la Navidad. Objetivo común, trabajo conjunto que toma cuerpo en la mezcolanza de iniciativas y proyectos encaminados a un horizonte vital y necesario, ahora que los obstáculos a los que hace frente la sociedad más lo demandan.

La Caridad entendida como la virtud teologal por la cual los cristianos amamos a Dios sobre todas las cosas y a nuestro prójimo como a nosotros mismos, y ese sentimiento nos impulsa a la solidaridad con nuestros semejantes. En estos momentos de crisis económica y de valores, los necesitados precisan ayuda material y emocional, es por ello que en la mayoría de los casos agradecen que la colaboración no se limite a entrega de bienes materiales, sino que se complemente con muestras de solidaridad y comprensión que reconforte y motive para superar la situación.

Inmersos en este escenario, extenso es el papel de las diferentes Bolsas de Caridad que sostienen las cofradías sevillanas, otrora relegadas a un segundo plano, y hoy día prioritarias en la gran mayoría de los organigramas de nuestras corporaciones. No tratan, pues, solo de ayudar económicamente al prójimo, sino que las directrices de estas diputaciones conllevan un compromiso e implicación con el necesitado hasta el punto de sentir su situación como propia para ayudarle a superarla a partir de valores cristianos.

Podrán seguir, desde los sectores radicalmente interesados, poniendo en entredicho la labor de la Iglesia. Podremos, los cofrades, mantener en relieve el gusto por la puesta en escena del culto, especialmente externo. En estas, habrá también quien no preste atención a esta inmensa labor silente, tal vez por desconocimiento, o quizás por propio desinterés. Lo que queda claro es que la Navidad, como cada uno de los días que completan el calendario, llegará a muchos hogares corroborando el buen hacer de la Iglesia y el mensaje de Jesús al mundo, expresión viva del amplio grupo de personas anónimas que aunan esfuerzos por ello.

Razón de estos tiempos

José Antonio Martín Pereira | 27 de noviembre de 2012 a las 13:19

Despidiendo un nuevo mes, y en espera de la inminente llegada de un nuevo tiempo litúrgico, las diferentes congregaciones religiosas que insuflan vida a la Archidiócesis sevillana toman posicionamiento de cara a la preparación de la Navidad, en su faceta más piadosa y caritativa. De este modo, comienzan a verse las primeras muestras de carácter público en las numerosas iniciativas propuestas, simplificadas en la recogida masiva de alimentos y juguetes.

Una de ellas es la que tiene lugar en estos días en la Parroquia de San Gonzalo, del barrio León. A la derecha de la mesa de altar, una gran cesta preside las oratorias bajo el lema Operación Kilo. La Caridad como razón de estos tiempos, y nuevamente la puesta en liza de una idea, que no es otra que la de la fuerte necesidad que la sociedad de hoy precisa de la Iglesia, por más que ésta intente ser vulnerada o sepultada por determinados colectivos. Sirva este Año de la Fe que celebramos, como revitalizante y catalizador de este tipo de acciones.