El Muñidor » Fe

Archivos para el tag ‘Fe’

Mensajes

José Antonio Martín Pereira | 20 de mayo de 2016 a las 10:07

Si hay algo que en la ciudad de Sevilla no encuentra cuantificación alguna es la fervorosa devoción que sostiene la Cruz a la que se agarra la portentosa imagen del nazareno de Juan de Mesa, Nuestro Padre Jesús del Gran Poder. Y podremos acudir a los doctores en Teología, rescatar los versos de los mejores poetas que legaron en esta tierra, o remitirnos a las más fabulosas leyendas de transmisión oral que han perdurado hasta nuestros días y que tienen como protagonista al Señor de la mirada serena. Pero la realidad volverá a superarnos. Visto el pasado viernes, junto a la peana uno de tantos mensajes de los que a diario refuerzan el incomparable pulmón que es la fe.

Señor del Gran Poder

Semana Santa 2016: la imagen

José Antonio Martín Pereira | 8 de abril de 2016 a las 12:07

Desde la insondable tranquilidad que otorga el reposo, dejando a un lado los desgastados pliegues del programa de mano que ya pasaron a formar parte de aquella caja de cartón que a modo de cofre sentimental trata de conservar esencias de lo que algún día nos hizo felices, y ahora que la brújula de la ciudad apunta sólidamente hacia otro rumbo bien distinto, una estampa sirve a modo de conclusión y cierre.

No es una elección al azar, posee una explicación que es la de recalcar esa Semana Santa que no vemos y que otras personas nos relatan en tenaces intentos por describirnos lo que allí, en el preciso instante capturado sucedió. Digamos que ésta podría ser de alguna forma la Semana Santa de Sevilla que muchos fieles percibieron por diversas razones desde la distancia. Una Semana Santa atípica para los que por determinados motivos faltaron a la cita con su ciudad, o tal vez soñada para otros los cuales, habiendo nacido en otra región de Andalucía o el mundo en un futuro pretenden desgranar lo que en Sevilla se experimenta. ¿Qué más da?

La Virgen de Loreto enfila el dintel de la histórica parroquia de San Isidoro cuando el Viernes Santo, consumido prácticamente, agoniza como una puñalada clavada donde más duele. Hoy estamos en posesión de poder decir que nada ocurrió en balde.

Virgen de Loreto

24 horas para el Señor

José Antonio Martín Pereira | 4 de marzo de 2016 a las 11:53

Con motivo del Año Jubilar de la Misericordia el Papa Francisco ha convocado de nuevo 24 horas para el Señor. Una jornada para la oración y la celebración del sacramento de la Reconciliación. Secundando la invitación del Papa la Vicaría para la Nueva Evangelización de Sevilla ha organizado una jornada de 24 horas de adoración al Santísimo, preparando un programa de actividades para vivir con intensidad esta jornada, que comenzará a las nueve de la tarde de hoy 4 de marzo y se prolongará hasta la misa de tarde de mañana día 5. El Señor estará expuesto en los siete templos jubilares y al menos en un templo por arciprestazgo, para lo cual se han organizado los distintos turnos de vela.

Cartel-24h-con-el-Se--or-796x448Foto: Archidiócesis de Sevilla

Manifestación en favor de la libertad religiosa

José Antonio Martín Pereira | 26 de febrero de 2016 a las 12:44

A las doce de la mañana de este viernes, 26 de febrero de 2016, cientos de personas se han manifestado a las puertas del consistorio en favor de la libertad religiosa. La convocatoria espontánea surgió en la jornada de ayer a través fundamentalmente de las redes sociales, como respuesta a las amenazas de la extrema izquierda con representación política en el Ayuntamiento de Sevilla (Participa Sevilla, marca blanca de Podemos, e Izquierda Unida), tras conocerse que llevarían al pleno de hoy ocho medidas para una supuesta laicidad que curiosamente sólo afectan a las tradiciones católicas que perduran en la ciudad desde hace siglos. Se han vivido momentos emotivos en el rezo masivo de oraciones, así como se han lanzado consignas en contra de la persecución religiosa y el totalitarismo radical.

