Archivos para el tag ‘estatutos’

2012: de la lluvia al relevo en el Consejo

José Antonio Martín Pereira | 26 de diciembre de 2012 a las 18:13

La hora de los balances. El desenlace de diciembre edita infinidad páginas a modo de registro de lo que ha sido, no cabe duda, un año que quedará marcado por la delicada situación económica que asola a la inmensa mayoría del globo. En ésa misma línea, las cofradías de penitencia de la ciudad de Sevilla, articulan las vertientes de la subjetividad dentro en un esquema general del que sobresalen, por razones obvias, la lluvia, el ineperado relevo en la presidencia del Consejo de Hermandades y los primeros compases del denominado y conocido a estas alturas Año de la Fe.

Efemérides

Atendiendo a este capítulo, dos fueron las hermandades protagonistas. De un lado la Corporación de San Julián, que en este 2012 cumplía 600 años de existencia, desde que en 1412 se fundara la Hermandad de luz de Nuestra Señora de la Hiniesta. De otro, la Hermandad del Calvario, la cual iniciara en noviembre de 2011 un extenso programa de actos para conmemorar los cuatro siglos de la hechura del Cristo del Calvario por Francisco de Ocampo (1612). Precisamente por ello, desde el pasado domingo 8 de enero, la corporación que radica en la parroquia de la Magdalena ha venido celebrando el Año Jubilar que concediera el Santo Padre a través de la Penitenciaría Apostólica de la Santa Sede.

El robo en Las Siete Palabras

La Cuaresma vino precedida del importante desvalijo que sufriera la Hermandad de Las Siete Palabras, concretamente el día 19 de enero. Fueron sustraídas las bambalinas del antiguo paso de palio de la Virgen de la Cabeza y otros enseres del paso del nazareno de la Divina Misericordia, como dos de las águilas bicéfalas de las esquinas del canasto y el óvalo de una de las cartelas. El saqueo tuvo lugar alrededor de las dos de la madrugada en el almacén que la cofradía del Miércoles Santo tenía alquilado en la calle Medalla Milagrosa, en la zona de la Cruz Roja. Las piezas sustraídas no estaban aseguradas, y de ellas a día de hoy no ha trascendido ninguna noticia pública al respecto.

Cartel, Vía Crucis y pregón

El triunvirato pórtico y anuncio a la Semana Mayor, como es costumbre, añadió nombres propios a los anales de Sevilla según sus cofradías. De este modo, el segundo sábado de febrero fue testigo de excepción en la presentación de un cartel que será recordado por sus brillantes trazos, pero no por su capacidad de innovación. Dubé de Luque, reconocido cofrade y figura insigne para la cofradía de Los Servitas, no obtuvo el agrado generalizado de la crítica, tal vez porque los sevillanos esperaban más de sus pinceles.

Cosa distinta sería lo que ocurriera con el Vía Crucis del Consejo, que presidiera en esta ocasión el Nazareno de la Salud de La Candelaria. Excelente temperatura, más propia de la primavera, y ausencia de celaje, acompañaron una jornada víspera de festivo en Andalucía convirtiendo las calles del centro en un hervidero de gente.

La nota en lo referente al pregón la pondría la excepcional coincidencia con las elecciones autonómicas andaluzas. Por lo demás, Ignacio Pérez Franco, ex hermano mayor del Baratillo, expuso una pieza de oratoria inacabable. Pocos cambios en el ejercicio retórico, evidente compromiso en lo que a la ciudad y la Iglesia respecta, y pare de contar.

La Semana Santa

La de 2012, en consonancia a las últimas a la que la memoria alcanza, volvió a ser una Semana Santa marcada por la inestabilidad meteorológica. A modo general, solo treinta y una de las sesenta cofradías pudieron realizar sus estaciones de penitencia, si bien las de San Gonzalo y La Redención, ambas del Lunes Santo, no solo no completaron sus recorridos sino que además ofrecieron imágenes de ingrato recuerdo. La diferencia con la de 2011 (donde fueron veintisiete), estuvo en la Macarena y el Señor del Gran Poder, devociones siempre referentes, así como en la singular y ejemplarizante estación de penitencia que brindara la señera Cofradía de la Vera-Cruz, que decidió, respondiendo a la lluvia, salir a la calle con su Lignum Crucis dejando los pasos en su templo.

