Archivos para el tag ‘elecciones’

El electoralismo cofrade

José Antonio Martín Pereira | 3 de octubre de 2011 a las 13:23

Acostumbrados estamos, en el país donde cualquiera puede ser encumbrado a la categoría de político, incluyendo aquí las distintas versiones gramaticales de la palabra derivadas de los procesos judiciales, a recibir diariamente un encadenamiento de agasajos en forma de propuestas o falsas verdades encaminadas todas ellas a condicionar el pensamiento o las intenciones de cada cual en momentos puntuales, es decir, cada cuatro años. Así las cosas, la tendencia bien pudiera extrapolarse, dentro insisto de nuestras fronteras, a diferentes ámbitos de las sociedades privadas, sin distinción, dada la repercusión social que otorgan los cargos.

El capítulo de las cofradías por su parte no es ajeno a dicho estado, máxime si se halla inmerso en Sevilla, donde éstas gozan de una dimensión social, cultural, pública e incluso política innegable desde sus orígenes. Queda sin discusión por lo tanto que aquí la figura del hermano mayor, sea de una cofradía con tirón devocional o de una simple Cruz de Mayo, intrínsecamente queda alzada como personalidad notoria, con los efectos que ello implica en cuanto a la participación en numerosos actos y eventos. Luego viene siendo el tiempo quien pone y quita razones en función no ya solo del trabajo desarrollado por los máximos representantes visibles de las corporaciones, sino además por aquellos otros cuya teórica misión circula por mantener trabajo y compromiso bajo una segunda línea menos ostensible e igualmente cargada de responsabilidades. Existen para todos los gustos, en un tema cargado de variables y en el que, analizándolo superficialmente, es fácil caer en la cuenta del por qué de la coincidencia de diferentes candidaturas cuando llega la hora de escoger portavoz.

De lo anterior se deduce, al hilo de tal dimensión cívica y cultural, la tendencia a la decadente gestión de las campañas político-cofrades, derivada de dos factores que a su vez sintonizan desde prismas similares: las nuevas tecnologías de la información y la comunicación y la prensa morada. La primera premisa dictamina novedosas formas de insinuación a los hermanos, que sin en cambio quedan expuestas al resto de los cofrades, cosa que ciertamente descubre dudas en cuanto a las intenciones (el sentirse protagonista). La idea pasa por presentar candidaturas a hermano mayor por todo lo alto (en salas de hotel incluido) y actualizar la figura por medio de las posibilidades que ofrece Internet, llámese Web personal y diferentes perfiles en Redes Sociales, de manera que todo el contenido de propuestas quede lo más público posible. La segunda tiene que ver con el condicionamiento, según afinidades, al que tratan de inducir distintos personajes dedicados a la información cofradiera. En lo último el tacto y la objetividad quedaron aparcados hace bastante.

En definitiva, lo anteriormente narrado pretende sintetizar, de manera frívola tal vez, el incuestionable método de generar capital social resultado de la permisividad eclesiástica y el afán de notoriedad con el que ciertos individuos usan a las cofradías. Fíjese en la última, un candidato a hermano mayor (cuya publicidad no me corresponde dar) de la Hermandad de la O, que celebrará elecciones el próximo 28 de octubre, regala camisetas con el logo de su candidatura por registrarse en la página Web dispuesta para tal efecto. Vamos sin rumbo, todo sea por un voto.

Una mala reflexión

José Antonio Martín Pereira | 22 de mayo de 2011 a las 13:21

Cuestiones de la vida misma. Una demostración de valentía anónima sinónimo de cómo circulan los ánimos. En esta ocasión la del iluminado de turno, cobarde aunque él no lo crea, que no alcanza a diferenciar derecho al voto y civismo. Afortunadamente en regímenes democráticos como el nuestro cada ciudadano sigue siendo libre de decidir a quien otorga su confianza, sin necesidad de dar rienda suelta al vandalismo. Precisamente ésa es la razón por la que una mente equilibrada no necesita publicar sus pensamientos sobre el patrimonio que costeamos todos, y menos aún incrustarlo en los muros de la Casa de Dios. La instantánea corresponde a la fachada del Templo de San Juan de la Palma, sede corporativa de la Hermandad de La Amargura.

