El Muñidor » Facebook

Archivos para el tag ‘Facebook’

La hermandad en el bolsillo

José Antonio Martín Pereira | 14 de octubre de 2015 a las 12:09

Desde sus orígenes y durante mucho tiempo las hermandades y cofradías echaron mano del tintero, el plumín y alguna persona con conocimientos de lectura y escritura, para redactar sus actas y rellenar sus libros.

Ahora el trabajo de secretaría encuentra múltiples vías para el contacto con los hermanos minimizando la distancia a golpe de ratón, fundamentalmente a través de las redes sociales, pero hay quien se atreve incluso a ir más lejos. Es el caso de la Hermandad de Los Dolores del Cerro, que en estos días anuncia un sistema de alertas vía WhatsApp, para mantener a sus hermanos al tanto de la actualidad informativa que concierne a la Hermandad.

Se trata de un sistema de comunicación completamente gratuito que «garantiza la total protección de los datos aportados de acuerdo con la normativa legal vigente». Para comenzar a recibir las notificaciones por WhatsApp el interesado sólo tiene que apuntar el número de teléfono 634 945 766 en su agenda de móvil y escribir un mensaje a través de dicho canal dejando constancia de su nombre y apellido. A continuación será inscrito en el servicio y comenzará a recibir automáticamente vía teléfono móvil todas las noticias que publique la Hermandad.

Para dar de baja el servicio, y dejar así de recibir los mensajes, basta con comunicarlo también a través de WhatsApp y según indican desde la corporación del Martes Santo se procederá a la mayor brevedad.

De este modo las hermandades, en este caso la mencionada de Los Dolores del barrio del Cerro del Águila, incorporan su presencia hasta el mismo bolsillo de sus hermanos, en un intento por facilitar la participación en los diversos actos y cultos que desarrollan durante el año y mejorando las actuales vías, que para este caso concreto incluyen canal de YouTube, suscripción automática a las actualizaciones de la Web corporativa, y perfiles oficiales en las redes sociales Facebook, Twitter e Instagram.hermandad del Cerro

El Silencio plantea un debate moral

José Antonio Martín Pereira | 3 de marzo de 2015 a las 11:56

La noticia saltaba a la luz en la jornada de ayer, segundo lunes de Cuaresma, de la mano de Juan Parejo para Diario de Sevilla, en relación al artículo que firman los censores de la Hermandad del Silencio,guardianes de la ortodoxia en San Antonio Abad, en el último boletín corporativo en el que instan a los hermanos a no publicar fotografías en las redes sociales vistiendo la túnica y a cara descubierta para salvaguardar el anonimato, «que es algo consustancial al hecho de vestir la túnica de los primitivos Nazarenos de Sevilla».

Desde la corporación sita en dicho templo céntrico, referencia en sus procederes para tantas otras dentro y fuera de la ciudad, buscan concienciar a sus hermanos en pos de evitar este tipo de actitudes desafortunadas cada vez más extendidas dado el uso masivo de las nuevas formas de comunicación virtual. Los censores añaden que publicar una foto de nazareno y a cara descubierta en Facebook, Twitter u otra red social, «equivale a algo así como desplazarse sin antifaz por las calles hasta San Antonio Abad», y apelan a la prudencia como vía para preservar el anonimato.

Se plantea de este modo un debate, pero no un debate de barras de bar o de tertulias con nombre propio, sino un debate que afecta directamente y sin caminos paralelos a la moralidad de cada persona que participa de la Semana Santa acompañando a sus titulares. El debate está en cada uno, sin objeciones, porque la intimidad del nazareno no puede ni debe ser vencida por otro tipo de intenciones, aunque en ocasiones éstas partan sin malicia y sin el ánimo de perjudicar a la hermandad.

Reflexionemos por un momento en el largo y sinuoso trayecto recorrido por las cofradías hasta la actualidad, y en la nueva visión aperturista con la que la iglesia presenta a diario sus credenciales al mundo, para caer en la cuenta de lo triste que resulta que una cofradía tenga que recordar este tipo de pautas a quienes visten su hábito. Obviamente las hermandades ni pueden ni aunque pudieran poseen los medios suficientes para contrarrestar y sancionar la conducta inadecuada de sus hermanos a través de Internet, pero luego que nadie se lleve las manos a la cabeza si alguna sanción tiene lugar porque el toque de atención está ahí. Al fin y al cabo la Cuaresma es tiempo de reflexión, así que esperemos que el mensaje cale con suficiente profundidad para que no tengamos que sacarlo de nuevo a la palestra.

nazareno silencio

Perfiles falsos. Ni las cofradías se libran

José Antonio Martín Pereira | 29 de mayo de 2012 a las 11:40

Perfiles falsos, suplantaciones de identidad, las redes sociales se rodean bien de unos que buscan la mera parodia del perfil al que imitan, todo el mundo sabe que son falsos y gozan de cierta permisión por la justicia en tanto en cuanto no ofendan el honor del imitado; bien de otros, más perjudiciales, que lo que persiguen es la confusión del usuario, hacerle creer que están tratando con la persona o institución determinada a la que falsifican con el fin de obtener algo a cambio, ya sea información o simples argumentos para sus vidas.

A este respecto ni las cofradías se libran, siendo conocidos numerosos ejemplos de personas, personajes en su caso, que poco o ningún favor hacen a la corporación de la que consideran ser valedores, puesto que nadie les ha otorgado el beneplácito para desarrollarse como actores principales de la película. Ése nadie va por las juntas de gobierno y los propios hermanos, auténticos rectores del futuro de sus respectivas congregaciones. Basta un repaso rápido por los buscadores de Facebook o Twitter para comprobar que esta circunstancia realmente ocurre.

Por consiguiente, ante este tipo de fenómenos, extendidos a la par de la familiaridad solapada al crecimiento de dichas redes, lo más que podemos (en cierto modo debemos), es alertar del mal uso tanto a aquellas personas que consideran estar tratando con quien no lo es, como a los propios afectados, en este caso las hermandades, para que habiliten los correspondientes cauces legales.