Archivos para el tag ‘La Amargura’

Semana Santa 2016: a destacar

José Antonio Martín Pereira | 29 de marzo de 2016 a las 11:23

Las nubes y los horarios

Lo comprobamos especialmente el Domingo de Ramos, donde el riesgo álgido de lluvias previsto para la madrugada del Lunes Santo motivó que las hermandades acelerasen su regreso. Los pasos andando, y los nazarenos aliviados por ello. La Hiniesta y la Estrella entraron a su hora, y la Amargura 45 minutos antes de lo previsto. En esta ocasión las nubes favorecieron a la Semana Santa.

En cuanto a horarios e itinerarios, la vista estaba puesta en el desarrollo de la Madrugá tras todo un año de debate. Finalmente la solución vino de la mano del pequeño matiz aplicado en principio a modo de parche, y los ensambles funcionaron a la perfección. Apenas hubo retrasos, y la sensación generalizada deja muy buen sabor de boca.

El CECOP y la seguridad

Después de lo sucedido en la Madrugá de 2015, la seguridad se había convertido en premisa fundamental para hermandades, Ayuntamiento y CECOP. Y los datos oficiales avalan el nuevo plan de seguridad puesto en práctica, ya que apenas se registraron incidencias destacables en una semana marcada además por los atentados de Bruselas.

Lo más llamativo quizás fueron los aforamientos en determinadas zonas calificadas como de riesgo en función a episodios anteriores. Ése será por tanto el talón a pulir en un futuro, si bien la idea cuenta con el respaldo de las propias cofradías que han visto facilitado su discurrir, y de muchos cofrades que pensamos que a la Semana Santa necesitaba de un giro de tuerca radical en lo que a dicho aspecto se refiere.

Las Siete Palabras y el Buen Fin

Dos cofradías imprescindibles por el rigor de sus cortejos. La primera a pesar del puesto que ocupa en la jornada, que la hace transitar por las calles del centro hasta bien entrada la madrugada, así como de una historia reciente cargada de capítulos poco agradables. La segunda pese a contar con un nutrido grupo de niños entre sus filas, con las connotaciones que esta circunstancia conlleva. El corte clásico del Misterio de Las Siete Palabras, y el del paso de Cristo del Buen Fin dignifican a la Semana Santa de Sevilla.

La compostura del Cerro

El Martes Santo fuimos testigo de la jornada más difícil en cuanto a la meteorología. Una de las cofradías que sufrió los vaivenes entre el sol y las nubes fue la del Cerro del Águila, que se vio obligada a refugiar su paso de Misterio y todo su cortejo en el interior de la Catedral, mientras que el palio se resguardaba en el Rectorado para, poco después, trasladarse también al templo metropolitano. En todo lo que duró la incertidumbre en la calle, el numeroso cortejo formado por nazarenos y acompañantes, tan particular como siempre, guardó una compostura ejemplar facilitando la tarea al grupo de diputados de la Hermandad.

El Cachorro de vuelta

Con la madrugada del Sábado Santo acariciando la cofradía entre la oscuridad de la calle Castilla, los numerosos puntos de luz del paso del Cachorro y el clasicismo de los sones musicales que lo acompañaban convirtieron el regreso de la cofradía en un espectáculo sensorial inigualable. La vuelta de la cofradía trianera conserva matices de otra época al alcance de un público en su justa medida. Ni el frío logró desarticular el decoro de un cuerpo de nazarenos estoico.

Buen Fin

 

Domingo de Ramos 2016: memorias

José Antonio Martín Pereira | 21 de marzo de 2016 a las 11:17

La jugada salió perfecta. La Hermandad de la Paz fue la primera en tomar la difícil decisión de salir o no hacerlo, los partes meteorológicos proponían la tesitura al Domingo de Ramos avivando las opciones de ruptura. Pero todo salió a pedir de boca, la del Porvenir, como Jesús Despojado, la Cena y la Hiniesta retrasaron sus respectivas salidas, mientras que en el Salvador decidían que la Borriquita discurriese este año junto al Amor (tal y como sucediera en los años 2000 y 2012). A partir de ahí la tarde fue rodando a medida que el frío precedía a la noche. Cabe destacar el loable esfuerzo de todas y cada una de las cofradías, demostrando que con voluntad y solidaridad los horarios pueden cumplirse sin que la dignidad se vea afectada en el discurrir de los cortejos. Otros detalles que dejó la jornada fueron la visible reducción del uso de sillitas portátiles con respecto a otros años, y derivado de la incertidumbre meteorológica de las primeras horas, la menor masificación de las calles.

borriquita y amor

Domingo de Ramos 2015: memorias

José Antonio Martín Pereira | 30 de marzo de 2015 a las 11:38

Queríamos sol… ¡pues dos tazas! El Domingo de Ramos recordó a aquel último Jueves Santo en los cirios arqueados que portaban al cuadril un gran número de nazarenos. La ciudad, desde temprano, se había echado a la calle en respuesta a la tradicional visita a parroquias, iglesias y capillas que conmemoran el año nuevo en la singular liturgia cofradiera. Ningún Domingo de Ramos, a pesar de las similitudes propias, es igual a otro salvo en un matiz: el derroche de ilusión no cambia con el paso de los años.

La nota desafortunada de la jornada la puso la Hermandad de la Hiniesta, a causa del problema que sufrió el varal delantero derecho cuando el paso de palio se encontraba en la calle Sierpes. Desde ahí y hasta la Catedral el paso se tuvo que levantar a pulso aliviado y una vez allí se pudo reparar definitivamente. El suceso provocó un descuadre horario de en torno a 20 minutos, además de que que la cofradía del Amor optara por salir de su templo media hora más tarde de su horario previsto con idea de no castigar a su cuerpo de nazarenos con parones innecesarios.

A destacar, en cuanto a lo positivo, el extraordinario discurrir de la Hermandad de la Cena en su regreso al templo atravesando una zona tan complicada como la Alfalfa sin que el numeroso público que allí se congrega habitualmente consiguiera desmembrar un cortejo perfectamente organizado. Y sublime, como siempre, el equipo de operarios de Lipassam, limpiando las primeras vergüenzas de una ciudad que no aprende a quererse.

Cristo del Amor Sevilla

Domingo de Ramos 2014: memorias

José Antonio Martín Pereira | 14 de abril de 2014 a las 11:51

Domingo de luces y cielo azul. Calurosa jornada inaugural agradecida en las calles y en los centros de trabajo de la AEMET, después de lo acaecido el pasado año. Mañana de derbi futbolero que, salvo por alguna que otra celebración espontánea no mermó ni un ápice las ganas de Semana Santa con las que amanecía en El Porvenir. Fue, además, la primera cita en lo relativo al conteo de nazarenos, y aquella en la que pudimos contemplar la nueva disposición de la Borriquita y las dos tallas de Fernando Aguado y la salida de la cofradía de San Roque desde la parroquia de Santiago.

Pero el Domingo de Ramos siempre trae algo más. Ríos de basura en las calles, modelitos con poco o nada sentido del gusto, niñateo ya no solo hasta altas horas, innecesarios paseos de botellines en mano y mucha bulla. A destacar, el enorme trabajo de control de los miembros del Cuerpo Nacional de Policía en la siempre compleja entrada de la cofradía de la Amargura, blindando de cangrejeros el perímetro acotado.

Domingo de Ramos Sevilla