El Muñidor » Martes Santo

Archivos para el tag ‘Martes Santo’

Sé que volverás

José Antonio Martín Pereira | 17 de marzo de 2020 a las 10:57

Jamás pensé que aquello que días atrás nos contaban podría convertirse en certeza. Que la historia, aún por escribir, concluiría sin ni siquiera haber empezado. Que dejaríamos el libro de los sueños del mismo color de aquellos nazarenos con los que pretendíamos encontrarnos entre las sombras del parque, cuando los primeros rayos se entregaran a la tarde invitando a dejar atrás los nervios de la mañana.

Acabas de irte y ya se te extraña, porque la conciencia no acierta a comprender que los encuentros que habíamos pactado, ahora no habiten más que en lo recóndito de cada interior dejando un reguero de nostalgia sin consuelo.

No ha venido aún la primavera y ya daría la vida por cambiarla, por llenar de intensidad estos silencios con el ajetreo de parihuelas de ensayo; de ejércitos de candelerías relucientes; de majestuosos altares desafiando las alturas; de repartos de papeletas de sitio; de túnicas por planchar y escudos esperando aguja e hilo; de capirotes que regresan tras el letargo en los altillos; y madrugadas, de largas madrugadas de casas de hermandad.

Acabas de irte con la fugacidad con la que acostumbras, pero esta vez sin que el incienso difumine perfiles por las esquinas. Los sentidos, todos los sentidos, quedaron vacíos, descompuestos sin el olor a cera mezclada con clavel; sin los aromas que desprende la miel de los pestiños; sin los crujidos de la madera y el rachear de las alpargatas de los costaleros; sin saetas ni cornetas; sin bullas ni pies cansados; sin programas de mano arrugados del salir y entrar en los bolsillos; sin alfileres en las solapas de las chaquetas; sin la luz de los cirios que tenían previsto anunciar, como solo ellos saben, el triunfo de la Vida.

Acabas de irte, y la contradictoria percepción del recuerdo se ha instalado sobre una realidad que exhibe primogénitos deseos, implorando refugio en el regazo de la Palabra, semilla que ya busca raíces en el delicado huerto que Sevilla reserva al anhelo, a la espera de que imperfecciones futuras deparen provechosas tardes de sol y éstas vuelvan a abrir de nuevo el ciclo que quedó por cerrar.

La melancolía se abre paso y de nada sirve que las confiterías sigan pregonando en sus cristaleras que “hay torrijas”. El bacalao este año no vivirá su apoteosis cuaresmal. Las túnicas no irán a las lavanderías y las insignias, perfectamente dispuestas, quedarán en el reposo oscuro de los armarios esperando que vuelvas con fulgores a reclamarlas. El azahar, que es más que una flor, ultima sus aromas desnudando los naranjos cuales muestras de aquello que pudo ser y no será.

Acabas de irte pero sabes qué, sé que volverás. Porque siempre vuelves, porque aunque esta crónica nunca haya sido escrita, la Esperanza, que en Sevilla tiene nombre de mujer y vive junto al Arco, habita cual primavera palpitante en el corazón de cada invierno, y amanece como aurora sonriente detrás de cada noche. Tal vez el que reside al final de la calle Castilla, haya dispuesto este guión diferente para hacernos comprender la suerte que tenemos de disfrutar del milagro de la vida que comienza en el Salvador entre palmas y varitas plateadas y concluye en el corazón de la ciudad a los pies de un sudario, demostrándonos así que esa fortuna no está al alcance de quienes sufren en hospitales, en residencias o en la más punzante soledad. Al fin y al cabo Dios siempre decide por nosotros, y sus designios son inescrutables.

Lejos quedan los últimos ecos con los que dijiste adiós en San Lorenzo, pero estoy seguro que podré volverte a esperar otros 377 días. Sé que volverás.

Semana Santa 2020

¿Quién sale beneficiado?