Se da la circunstancia de que ambas formaciones, que suman 5 de los 31 ediles que conforman el pleno en el Ayuntamiento hispalense, dieron su apoyo al PSOE para la investidura como alcalde a Juan Espadas tras los resultados de las pasadas elecciones municipales de mayo de 2015.

manifestacon_sevilla

manifestacon_sevilla2

Las medidas radicales

«Que el Ayuntamiento no mantenga más su presencia, ni como institución ni como representantes públicos, en cualquier acontecimiento y/o manifestación religiosa, lo que implica el cese de las invitaciones que se hacen desde Alcaldía a estos actos y la reserva de espacios para los grupos municipales en misas, procesiones u otros eventos de cualquier confesión».

«Que todos los actos organizados por el Ayuntamiento sean “exclusivamente civiles y sin connotaciones ni simbologías religiosas”. Y, del mismo modo, propone que el Consistorio hispalense no invite a éstos a los representantes eclesiásticos ni los considere autoridad pública».

«Se insta al Gobierno central a derogar los acuerdos con la Santa Sede para garantizar la separación total de la Iglesia católica y el Estado y acabar con la situación privilegiada de la que la institución eclesial viene disfrutando desde hace tiempo en numerosos aspectos sociales, educativos, culturales y económicos».

– Se apoyará la procesión denominada «Coño Insumiso». Participa Sevilla exige que se retire la denuncia contra la procesión del «Coño Insumiso», por la que hay cinco personas procesadas.

– Eliminar del nomenclátor a religiosos e imágenes devocionales. La moción de IU insta a «promover un callejero laico y aconfesional».

Vía Crucis: más rezar, y menos tuitear

José Antonio Martín Pereira | 15 de febrero de 2016 a las 11:53

Sevilla vive bajo la jurisprudencia de las nuevas corrientes de pensamiento cofrade que sólo tienen motivación por pisar el mármol de una iglesia para fotografiar imágenes y altares, así como por el estado de los alfileres de los tocados de las dolorosas y por la meticulosa colorcación de las piezas de cera. En realidad son los mismos, pero han mejorado sus medios. Antes se dispersaban con la agenda en la memoria y una camarita del tres al cuarto camuflada en el interior de horteras bandoleras, y ahora utilizan dispositivos móviles de última generación (algunos no han dejado las bandoleras) que les permiten inflar con relativa regularidad temporal las redes sociales, relegando a los protagonistas a la simplicidad de banales obras de arte, y obviando muy a menudo su verdadero carácter de imágenes sagradas.

Lo cierto es que tales generaciones de capillitas de smartphone, a los cuales no debemos caer en el error de encasillar en un grupo de edad determinado, han invadido con sus acciones actos hasta ahora solemnes como el traslado del Señor de las Penas de San Vicente o de la Soledad de San Lorenzo a sus respectivos altares de cultos, o el Vía Crucis y posterior traslado interior del Cristo del Calvario bajo las bóvedas de la Real Parroquia de Santa María Magdalena por citar algunos de los ejemplos más recientes; y masificado tradicionales Vía Crucis como el del Señor de la Sentencia, agolpados en busca del ángulo perfecto que les lleve a 140 caracteres de gloria hueca y frágil. Serán los mismos a los que veamos cuando la Semana Santa más íntima trate de resucitar uno de sus momentos desgraciadamente perdidos, la entrada de la cofradía del Cristo de Burgos en la irrupción de la madrugada del Jueves Santo.

