Archivos para el tag ‘liturgia’

Te estaba esperando

José Antonio Martín Pereira | 14 de febrero de 2018 a las 9:54

Como cada año has llamado de nuevo a la puerta, para acomodarte en casa. Solapando al Carnaval, traes el comienzo de una nueva etapa, un nuevo ciclo para los cristianos que recibimos atentos y emocionados, un tiempo de preparación y también un buen momento para que nos iniciemos a vivir plenamente el verdadero sentido y significado de lo que es una hermandad o cofradía. Todo empieza como terminó, con la ceniza que devuelves; el polvo que somos y el polvo en que nos convertiremos; y con la conversión, la que aceptamos plenamente al recibir su imposición.

Se abre por tanto, con Tu llegada, un nuevo horizonte enmarcado en cuarenta días y cuarenta noches que aceptamos pensando en el ribete de emociones que nos quedan por vivir hasta que entregues el testigo, a las puertas del Salvador, en la gloriosa tarde en la que un mar de diminutos capirotes decida medir qué queda aún de niños en nuestro interior.

Suerte nos queda que tiempos de desproporciones cofradieras, de estériles debates avivados y de hipocresía vulgar, todavía existan lunares rojos sobre el almanaque, puntos de partida inviolables como el que Tú, apoyada en el Evangelio, nos inspiras. Por ello pasa, querida Cuaresma, te estaba esperando, rejuvenece la inquietud contenida que llevo amasando desde que en San Lorenzo se apagaron las luces para dar paso a la Resurrección del Señor, y muéstrame cada día diferente; así llenándolos de signos, estímulos y coincidencias como quien ansía una gota de agua en medio del desierto, actúa como tilde que acentúa la pausa con la que Dios aparece en lo cotidiano de las preocupaciones. Marca Tú el camino, que yo te sigo.

Centuria Macarena

Foto: Jesús Giraldo

Alcanzamos la Cuaresma

José Antonio Martín Pereira | 10 de febrero de 2016 a las 11:11

Alcanzamos un tiempo nuevo. Desde hoy y hasta que el Domingo de Ramos rejuvenecerá la inquietud contenida y absolutamente todo nos parecerá diferente. Buscaremos signos, estímulos y coincidencias como quien ansía una gota de agua en medio del desierto. Pero la Cuaresma se alza mucho más alto, es la tilde que acentúa la pausa que nos solicita Dios en lo cotidiano de las preocupaciones como invitación directa encaminada a encontrar la senda verdadera. Las exuberantes certezas y la admiración que nos producen no deben nublar de polvo el camino.

Hoy Miércoles de Ceniza dan comienzo cuarenta días y cuarenta noches que deben inspirarnos en la conversión, así cuando la Soledad transite regreso a San Lorenzo nos hallaremos preparados para recibir la Gloria de Jesús Resucitado. Por ello mismo, la liturgia nos recuerda que el acercamiento a Dios no se logra sin más por la cercanía física o por la familiaridad con los lugares, las imágenes y los actos en los que Dios se significa o se hace presente. En las homilías además, se nos hará hincapié en que no echemos a perder la gracia de este tiempo propicio para salir al encuentro de Dios. Que así sea.

cuares

Hipotética Cuaresma

José Antonio Martín Pereira | 8 de enero de 2013 a las 12:05

Sabido es que novelero mundo de las cofradías sevillanas vincula su calendario al litúrgico en función únicamente de sus intereses. Probablemente no muchos de los que airean la hipotética Cuaresma que desde hoy da paso, sepan que para la Iglesia aún no ha concluido el Tiempo de Navidad, el cual finalizará el próximo domingo con la Fiesta del Bautismo de Nuestro Señor. Caprichoso almanaque con epicentro en el domingo 17 de febrero, que hace poblar las conciencias de cruces de guía, y las redes sociales de caricaturas de la carroza del Rey Baltasar engullida entre capirotes blancos. Sevilla, para lo bueno y para lo malo, argumenta estas formas tan peculiares en su minutero particular donde mide la espera.

Entretanto, las hermandades que participarán en el magno evento a propuesta del propio arzobispo Monseñor Asenjo, siguen diseñando lo que vendrá (a poco más de un mes) rodeadas del mar de dudas que aún cerca los entresijos del acto. Lo que queda del mes de enero se prevé frenético en reuniones, posturas de acercamiento y concreción entre las partes implicadas: Cecop, Consejo de Cofradías, hermandades y Arzobispado.

Aún queda tiempo para esto

José Antonio Martín Pereira | 9 de marzo de 2012 a las 8:24

Porque todavía la nueva ‘korriente kapilleril’ no ha conseguido desbancar por completo a través de la banalidad de sus acciones el verdadero carácter de la liturgia que nos ocupa, las cofradías, atribuyendo la realidad a su originario canón de culto a Dios en la imagen visible e invisible, mantienen la reserva de parte de sus intenciones, faltaría más, y de tal modo lo exponen para todo aquel que experimente necesidad de acercarse. El culto interno es lo primero, esencial y necesario, y que sin él cualquier manifestación externa de fe carece de sentido.

En este sentido, jornadas como la de hoy se apoderan, por propia configuración, del ideal que quizás no exista más que en un puñado de conciencias, y que aún ahora que la crisis de valores evidencia gran parte de su deterioro sigue representando el espejo en el que todos en mayor o menor medida nos debemos mirar. Así pues, como preparación para que la Estación a la Santa Iglesia Catedral sea testimonio del espíritu de oración, de penitencia y de conversión al Evangelio que le es propio, la Hermandad de Montserrat celebra la segunda Clase de su Curso de Formación ‘Los Fines de la Cofradía’, bajo el título ‘La Penitencia y el espíritu de conversión‘. Asimismo, la Hermandad de San Esteban, con el fin de propiciar la oración y el rezo ante sus Titulares, desde este viernes y durante los dos posteriores abrirá su Iglesia al culto en horario vespertino, período durante el cual los hermanos y fieles que lo deseen podrán besar los pies de la imagen del Señor de la Salud y Buen Viaje. Mismamente, en La O tendrá lugar el tradicional Acto Penitencial de Cuaresma, y en La Vera Cruz Retiro en la Capilla del Dulce Nombre de Jesús.

.
Mañana sábado será el turno de la Hermandad de Las Cigarreras, que igualmente llevará al efecto un Retiro Cuaresmal dirigido por el Director Espiritual de la corporación del Jueves Santo.