El Año de la Fe

El pasado 11 de octubre daba comienzo, siguiendo la Carta apostólica Porta fidei del 11 de octubre de 2011, el Año de la Fe, que concluirá el próximo 24 de noviembre de 2013. Distinguido por el propio Benedicto XVI como «impulso a la misión de toda la Iglesia, para conducir a los hombres lejos del desierto en el cual muy a menudo se encuentran en sus vidas a la amistad con Cristo que nos da su vida plenamente». Año de la Fe que llega como balón de oxígeno al Concilio Vaticano II (coincidiendo con su cincuenta aniversario), que fuera promulgado por el beato Juan Pablo II «con la intención de ilustrar a todos los fieles la fuerza y la belleza de la fe».

Sevilla no podía faltar, y es por ello que desde la Archidiócesis se está desarrollando un extenso programa de actividades, algunas de las cuales especialmente significativas, por su contenido y por los lugares en los que han sido desarrolladas hasta el momento. En este sentido, caben destacarse tres acontecidas recientemente, entre los días 17 y 18 del pasado mes de noviembre: la Muesta La Fe es Vida, celebrada en la Plaza de San Francisco; la exposición dedicada al Santoral sevillano, en el Salón del Apeadero del Ayuntamiento; y la exposición Biblia y Cultura, que hizo lo propio en el cercano patio de la Fundación Cajasol.

Con respecto al Año de la Fe, en lo que a las cofradías propiamente concierne, el próximo día 17 de febrero, a primera a primera hora de la tarde, está prevista la celebración de un Vía Crucis en la Avenida de la Constitución, preparado con la colaboración del Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla. Las Hermandades que participarán de dicho acto piadoso, elegidas por el órgano de gestión cofradiero, serán las siguientes: Montesión, Beso de Judas, San Gonzalo, Carmen Doloroso, Torreblanca, San Esteban, Los Gitanos, Pasión, Gran Poder, La Estrella, Montserrat, Las Siete Palabras, El Cachorro y el Santo Entierro. A ellas se añaden otras dos, El Silencio, que abrirá el cortejo con su cruz de Guía, y la Vera Cruz, justo después portando su Lignum Crucis.

La dimisión de Adolfo Arenas

Al mediodía del pasado 30 de octubre saltó la noticia: Adolfo Arenas, presidente del Consejo de Cofradías, presentaba su dimisión irrevocable en el arzobispado,después de que varios consejeros airearan públicamente los pormenores acerca del desarrollo de la votación celebrada el sábado anterior para designar al pregonero de la próxima Semana Santa, así como de los detalles (que aún eran pocos) entorno al mencionado Vía Crucis del primer domingo de cuaresma de 2013. Un día más tarde, Palacio hacía oficial la designación de Carlos Bourrellier como presidente en funciones del Consejo General, hecho consumado el pasado 15 de diciembre tras el pleno extraordinario de hermanos mayores. Fruto de esta remodelación, el entonces Secretario, Manuel Nieto Pérez, ha pasado a Vicepresidente, y el Delegado de la Madrugada, Carlos López Bravo, a Secretario.

Los nuevos estatutos

El mismo sábado 15 de diciembre, los hermanos mayores reunidos en Asamblea General Extraordinaria, aprobaban la puesta en práctica de los nuevos estatutos del Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla, toda vez la Autoridad Eclasiástica había ratificado la validez del texto. El resultado final de la votación fue de 82 votos a favor, 24 en contra, 5 abstenciones y 1 nulo.

