Archivos para el tag ‘El Muñidor’

De ayer a hoy: un lustro

José Antonio Martín Pereira | 17 de febrero de 2016 a las 10:40

De ayer a hoy, cinco años de trayectoria. Un lustro, el que cumple en la red el blog El Muñidor, que merece cuánto menos el reconocimiento en primera persona para muchas de las personas a las que a través de este espacio de comunicación virtual he podido conocer, y el agradecimiento a las otras tantas que aunque no se ha dado el caso fielmente se han dejado unos minutos de su vida para interesarse por lo que aquí se contaba. A los colaboradores, cada vez que hice uso de alguna de sus fotografías. A las hermandades que alguna vez me han abierto las puertas de sus casas. A Sevilla, por dejarme explorar parte de sus rincones más preciados. Y por supuesto a Diario de Sevilla, por dar cabida y permitir que el tiempo consolide este lugar desde donde escribe un católico convencido de que Cristo es el Camino, la Verdad y la Vida. Como dijo Horacio, «la palabra dicha no puede volver atrás».

¡Gracias!

LOGOTIPO 5 AÑOS

Por siempre

José Antonio Martín Pereira | 7 de mayo de 2013 a las 11:53

«Solo espero nunca perder de vista una cosa: que todo empezó por un ratón». Me va a permitir que utilice esta frase del mítico creador Walt Disney, aplicada eso sí en otro contexto, ya que ni el ratón es el mismo, ni tampoco es el único, le acompañan como compañeros de viaje el teclado y la pantalla, para emitir unas líneas de gratitud en relación a lo que este medio de comunicación, el Blog, lleva generando sobre un servidor desde hace algo más de dos años.

Sirva de especial motivo, el reconocimiento de los miembros del jurado designado por el equipo de Blogosur para la III Edición de los Premios a los mejores blogs y tuiteros de Sevilla, que tuvieron a bien resaltar la cuenta de Twitter (@Elmunidor) de este espacio de la blogosfera sevillana, como mejor Twitter Individual en la categoría de Fiestas. Nada más lejos de la realidad, el placer ha sido tan inmenso como sorprendente, y ya se aloja en la sección de estímulos con destino nuevos horizontes.

No obstante, el sentimiento de correspondencia abarca mucho más. En el tiempo que El Muñidor lleva en la Red, cuantificando más de 480 artículos (que se dicen pronto), muchas han sido las personas a las que he tenido acceso a conocer, algunas de ella hoy día grandes amigos, innumerables los momentos en lo que a la participación íntima de las hermandades y cofradías sevillanas respecta, y fuerte, como no, la percepción de respaldo de un medio local de indudable trascendencia como es Diario de Sevilla. Todo ello, unido a la familia, a los amigos de siempre, a mi respetada y querida Hermandad del Cachorro, y a todos y cada uno de los que han dedicado algún momento a leer lo que aquí, o en las cuentas asociadas de Twitter y Facebook se publica, hacen de una jornada como la presente la idónea para emitir la mejor de las palabras: GRACIAS, por siempre.

El Muñidor, en su dispositivo portatil

José Antonio Martín Pereira | 25 de enero de 2013 a las 13:23

En esto de las nuevas tecnologías es sabido el dicho, renovarse o morir. Se da la circunstancia de que además, en algunos casos, nos encontramos con la persona idónea que nos invita a seguir creciendo dentro de este complejo mundo virtual.

Datos en mano, según publicaba Thomas Husson en la prestigiosa revista americana Forbes, especializada en el mundo de los negocios y finanzas, en 2012 se superó el millón de Apps dísponibles, para los más de 100 millones de tabletas y más de 1.000 millones de smartphones circulando en el mundo. Cifras mareantes, que hacen que, incluso los novatos en esto, nos veamos obligados a dar el salto e instalarnos en las nuevas opciones o posibilidades que nos ofrecen las redes.

Dicho esto, y haciendo valer la teoría que dice que hay que tener conocidos hasta en el infierno, mi amigo y compañero en el cuerpo de Diputados de la Hermandad del Cachorro, Juanma García, quien alguna vez ha cedido fotografías con el fin de enriquecer este espacio, me sorprendía ayer con una magnífica aplicación para la lectura del Blog El Muñidor en los dispositivos portátiles. En lo que a las cofradías de Sevilla respecta, la primera de este tipo, razón más que suficiente para montar unas líneas de agradecimiento público y promoción. Su uso, sencillo y cómodo, permite una magnífica visualización de los contenidos del mismo, además de la posibilidad de descargas directas, notificaciones, y otra serie de características que dejaré que sea usted, lector, quien las descubra.

Por el momento, adjunto este enlace de descarga para los dispositivos con sistema operativo Android (abrir desde el dispositivo móvil en el que se quiera instalar, manteniendo la cuenta de Gmail activa). Descargar y ejecutar (desde la carpeta descargas), a la espera de que sea de su agrado.

 

La Tertulia Cofrade ‘Blogueros de Sevilla’ cumplimentó su I Edición

José Antonio Martín Pereira | 5 de marzo de 2012 a las 22:59

En la tarde de hoy lunes 5 de marzo, correspondiente al segundo lunes de Cuaresma, ha tenido lugar la celebración de la I Tertulia Cofrade ‘Blogueros de Sevilla’, en una de las salas del Museo del Baile Flamenco, sito en la calle Manuel Rojas Marcos, muy cerca de la plaza de la Alfalfa. El evento se inició pasadas las 18:30 de la tarde y se prolongó por espacio aproximado de una hora.