José Antonio Martín Pereira | 4 de febrero de 2020 a las 21:38

Cuando una imagen vale más que mil palabras, en sentido literal. La misma fue publicada hace unos días por la hermandad de San Esteban, ilustrando un comunicado en el que su Hermano Mayor, Jesús Bustamante, cargaba duramente contra la configuración actual del Martes Santo, que este año no sufrirá variaciones respecto al orden establecido para la Semana Santa de 2019, a la cual pertenece la instantánea.

La nota en sí abre numerosas lecturas, y vuelve a poner en tela de juicio un problema que ha venido persiguiendo a las cofradías desde sus orígenes y hasta la actualidad, el de los horarios, itinerarios y orden en la nómina del día. En este sentido, ocurre algo parecido en cuanto a las discrepancias mostradas con el resto de las cofradías del Miércoles Santo por parte de Los Panaderos. Son solo dos ejemplos de marcada actualidad, la punta de un iceberg al que cada vez se le observan más grietas, puesto que a excepción del Sábado Santo, un día más liviano por el número y el carácter de las hermandades que procesionan, el resto de jornadas pervive en un alambre solo apto para funambulistas sin que, al menos hasta la fecha, nadie haya dado con la tecla que resuelva el entuerto.

La cuestión en sí es que la solidaridad de la que hacen gala las hermandades en lo relativo a su acción social, no se ve sin embargo reflejada en la configuración que requiere la Semana Santa del siglo XXI, ésa en la que los cortejos crecen y la seguridad se ha convertido en el vértice del que penden el resto de aristas. La realidad dice que pesa más arañar cinco minutos de paso, que ceder un puesto en el orden establecido. Y no digamos ya cuando se trata de variar los recorridos, aunque sean exactamente iguales cambiando dos calles por otras dos paralelas.

A todo esto cabría preguntarse, ¿quién sale beneficiado? Desde luego la Semana Santa de Sevilla no, y la imagen que proyectamos los cofrades al resto de la sociedad, tampoco. Por ello precisamente las juntas de gobierno y el Consejo de Hermandades, más pronto que tarde, están obligados a buscar soluciones y entenderse para así minimizar el menosprecio que sienten los hermanos de las cofradías afectadas. La fotografía que aparece aquí abajo nos deja en evidencia.

SanEsteban_campanaFoto: Hermandad de San Esteban (Twitter)

Martes Santo 2019: memorias

José Antonio Martín Pereira | 17 de abril de 2019 a las 11:57

La noticia estuvo en el Cerro del Águila, que por primera vez salió a la calle con tres pasos. El Nazareno de la Humildad, rodeado de fieles y curiosos durante toda la Estación de Penitencia, encaja perfectamente y su advocación refleja la filosofía de un barrio que ha sabido crecer, y hacerlo además alrededor de su Virgen y de su cofradía, sin perder la identidad que lo hace único. Es un placer, siempre, recorrer completamente la cofradía, desde sus primeros tramos de nazarenos y hasta los manojos de globos de colores que escoltan la trasera del palio. La anécdota fue protagonizada por una de las palomas que tradicionalmente se sueltan a la salida del templo de la Virgen de los Dolores, la cual quedó posada en su corona durante buena parte del recorrido.

Por lo demás, el Martes Santo nos dejó estampas insólitas por la nueva configuración de horarios e itinerarios, así como la respuesta total por parte de las corporaciones de la jornada, que hicieron gala de sus buenas relaciones en tiempo y formas. Un espejo en el que mirarse.

Cerro_Humildad

oznor

Semana Santa 2017: la imagen

José Antonio Martín Pereira | 24 de abril de 2017 a las 11:04

En realidad, todos lo sabemos, la Semana Santa pasa como un suspiro. De su fugacidad en la conciencia quedan restos que, por más que intentemos retener, nunca nos devolverán el momento, sin embargo sí que pueden servir de inspiración o desahogo en esas noches en las que al corazón le puede la nostalgia y la riqueza del tiempo litúrgico por sí misma necesita del soplo de lo pretérito.