Se aprueban los nuevos estatutos del Consejo

José Antonio Martín Pereira | 15 de diciembre de 2012 a las 14:40

En la mañana de hoy, sábado 15 de diciembre, los hermanos mayores reunidos en Asamblea General Extraordinaria han aprobado la puesta en práctica de los nuevos estatutos del Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla, toda vez la Autoridad Eclasiástica había ratificado la validez del texto. El resultado final de la votación ha sido 82 votos a favor, 24 en contra, 5 abstenciones y 1 nulo.

Asimismo, en la previa de dicha votación, ha sido aprobada por unanimidad la remodelación de la Junta Superior, pasando de este modo el Secretario D. Manuel Nieto Pérez a Vicepresidente, y el Delegado de la Madrugada, D. Carlos López Bravo, a Secretario.

Semana agitada

José Antonio Martín Pereira | 10 de octubre de 2011 a las 12:26

Quién lo diría, con el primer tercio de octubre consumido, y despegando aún en un impropio otoño dominado por las altas temperaturas, copiosos e interesantes asuntos vinculados a las cofradías se suceden alterando cualquier indicio de pausa o letargo. Semana agitada, contrapunto y signo evidente del ritmo tomado por la actualidad.

De este modo, y siendo fieles a la manida (y lo que queda) alusión a los nuevos Estatutos del Consejo, hacerles saber que desde mediados de la pasada semana todas y cada una de las hermandades disponen del borrador al respecto. Como se preveía, uno de los principales debates seguirá centrado en el punto del multivoto o voto doble o triple de determinadas corporaciones en función a si pertenecen a más de una sección. Según las estimaciones, la aceptación del mismo permitiría a las penitencias ejercer el control absoluto de la institución, con lo cual parece que las propuestas irán encaminadas a la enmienda del sistema de mayorías, algo ciertamente difícil de prosperar.

De otro lado, el secreto a voces que colea por San Vicente, las Siete Palabras no pondrá en la calle este mes de octubre su paso de Misterio para conmemorar cinco siglos de existencia de la primitiva sacramental. Nada nuevo, ya que en Palacio se reafirman argumentando que quién cumplía años era la hermandad del Santísimo Sacramento que fundara Teresa Enríquez y que el paso de Misterio de las Siete Palabras poco o nada tiene que ver con eso. La frustración viene del lado de la permisividad del Arzobispado en la provincia.

Y por último, una noticia hecha pública en la jornada de ayer, a primeros de año o incluso antes podría llegar a San José Obrero el decreto arzobispal aprobando las reglas que la reconocerían como nueva hermandad de penitencia. De hacerse efectivo, estaríamos ante la número setenta de la sección y la décima de las de vísperas. La duda ahora será conocer cuántos años pasarán para que desde la misma soliciten los trámites de inclusión en la nómina de las que realizan estación de penitencia a La Campana (o a la Magdalena si las obras del metro por Plaza Nueva comenzarán en un futuro cercano), porque lo innegable aquí es que cualquier hermandad que ingresa en la sección de penitencia busca tal fin. Al menos, queda la particularidad de ahí  no tienen como titular a un Cautivo.

La irresponsabilidad de las filtraciones

José Antonio Martín Pereira | 1 de octubre de 2011 a las 13:46

La expectación, créame, debería estar puesta en la mañana del próximo miércoles, 5 de octubre, puesto que ésa sigue siendo, si no lo remedia alguna otra maniobra desafortunada, la fecha pactada por el Consejo de Hermandades para dar a conocer, durante el transcurso de la asamblea general, el proyecto de Estatutos a las distintas hermandades y cofradías. Claro que a día de hoy hablar de ello inevitablemente implica referirse a un mero trámite pintoresco, ausente en improvisación y descafeinado desde la óptica del interés. Se conoce todo, seguramente porque hubo más de uno y de dos que, burlando las responsabilidades del cargo, han venido dedicándose a revelar los ingredientes de la insípida receta.

