Archivos para el tag ‘Junta de Andalucía’

2012: asignaturas pendientes

José Antonio Martín Pereira | 30 de diciembre de 2012 a las 15:25

Balances, recuentos y resúmenes aparte, el año que se marcha, 2012, deja interrogantes en lo que al binomio cofradías Sevilla respecta. Se formulan, por tanto, diferentes cuestiones a la espera de que 2013 dibuje nuevos aires, asignaturas pendientes especialmente si nos ceñimos al patrimonio.

 

San Hermenegildo

Anhelo que viene de largo. La pretendida cesión de San Hermenegildo por parte del Consejo de Cofradías sigue pendiente de la aprobación de la delegación provincial de Cultura de la Junta de Andalucía. Se trataría de un paso más para que finalmente la antigua iglesia situada en la céntrica plaza de la Concordia, cerrada desde hace seis años debidoa su mal estado, pueda ser utilizada por las cofradías para sus actividades de difusión cultural. El visto bueno de la Junta de Andalucía trasciende por gozar San Hermenegildo de la condición de Bien de Interés Cultural (BIC), por lo que su tutela corresponde a la administración autonómica, aunque su propietario sea el Ayuntamiento de Sevilla. Esta condición de BIC implica que cualquier cambio de uso del inmueble tenga que ser puesto en conocimiento de la delegación provincial de Cultura para su aprobación.

Actualmente, Consejo de Cofradías y Ayuntamiento están analizando las obras que habrían que realizarse para buscar su financiación. Preocupa sobremanera el estado de las techumbres, que amenazan con desprenderse y acabar por hundir la bóveda. Asimismo, desde el propio Consejo insisten en la búsqueda de patrocinadores para costear las obras si llegara el caso.

 

Santa Catalina

Hoy se cumplen exactamente 3130 días desde que la iglesia de Santa Catalina tuviera que ser cerrada a causa de su mal estado. Ocho años y medio en los que, si bien se ha podido solucionar su principal problema, que radicaba en las cubiertas, su estado ha ido empeorando al tiempo que resquebrajaban las relaciones entre los principales actores implicados, y obligados, a su conservación. Durante el presente año se han disparado las voces de alarma al respecto del preocupante estado de abandono en el que se encuentra el inmueble.

Las últimas noticias sobre este templo, joya gótico mudéjar de la ciudad, hacen referencia a los nuevos trabajos de investigación, auscultación y levantamiento de daños de la Iglesia de Santa Catalina, tras la firma del contrato firmado entre la empresa Geocisa y la Archidiócesis de Sevilla, que sufragará íntegramente los 59.543,37 euros que supondrán los mismos. Mediante un levantamiento gráfico y cuantificado de las patologías actuales, el estudio de los materiales constitutivos estructurales, y un control monitorizado de movimientos del conjunto, Geocisa aportará los datos técnicos que permitirán, una vez conocido el estado real del edificio, decidir las actuaciones definitivas de cara a la restauración integral del templo, monumento nacional desde 1912 y declarado Bien de Interés Cultural del Patrimonio Histórico Español (BIC) en 1985. El prestigioso arquitecto Francisco Jurado dirige estos trabajos.

Hasta las narices

José Antonio Martín Pereira | 16 de marzo de 2012 a las 12:28

Hasta las narices, dicho alto y claro. Porque en esta España donde al parecer cada razón es digna de asociación, y donde parte de las más importantes, que no son sino las encargadas de velar por los derechos y la dignidad de los trabajadores, actúan bajo la invitación y motivaciones de una izquierda (política) ausente en planteamientos de futuro, y no digamos en ética presente, las puertas del derecho se han abierto a tal amplitud que el tránsito de incongruentes vulgaridades es incesante. A este respecto, los argumentos de buena parte de estas inoperantes asociaciones responden, desde la cobardía, al deshonroso triunvirato que conforman aburrimiento, resentimiento y desconocimiento, similares piezas en la burda escala que expone el peor rostro de los seres humanos.

Todo ello circunscrito a la noticia publicada por eldiadecordoba.es hace un par días relativa a las exigencias del mal-denominado Observatorio de Laicidad, desde el cual han exigido a la Consejería de Educación que se dicten «instrucciones» a los centros educativos, especialmente en las provincias de Málaga, Sevilla, Córdoba y Cádiz, donde se llevan a cabo procesiones de Semana Santa. Dicha organización ajena a la cultura reclama además una serie de medidas a la Junta para que los colegios «no celebren estos rituales religiosos, que frecuentemente están enmascarados dentro del folklore y la cultura andaluza». El uso de la terminología no tiene desperdicio.

El partidista razonamiento es sostenido en virtud, insistimos según su criterio, a que los desfiles procesionales que se llevan a cabo en determinados centros educativos representan «la vulneración de la aconfesionalidad del Estado y de la escuela laica que plantea el Estatuto de Andalucía, así como la discriminación y la vulneración de la libertad de conciencia del alumnado que no recibe enseñanzas de religión católica».

Por consiguiente la discriminación cultural, amén de la evidente falta de conocimiento hacia un entorno, el educativo, con graves problemas estructurales, queda descrita en el comunicado emitido por las supuestas mentes abiertas y defensoras de la democracia encargadas de redactarlo, las cuales más bien pretenden avivar llamas de unos pastos ya carbonizados.

Desde luego la percepción de este grupo de individuos dista mucho de la realidad. Las puertas de Cáritas, así como las de tantas hermandades que durante este tiempo litúrgico refuerzan sus acciones de caridad, siguen abiertas para cualquiera que tenga interés por acercarse a comprobarlo, por mínimo que éste sea.