Esperemos que la jornada en la que nos hallamos concluya sin más alteraciones que las procedidas del resultado de las urnas.

Imagen recibida vía Facebook. Autor anónimo.

Periodo electoral

José Antonio Martín Pereira | 20 de mayo de 2011 a las 16:01

No se asuste con el entrante, no les voy a soltar un demagógico discurso dedicado al próximo domingo, día en el que como saben estamos llamados a las urnas para ejercer nuestro derecho al voto, poniendo dicho sea de paso el punto y final a una campaña que cansa al mismo nivel que aburre. De éso estamos bien servidos, así que respiren tranquilos.

La cuestión, eso sí, versa entorno a relacionar brevemente el período electoral en el que nos hallamos inmersos con el paralelo trazado por las Hermandades de Penitencia sevillanas. Resulta cuánto menos curioso, pero hasta cuatro corporaciones (puede que alguna me quede en el tintero) tienen prevista la convocatoria de elecciones durante el próximo mes de junio. Y mire usted que Monseñor Asenjo lo dejaba bien claro allá por finales del mes de febrero, dejando muestras de su escaso convencimiento entorno a la presencia de varias candidaturas en los procesos electorales de las hermandades, utopía ciertamente interesante si alguna vez consiguiera elevarse a la práctica.

En orden cronológico, los hermanos de La Carretería serán los primeros en elegir nueva junta de gobierno. Dos serán las alternativas, encabezadas por José Manuel León Asuero y Félix Mezquita Gayango respectivamente, para los poco más de mil hermanos con derecho a voto en la Corporación del Arenal. La cita tendrá lugar el día 7 de junio. Posteriormente será el turno de los cofrades del Polígono San Pablo, citados el día 16 del mismo mes, para votar la idoneidad de la candidatura encabezada por Miguel Ángel Campos Marino, única que concurre al proceso. Tres días más tarde, concretamente el 19 de junio, corresponderá a los hermanos de La Sed decidir entorno a la reelección de la lista abanderada por Francisco Javier Escudero Morales. Por último, y a las puertas del nuevo mes, en la fecha del 27 de junio, Ramón Escudero Espín y Lucas Maireles Vela encabezan las dos candidaturas orientadas a regir los destinos de la Hermandad del Valle durante los años venideros.

Como ven, el funcionamiento de las hermandades, al menos en la teoría, gira entorno a los cauces trazados por la democracia. Cosa distinta es la realidad, pero ése es otro tema.

Tensiones

José Antonio Martín Pereira | 7 de abril de 2011 a las 16:40

El rumor lleva en la calle desde hace casi año y medio, no obstante las tensiones parecen haber cobrado fuerza públicamente en estos días previos a la Gloria. Ciertamente cuesta hacerse a la idea visto el marco en el que se desarrollan, por lo tanto las soluciones se antojan urgentes antes de que la tesitura torne en insostenible.

Poniéndoles en situación permítanme instarles hacia la plaza de San Lorenzo, concretamente a la Hermandad del Dulce Nombre, donde un grupo de hermanos han mostrado abiertamente su malestar ante la disposición en la que se encuentra la corporación desde que a finales de 2009 Palacio decretara la intervención por parte de un comisionado. Comisionado episcopal presidido desde entonces por Manuel Toledo Zamorano, ex-hermano mayor de La Trinidad y cabeza visible en las intenciones del Arzobispado por reconducir a una hermandad deteriorada tras los incidentes de los dos últimos procesos electorales (con impugnación de resultados incluida). Por cierto, ya avisaba en su día la autoridad eclesiástica que esta realidad se prolongará (hablando aún en presente) hasta que las aguas vuelvan a su cauce y se cree un clima óptimo de convivencia que ayude a normalizar la delicada situación, algo que parece lejos de conseguirse.

Teniendo en cuenta que no alcanza un servidor a conocer detalles de primera mano, evito entrar en valoraciones y juicios que pudieran generar algún tipo de malentendido. Únicamente espero, por el aprecio personal a tan carismática cofradía, que pronto las partes alcancen un acuerdo que prospere y beneficie al global de la Semana Santa sevillana. Es muy penoso que existan circunstancias de esta índole aquí donde supuestamente deberían primar un gran conjunto de valores opuestos.

nazarenosdulcenombre2010