La última viene siendo la de tuitear en tiempo real el desarrollo de los mencionados solemnes y piadosos ejercicios de fe que a lo largo de la Cuaresma se desarrollan por toda la geografía de la ciudad. Vía Crucis que otrora evocaban recuerdo, memoria histórica, enlace amoroso con aquel primogénito que, desde el pretorio del gobernador romano hasta el monte Calvario, recorrió Jesús de Nazaret, y que hasta no hace tanto impulsaban de manera muy fructífera la preparación del alma, día tras día, semana tras semana, al encuentro con el Divino Paciente. Sin embargo ahora se retransmiten en directo, sin pudor, elevados al tono de auténticas procesiones extraordinarias. De otra manera no se explica la extrema masificación de los recientemente acontecidos con el Cristo de las Tres Caídas, el ya mencionado del Sentencia de la Macarena, o el que celebran las hermandades del Aljarafe en el imponente recinto de Itálica. El efecto llamada se propaga por la propia condición humana de suscitar el interés del yo estuve ahí y lo conté.

Y he aquí el contexto que nos ha llevado a lo que brillantemente argumentaba Carlos Colón el pasado viernes en su columna de Diario de Sevilla, la inflación de tales actos hasta alcanzar los más de 40, con una circunstancia curiosa, y es que cuanto más desciende el número de católicos practicantes, más aumenta el número de piadosos participantes y de Vía Crucis. Se ora menos (o nada), y se tuitea más. La conclusión no hace falta relatarla.

Vía Crucis ItálicaImagen del XXVI Vía Crucis del Aljarafe, celebrado el pasado sábado

Alcanzamos la Cuaresma

José Antonio Martín Pereira | 10 de febrero de 2016 a las 11:11

Alcanzamos un tiempo nuevo. Desde hoy y hasta que el Domingo de Ramos rejuvenecerá la inquietud contenida y absolutamente todo nos parecerá diferente. Buscaremos signos, estímulos y coincidencias como quien ansía una gota de agua en medio del desierto. Pero la Cuaresma se alza mucho más alto, es la tilde que acentúa la pausa que nos solicita Dios en lo cotidiano de las preocupaciones como invitación directa encaminada a encontrar la senda verdadera. Las exuberantes certezas y la admiración que nos producen no deben nublar de polvo el camino.

Hoy Miércoles de Ceniza dan comienzo cuarenta días y cuarenta noches que deben inspirarnos en la conversión, así cuando la Soledad transite regreso a San Lorenzo nos hallaremos preparados para recibir la Gloria de Jesús Resucitado. Por ello mismo, la liturgia nos recuerda que el acercamiento a Dios no se logra sin más por la cercanía física o por la familiaridad con los lugares, las imágenes y los actos en los que Dios se significa o se hace presente. En las homilías además, se nos hará hincapié en que no echemos a perder la gracia de este tiempo propicio para salir al encuentro de Dios. Que así sea.

cuares

Son sólo luces

José Antonio Martín Pereira | 5 de febrero de 2016 a las 11:14

Se elevan durante estos días numerosos altares de cera, auténticos prodigios transitorios que la arquitectura barroca más sevillana ha perpetuado a lo largo de los años merced al trabajo voluntarioso de priostes y grupos anónimos de hermanos. En este sentido, la tecnología y los medios de difusión digital tienen la particularidad de permitir la degustación inmediata de tales obras de arte sensorial que ya las quisieran para sí en el mismísimo Museo Arquitectónico del Poble Espanyol (sito en la ciudad de Barcelona).

La celebración de cultos internos en buena parte de las cofradías sevillanas se remite ahora, conforme al tiempo litúrgico presente y siempre en atención a sus propias reglas, a los ejercicios de cinco días a los que se les atribuye su origen en el recuerdo de las cinco llagas de Cristo (manos, pies y costado) y que se celebran tanto para el culto a Cristo, como a la Virgen. Y para la celebración de los triduos, quinarios, septenarios o novenas (según proceda), todo esmero parece quedar corto.

La cuestión a definir es si verdaderamente los portentosos aderezos que acostumbramos a ver fomentan la participación de los hermanos en las celebraciones y contribuyen a mitigar la distancia emocional entre Dios y su pueblo, o éstas quedan como ristra de mensajes y consagraciones que caen en saco roto. A nadie se le escapa que vivimos tiempos en los que al ultraje de la fe católica se le corteja fácilmente, sin necesidad de aspavientos, y es ahí donde radica el importante papel de los directores espirituales, de las juntas de gobierno, y de cada uno de los hermanos y devotos que a través de las cofradías toman contacto directo con la Iglesia. Los altares son sólo abrumadoras sucesiones de luces extremadamente bien dispuestas, pero si la Palabra no alcanza al objetivo no sirven de nada.