Instantes, situaciones personales o colectivas cuya riqueza resulta difícil de desgranar con palabras pero que quedaron ahí, fueron realidad por una fracción del minutero y contribuyeron a remarcar el sentido de aquello cuanto aconteció. Esta en concreto ocurría durante el apogeo de la tarde del Martes Santo, cuando el paso de Misterio de la Presentación al Pueblo de la hermandad de San Benito alcanzaba una de las vértebras principales de la ciudad. Ni siquiera el calor que se hizo evidente, rotundo todavía a esa hora, fue capaz de descomponer el ansia con la que el público esperaba.

Lecturas se podrían hacer cientos pero la principal, ahora precisamente que precisamos de una bocanada potente de optimismo, es que el fervor popular que congrega la Semana Santa de Sevilla sigue siendo su mayor bastión, defensa ante agresiones externas e internas y elemento esencial sobre el que vincular el futuro. Como dirían algunos, el poder de la fe.

misterio sanbenito

Foto: El Palquillo. Diario de Sevilla

Martes Santo 2017: memorias

José Antonio Martín Pereira | 12 de abril de 2017 a las 11:57

La mejor de las noticias es que todo transcurrió con normalidad. El Martes Santo, ya se sabe, viene siendo tradicionalmente uno de los días más conflictivos en cuanto a la configuración de horarios e itinerarios, sin embargo el de 2017 pasará a la historia como aquel que funcionó con precisión suiza. Es de alabar por tanto el esfuerzo de todas las cofradías de la jornada, cuya solidaridad hizo posible esto que es casi un logro. Por lo demás calor, mucho calor como nota predominante si bien su efecto no se notó en las calles, repletas de público incluso en las horas centrales. A destacar como siempre, el esfuerzo de todo un barrio, el del Cerro del Águila, para alcanzar con su cofradía el centro de Sevilla con la mayor de las dignidades posibles. ¡Qué bonita iba la Virgen de los Dolores! Y qué decir de los Estudiantes o Santa Cruz, cuyos cortejos deberían ser declarados patrimonio mundial; o el tramo de niños (y padres) que proseguía la cruz de guía de la Hermandad de San Benito; o el paso de palio de la Virgen de la Candelaria andando con gallardía siempre de frente, como deben andar los pasos; o la simbiosis entre el Misterio de San Esteban y la banda de la Redención, cada año mayor. El Martes Santo no fue un sueño…

virgen de la candelaria

Formación de empleo en El Cerro

José Antonio Martín Pereira | 12 de noviembre de 2013 a las 11:51

La hermandad del Cerro, en su afán por desarrollar actividades de compromiso social, subvenciona un curso gratuito de formación para el empleo, que organiza la Asociación Solidaria Donantes de Ilusiones. Dicho curso se celebrará desde el próximo 19 de noviembre al 12 de diciembre, en las dependencias del Centro Cívico del Cerro del Águila.

De este modo, todos aquellos hermanos o devotos interesados en inscribirse en el mismo deberán acudir a la casa de hermandad de la citada corporación del Martes Santo, entre los días 11 al 15 de noviembre, en horario de 20,30 a 21 horas, ya que el cupo de plazas del curso es de 30 personas. El material necesario para el mismo se proporcionará a los asistentes sin coste alguno, haciéndole entrega de un certificado de asistencia tras su finalización.

DoloresCerro

Foto: Hermandad del Cerro

Entre el letargo y los sofocos

José Antonio Martín Pereira | 9 de septiembre de 2013 a las 12:32

Septiembre arribó desvelando la fina línea que separa a las cofradías entre el letargo y los sofocos. No echó a andar la rutina del nuevo curso, cuando sobre el orbe cofradiero sevillano ya planean dos cuestiones que han reactivado la atención por las canastillas y La Campana, alimentando las frivolidades.

