Archivos para el tag ‘Lignum Crucis’

Semana Santa 2012: los debates

José Antonio Martín Pereira | 11 de abril de 2012 a las 11:22

Los Panaderos, y el exceso

Una cortejo desmembrado desde la Plaza del Salvador hasta la calle Orfila, objetivando el regusto de aquel sector que poco o nada tiene que ver con las cofradías, pero que aprovecha la más mínima para exhibir el lastimoso comportamiento del que habitualmente hace gala. El efecto atracción de una puesta en escena cuestionable, unido a la ruptura total de horarios (el palio de la Virgen de Regla entró por encima de las 4 de la madrugada), volvió a poner de manifiesto la cara más amarga que ostenta el capricho por estar más horas en la calle. Lo ideal sería hallar el protagonismo por medio de la caridad, aunque ello no suene tan rimbombante. Y a todo esto disponiendo de los cuerpos y fuerzas de seguridad como si la ciudad fuera nuestra.

 

Vera-Cruz y la reliquia del Lignum Crucis

Empezando porque la mayoría se enteraba el pasado Lunes Santo de qué era eso de un Lignum Crucis, y por qué la Hermandad de la Vera-Cruz le tributa honores como Titular de su cofradía. Hasta la fecha sin duda la cuestión más llamativa de cuantas se sucedieron en la Semana Santa de 2012. Dos corrientes, una a favor, que estima como válida la salida de una cofradía sin pasos para celebrar manifestación pública de fe sin necesidad de poner en riesgo el patrimonio material; y otra en contra, considerando que la estación de penitencia solo debe realizarse con la presencia de todos los titulares. Lo cierto es que aprovechando las inclemencias meteorológicas, no ha estado de más volver a los orígenes para poner sobre la mesa el verdadero sentido de aquello que celebramos.

 

Tiempos de espera

Hasta dónde es lícito alargar el tiempo de espera utilizado por las juntas de gobierno para decidir si ponen o no sus cofradías en la calle. Esta Semana Santa hemos sido testigos de prórrogas interminables solapadas a la emisión de partes meteorológicos. Pérdidas de mesura obviando el cansancio de los hermanos que agotan inquietudes en los templos, así como la propia dinámica de la ciudad, que no puede ni debe estar sujeta a determinadas acciones de las cofradías.

 

Las sillitas

No es nuevo, pero están ahí. Interminable hilera, o más bien muralla, en el tramo final de la calle Trajano esquina Plaza del Duque, paradigma de otras tantas zonas del centro de la ciudad. Ocupar un sitio y hacerse dueño de la calle imponiendo peaje a base de malas actitudes. Al final, y ya se ha comentado en ocasiones anteriores, es una cuestión que atañe solamente a la educación. No obstante existen alternativas que podrían regular el embrollo, por ejemplo, sancionar a los vendedores ambulantes.