Circunstancia la anterior que no es nueva, de hecho si usted recuerda el mismo procedimiento, balanceado entre incompetencia y falta de ética, tuvo lugar sin ir más lejos días antes de la presentación de la pintura con la que Juan Manuel Calle dispuso el último de los carteles de Semana Santa. En virtud de ello, ya lo dejó escrito Lao-tsé (filósofo chino, 570 aC – 490 aC) hace un puñado de años: «El que sabe no habla, el que habla no sabe». Lo cierto es que el guión de malas prácticas lleva alrededor de tres años utilizándose como costumbre, y lo que es peor, apunta a mantener la tendencia. Conste, y con esto termino, que la culpa de las filtraciones en ningún caso es de quienes tienen la obligación con el medio y los lectores.

Las asignaturas pendientes del Consejo

José Antonio Martín Pereira | 13 de septiembre de 2011 a las 7:54

Dando por hecho que el nuevo curso es ya una realidad que siembra fehacientes pisadas, renace la incertidumbre relativa a los deberes por los que el Consejo de Hermandades y Cofradías deberá tomar parte. Realmente podría afirmarse que no se trata de algo desconocido, Carrera Oficial y nuevos Estatutos vienen a ser las Matemáticas y Lengua que tenía aquel alumno acerca del cual los profesores, reunidos en la sesión de evaluación, debatían la conveniencia de promocionar llegado el final de cada tercer trimestre. En esta ocasión, el estudiante queda representado en la figura del Consejo, y la evaluación, ya se lo imaginan, corre a cargo de la opinión pública ligada al ámbito de las cofradías de Sevilla.

En relación a lo primero, existe una premisa rubricada verbalmente en la primera toma de contacto oficial entre los miembros del Consejo de Cofradías y el máximo representante del Consistorio, el alcalde Juan Ignacio Zoido, que sucediera el pasado 27 de julio: el Ayuntamiento no intervendrá en los asuntos de las Hermandades. De este modo, desde la Plaza de San Francisco distinguen ciertos aires de respaldo en cuanto a lo que las cofradías resuelvan, siempre y cuando la ciudad no se vea perjudicada o alterada. No obstante, la llave en esta ocasión parece encontrarse en el Cabildo Catedral, y su hasta el momento oposición al traslado de ubicación del mausoleo de Cristóbal Colón, razón esencial para que la Puerta del Príncipe quedara despejada.

Y si complicado se intuye que a corto plazo la Carrera Oficial cambie de escenario o de trazado, más aún se antoja lo vinculado a los Estatutos del propio Consejo. Cuestión enquistada que conducirá, salvo mayúscula sorpresa, a un proceso de aprobación extenso en el tiempo y complejo en las formas. La pelota se encuentra ahora en el tejado de la Junta Superior del Consejo, con Adolfo Arenas a la cabeza, porque es allí donde actualmente descansa el anteproyecto elaborado por la comisión encargada para tal efecto. En pocos días el texto, cuya estructura se asemeja al todavía vigente (desde 1987), se hallará en manos de las hermandades, y ahí será cuando comprobemos la satisfacción o el rechazo que despiertan los puntos hasta la fecha más delicados, es decir, los que tienen que ver con los votos otorgados por corporación, el reparto de fondos, la incorporación de nuevas cofradías, o las elecciones de pregoneros y cartelistas.

En definitiva, mejor será que el verano haya servido para cargar pilas, la vuelta a la normalidad se antoja plena de complejidad.

Arenas pretende optar a la reelección

José Antonio Martín Pereira | 8 de junio de 2011 a las 12:06

Qué tendrá el sillón para enganchar de esa manera. Debe tratarse de una especie de fuerza sobrenatural, tremendamente adhesiva, que evita incluso que gestores de labor deficiente autoproclamen el derecho a no levantarse del mismo. Hace un par de días se confirmaba el que hasta entonces era un secreto a voces que divagaba por tertulias de casa de hermandad, Adolfo Arenas, actual presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías, pretende optar a la reelección en el cargo. Eso al menos es lo que se desprende a raíz de las informaciones vertidas en diferentes medios que tratan la información cofradiera, hecho que por otro lado como apuntamos no coge por sorpresa a casi nadie.