De un lado el Martes Santo, por iniciativa de los propios hermanos mayores de las Hermandades que conforman la jornada y del delegado de Consejo General de Hermandades y Cofradías del día, Francisco Javier Gómez García. El caos que generan el número de nazarenos, los horarios y el orden de las ocho cofradías a su paso por la carrera oficial han hecho que desde hace algunos meses las diferentes posturas se esmeren por hallar un punto de encuentro que resuelva las complejidades de una de las jornadas curiosamente más castigadas por la meteorología en los últimos años. La intención es que los encuentros hasta ahora realizados tengan continuidad en próximas fechas, con idea de que, a ser posible, la Semana Santa de 2014 presente las primeras alternativas en lo que a esta materia respecta.

De otro lado, la solicitud que la Hermandad de La Corona ha formalizado al Consejo de Cofradías para su incorporación a la nómina de hermandades que realizan su estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral, toda vez aprobadas por parte del arzobispado las nuevas Reglas corporativas en las que no se especifica la jornada en la que la cofradía debe hacer este culto público. Esto es precisamente el quid de la cuestión. Con este intento, ya son tres las solicitudes pendientes a discutir entre San Gregorio y Palacio, a tenor de las emitidas anteriormente por las corporaciones de La Misión y Pino Montano.

A la vista de esto, las semanas venideras se antojan de lo más movidas. Quién diría que estamos en la fecha a la que estamos…

¿Estirar el Martes Santo?

José Antonio Martín Pereira | 7 de diciembre de 2011 a las 10:32

¿Estirar el Martes Santo? He ahí el dilema al que cierto sector, parece que interesadamente, pretende dirigir en las últimas semanas, con el permiso claro está de las intenciones que aún hospedan en Santa Marina, a una Cuaresma a la que ya se la buscan inquietudes. Abismo cargado de premisas y ajeno, o esa al menos es la sensación, a una jornada estructuralmente sometida a multitud de complejidades y en la que a pesar de que los innumerables intentos se prolongan desde hace casi tres décadas, éstas no han hecho más que seguir creciendo. Así las cosas, introducir a La Misión en el Martes Santo (méritos y aporte artístico apartes) a día de hoy no es que resulte complicado, más bien se antoja literalmente imposible.

Y es que a nadie se le escapa que el Martes Santo probablemente muestre el reflejo de la jornada más complicada en horarios e itinerarios de toda la Semana Santa. Un día marcado por un espacio físico infranqueable y saturado en momentos puntuales por unos cortejos los cuales en su mayoría han experimentado un notable crecimiento en los últimos años, especialmente en lo que respecta a las cofradías de la primera mitad del día.

De este modo, y como se apuntaba, muchos han venido siendo los intentos para reordenar tiempo y espacio, entre los cuales el último, el de 2006, que llevado a la práctica resultó un auténtico fracaso que no satisfizo a nadie. En aquella ocasión la cofradía más perjudicada fue la de San Esteban, que se vio obligada a dar un innecesario rodeo para dejar la calle Águilas libre y así permitir el tránsito de la corporación de San Benito. Por momentos la Alfalfa llego a ser un caos. Por su parte en Los Estudiantes la sensación tampoco fue agradable, dado que tuvieron que retrasar su horario de entrada. Además, se dio la paradoja de que este acuerdo excluyó a la cofradía del Dulce Nombre, sin lugar a dudas la hermandad, junto con Santa Cruz, más perjudicada por los retrasos que desde apenas iniciada la tarde se acumulan año tras año, con lo que ello les repercute en sus intempestivos horarios de entrada.

En consecuencia, la consigna principal que se deriva de lo anterior es la necesidad de equilibrar la Semana Santa, con independencia de los días, antes que utilizar diferentes medios públicos para lanzar irresponsables mensajes abriendo la puerta a nuevas corporaciones, y es que el premio al buen o mal hacer no tiene que circular irreversiblemente por el tránsito por La ‘Santa’ Campana, la verdadera vara de medir de las hermandades que aguardan en la parrilla de salida a tal fin la debe marcar su contexto particular, aquel por el que trabajan o deberían hacerlo día a día. Recordemos que la ‘Era Amigo Vallejo’, con su permisividad, ya es pasado…

Santa Cruz aspira a modificar el Martes Santo

José Antonio Martín Pereira | 21 de noviembre de 2011 a las 10:07

La última Cofradía del Martes Santo planteará una modificación de horarios e itinerarios para la jornada, a fin de evitar parones y rodeos innecesarios.