Quinta AngustiaAltar de Quinario de la Hermandad de la Quinta Angustia, uno de los más imponentes.

Foto: Hermandad de la Quinta Angustia

Sin capirotes

José Antonio Martín Pereira | 29 de enero de 2016 a las 10:38

Resulta interesante lo que puede encerrar una fotografía si es tomada desde la virtud del que sabe. Así, cuando la vista se dirige casi por automatismo propio a esa leyenda que es anuncio y preludio de la cercanía del tiempo, el objetivo del buen profesional centra su encuadre en las verdaderas nazarenas anónimas de Sevilla, dos hermanas de la Congregación de la Cruz que caminan desde bien temprano a repartir lo que hacen a diario, bondad ilimitada.

Lo cierto es que así lleva sucediendo desde 1875, y no existiría capirote alguno recubierto de la mejor tela del mundo para cobijar tanta entrega a los demás. Dedicación silente, las Hermanas de la Cruz proclaman la humildad, renuncias y sacrificio para convivir cerca de Jesucristo crucificado y para atender a los más necesitados en todos y cada uno de los rincones de la ciudad. Qué Dios las guarde y proteja por siempre.

se_hacen_capirotesFoto: Antonio Sanchez Carrasco

La pasividad

José Antonio Martín Pereira | 10 de enero de 2016 a las 10:58

Con sus Majestades de regreso a Oriente (ya deben andar cerca) la Navidad, vulgo solsticio de invierno, deja paso a un cambio repentino de hábito en la ciudad. Pese a la polémica que rodeó al colofón de las fiestas a lo largo y ancho del país, hasta con reinas magas en cabalgatas republicanas, la memoria sevillana es corta y el período de transición que conduce a la Cuaresma es nulo. Aquí irremediablemente detrás del (sevillista) Rey Baltasar está la borriquita preguntando si puede subir ya al paso (dicho en honor al conocido montaje que puebla las redes sociales en estos días).

No queda entonces espacio para el tiempo litúrgico que nos acoge, porque la ausencia de filtros por parte del sector cofradiero local se empeña en estirar el invento para que ocupe el máximo espacio temporal posible. Digamos que falta lugar para saborear el presente (ya hay quien utiliza el término pre-Cuaresma), y para encumbrar el valor con el que los católicos debemos afrontar la preparación desde la Epifanía hasta el inicio de la cuarentena que nos conducirá a la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor. Quizás el ninguneo con el que parte del panorama político afronta aquello referente a las tradiciones cristianas en nuestro país no sea producto de la casualidad, sino más bien se resume en una estrategia oportunista que parte de la pasividad con la que desde el propio seno de la iglesia, la que conformamos todos (cofradías y cofrades por supuesto incluidos), afrontamos el día a día. No estaría de más hacérnoslo mirar como propósito para el nuevo año, antes de vernos obligados a lamentar males mayores.

Una estampa para 2015

José Antonio Martín Pereira | 31 de diciembre de 2015 a las 8:44

El epílogo de 2015 concluye inexorablemente dejando atrás una sucesión de días, vivencias, sentimientos, acciones y, como no, de imágenes para el recuerdo. Condensar la amplitud de doce largos meses en una conjunción de píxeles resulta una tarea altamente compleja, básicamente porque distintos serán siempre los prismas con los que se obtengan los reflejos. No obstante, el ejercicio de la fe en Sevilla deja una estampa que no por repetida resta ni un ápice de su valor cada vez que se produce. Son los rezos anónimos que se suceden ante San Judas Tadeo en el patio interior que da acceso al templo de San Antonio Abad los que desarticulan incluso las propias raíces del credo, y los que ponen en clara evidencia el encuentro entre lo más profundamente humano y lo divino.

Sam Judas Tadeo