Supuestamente la razón encuentra sustento en la conclusión de objetivos que en su día fijaran el programa de la actual junta, a la cual aún resta un año en el desempeño de funciones. Claro que póngase usted a pensar, porque la Carrera Oficial sigue plagada de incertidumbres y el aval de los nuevos estatutos aunque encaminado está por finiquitarse. Y aparte qué, porque lógicamente no todos los problemas de las cofradías de Sevilla se concentran ahí, sino piensen en las discrepancias generalizadas por los últimos nombramientos de pregoneros y cartelistas. Y está la cuestión del cambio de sede, tanto del propio organismo como del pregón, otro caballo de batalla considerable. Teniendo en cuenta el embrollo, quizás cuatro años se antojen periodo más que escaso, así que no estaría de más dejar paso a nuevas concepciones de gestión que revitalicen dicho sea de paso la confianza de los cofrades en un órgano aparentemente arcaico y recaudador. A todo esto existen movimientos para conformar al menos otra candidatura…

Cuidado

José Antonio Martín Pereira | 14 de marzo de 2011 a las 15:41

Cuidado, luego vendrán las lamentaciones. Los intentos de hermetismo y la vorágine informativa que rodea al período en el que nos encontramos conllevan las poquísimas referencias al sustancial asunto de los futuros estatutos del Consejo de Cofradías. A falta de la incorporación de enmiendas y la aprobación de la Asamblea de hermanos mayores y de la Autoridad Eclesiástica, la nueva pieza angular del Consejo ultima pormenores. De aprobarse tal cual, el papel de la institución quedaría francamente reforzado, ampliando las competencias actuales que prácticamente limitan su responsabilidad a elegir al pregonero, al cartelista o repartir las subvenciones.

No obstante toca apelar a la cautela, básicamente porque el nuevo texto contiene ciertas incoherencias que probablemente sean limadas, de lo contrario las disimilitudes actuales, y las muestras de indiferencia hacia un organismo que no goza de la simpatía popular, dispondrían de suficientes alicientes como para agravarse en un futuro próximo. Lo digo fundamentalmente porque el nuevo articulado plantea que el voto pueda valer hasta triple si la hermandad de turno aglutina el carácter de Penitencia, de Gloria y el de Sacramental. Doble si posee dos de estas condiciones, o único si únicamente cuenta con una naturaleza. De este modo, las intenciones del actual Consejo pasan por engrandecer a las corporaciones que no gozan de un gran número de hermanos, o lo que es lo mismo, equiparar el peso de hermandades que cuentan sus hermanos por miles con aquellas que no sobrepasan el medio centenar, algo completamente ilógico.

Otra de las novedades con respecto a los vigentes, es que las nuevas normas contemplan candidaturas cerradas, es decir, se pretende proporcionar a los cargos generales una mayor armonía con el resto de la junta superior, evitando de este modo determinadas polémicas acaecidas en el seno del Consejo de Cofradías con temas como el nombramiento del pregonero. De autorizarse, los delegados de día serían eligidos por la propia candidatura al Consejo.

Además, el borrador de los nuevos estatutos del Consejo añadiría reformas en materia económica, de manera que las hermandades de Gloria, Sacramentales puras o de Víspera saldrían beneficiadas en el reparto de los rendimientos generados por la Carrera Oficial (otra incongruencia ya que son las que menos producen). Una de las razones que avalan esta postura es precisamente la de actuar como freno en los intentos de las primeras por incorporarse a la nómina de las que realizan Estación de Penitencia a la Santa Iglesia Catedral. Más fácil sería decir hasta aquí.

Dicho lo anterior, y a sabiendas de el texto finiquita sus remates, quedaría entregarlo a la junta superior y a los hermanos mayores para que presenten las enmiendas oportunas y, una vez aprobado por mayoría de dos tercios, pasarlo a Palacio para su posterior ratificación. Tiene pinta de que estarán vigentes antes de final de año.

ElMuñidor