.

Ha sido prácticamente el primer repunte en relación a la configuración de horarios e itinerarios de la próxima Semana Santa, no obstante, dado el carácter de la propuesta, es posible que de aquí a la próxima primavera ésta se alce como uno de los temas candentes en relación al mundo de las cofradías sevillanas.

Que el Martes Santo necesita una reordenación es un secreto a voces, puesto de manifiesto año sí y año también llegada la jornada, claro que es necesario tener presente a los últimos experimentos, fallidos en buena parte o en su totalidad, para comprender la complejidad de la encomienda. Que la cofradía de Santa Cruz, decana del día, no puede dar un rodeo de más de cuatro horas para llegar a la plaza de la Campana es otra cuestión obvia, teniendo en cuenta la cercanía de su templo a la Catedral. Así las cosas, alguien estaba obligado a volver a poner las cartas sobre la mesa de cara a mitigar el desequilibrio de la jornada más enrevesada de la Semana Santa, y eso normalmente suele correr a cargo del más perjudicado por la película, como ha ocurrido.

De este modo, en Santa Cruz pretenden retomar un recorrido antiguo que le hacía llegar a la carrera oficial cruzando Virgen de los Reyes hacia el Salvador, al tiempo que Los Estudiantes están saliendo de la Catedral, o lo que es lo mismo, sus intenciones pasan por bordear dicha plaza, por la acera del Palacio Arzobispal, para enfilar la calle Placentines en su camino hacia la Campana a la par que por la Puerta de los Palos la cofradía de Los Estudiantes da sus primeros pasos de regreso al Paraninfo.

Por el momento solo se trata de una leve declaración de intenciones la cual, si llegara a completarse, tendría como uno de sus principales efectos que la propia cofradía de Mateos Gago, dirigida por Miguel Genebat, retrasaría su horario de salida en aproximadamente hora y cuarto.

Relativo al Vía Crucis del Consejo

José Antonio Martín Pereira | 5 de septiembre de 2011 a las 13:43

Aprovechando la corriente que destila el mes recién llegado, así como la lenta y gradual puesta a punto de las hermandades sevillanas en cuanto a la apertura del nuevo curso, las próximas semanas se antojan cargadas de quinielas. De este modo, hipótesis entorno al pregonero de la próxima Semana Santa, al autor del futuro cartel o a la imagen que representará al conjunto de las Hermandades y Cofradías en el Vía Crucis oficial organizado por el Consejo, poblarán tertulias y serán protagonistas de artículos de prensa.

Al hilo precisamente del último aspecto, sepa que únicamente el Señor del Gran Poder ha presidido en dos ocasiones dicho acto, la primera en 1979, en lo que vino a significar la cuarta edición del mismo, y la segunda, a la que corresponde la instantánea aportada, en el año 1987, motivada por la beatificación del Cardenal Spínola en uno de aquellos días de Cuaresma (concretamente el 29 de marzo). Cuentan las crónicas que la expectación y la congregación de fieles fue tal, que el cortejo tuvo problemas para avanzar en puntuales momentos del recorrido. El retorno a la basílica se produjo entorno a las tres y media de la madrugada.

En cuanto a la próxima edición, coincidiendo con el primer lunes de Cuaresma, tendrá lugar en la tarde del 27 de febrero de 2012. Si la lógica existiera entre los miembros de la Junta Superior del Consejo a la hora de escoger la imagen encargada de presidir la cita más significativa de cuantas se producen en los cuarenta días previos al Domingo de Palmas, las miradas estarían puestas en el Martes Santo, que no es protagonista desde 2003, año en el que el Santísimo Cristo de la Buena Muerte fuera epicentro de las miradas, o incluso en el Sábado Santo, que hizo lo propio en 1998 con la Piedad de Los Servitas. La incertidumbre está servida.

Foto: Consejo de Cofradías/Martín Cartaya