La mesa de opinión estuvo moderada por José Antonio Rodríguez, y en ella participaron José Javier Comas y Manuel Romero Luque, amén de un servidor. El acto fue patrocinado por ‘Nazareno Dame un Caramelo’, Blogueros de Sevilla’ (con Pepe Santos a la cabeza) y la propia entidad acogedora, el Museo del Baile Flamenco de la capital hispalense. Asimismo, otros tantos cofrades como Joaquín Corchero, Alfonso GarcíaPablo Lastrucci también intervinieron aportando sus opiniones.

Porque «Lo que inquieta al hombre no son las cosas, sino las opiniones acerca de las cosas», (Epicteto de Frigia, Filósofo grecolatino), mi más sincero agradecimiento a todas y cada una de las personas que se dieron cita para enriquecer el buen rato.

Foto: Pablo Lastrucci

(De derecha a izquierda: José Javier Comas, Manuel Romero, José Antonio Rodríguez y José Antonio Martín)

Reemprendiendo, por Sevilla

José Antonio Martín Pereira | 24 de agosto de 2011 a las 15:50

El molde estival ha salido madrileño, qué le vamos a hacer. Esto es poco menos como aquel que se sentó en la cornisa del Aljarafe para intentar dibujar la silueta de Sevilla, y en ella olvidó colocar las dos torres de la Plaza de España, emblema de la Exposición Iberoamericana del 29 y excelso símbolo de arquitectura regionalista ubicado en las inmediaciones de uno de los pulmones de la ciudad. Claro que atendiendo a las circunstancias las diferencias son obvias, quiero decir, desde El Muñidor las miras estuvieron puestas en la visita del Pontífice, Benedicto XVI, aunque siempre tratadas desde la perspectiva de quien encomienda su fe a la mirada perdida del Cachorro.

A tenor de lo anterior, curiosamente hará un par de días, una seguidora fiel a este rincón católico-cofradiero, española ella residente en Norteamérica, vino a recordarme vía correo electrónico que ya iba siendo hora de reemprender el eje, que es Sevilla y son sus cofradías, puesto que septiembre ahora se divisa más cerca que lejos, cosa que procedí a realizar en la mañana de hoy, justo un septenario antes de que el octavo sea noveno.

Desafiando a los primeros rayos de la mañana, tomé asiento en uno de los escalones del monumento que da nombre a la Plaza del Triunfo, levantado en 1757 en conmemoración y agradecimiento porque Sevilla no sufrió desgracias personales durante el Terremoto de Lisboa (1 de noviembre de 1755). Desde allí, prontamente el panorama tomó cuerpo entre Archivo General de Indias, los Reales Alcázares y la Catedral. Frente por frente, el monumento dedicado a la Inmaculada Concepción, conjunto escultórico que labrara Lorenzo Coullaut Valera en 1918.

Canícula de agosto que refrescara minutos después entre las estrecheces de la antigua judería sevilllana. Corrientes de aire fresco para desembocar en los Jardines de Murillo, y más tarde Triana… acelerando el pulso en vistas al curso que irá dilatando intensidad conforme el vigor del sol deje paso.

Foto: MM

Etiquetas: , ,

Aclarando

José Antonio Martín Pereira | 15 de marzo de 2011 a las 15:09

Seguramente, estimados lectores, en la mañana de hoy esperaban encontrarse en el presente lugar virtual alguna referencia, más o menos breve, al Vía Crucis de las Cofradías celebrado en la tarde-noche de ayer. La actualidad manda, pero como entenderán El Muñidor no tiene la obligación de informar, sino que libremente dedica sus líneas a emitir pensamientos propios en voz alta, intentando precisamente esquivar las ramas de la cotidianidad, motivándoles a regresar, y alejado por completo del vulgar sensacionalismo. Solventando posibles dudas, quisiera añadirles algo por responsabilidad intrínseca: el aprovechamiento económico generado a partir de este Blog es cero. Quede claro.

Ésa breve introducción me va a servir, si ustedes me lo permiten, para encauzar la respuesta a los valientes amparados en pseudónimos de la cobardía que divagan por la dilatada Red que es Internet. Permítanme adicionar otro apunte, dado el conocimiento adquirido en los años que un servidor lleva conviviendo con Sevilla, que tiene que ver con los peculiares paradigmas que aquí se cuecen, por supuesto extrapolados a la órbita cofradiera. Sevilla es una plaza complicada para torear, sea dentro del ámbito que sea. Simplemente pregunto, ¿qué esperan encontrar en un Blog de temática cofrade? ¿Conciben la crítica a Cristo o a la Santa Iglesia como medio de actuación? Aquí, ni que decir tiene, no hallarán eso. Prefiero soportar críticas cobardes antes que achantarme por defender la Fe y los valores en los que creo. Por cierto, si está apuntando (particularizo a los cobardes) con la escopeta cargada del comentario fácil escudado en una libertad mal utilizada, absténgase, la manifestada desvergüenza implica que la moderación de comentarios abrace el límite, es decir, se cierre la veda (al menos) en esta entrada.

Obviamente quien dedica (tristemente) su tiempo a vituperar irracionalmente a través del tecleo detrás de una pantalla se identifica por sí mismo, sin necesidad de añadir paliativos. Contestar con clase también es una virtud, y eso parece no estar al alcance de todos. Reitero cualquiera de las palabras anteriores acogiendo mi defensa al derecho personal para tratar de ofrecerles mensajes en consonancia a la Palabra, puesto que aquí no escribe un cofrade sino que lo hace un católico convencido de que la mejor forma de reportar beneficios a la sociedad en la que vivimos pasa por seguir a Cristo.

He dicho.