Archivos para el tag ‘Meteorología’

Miércoles Santo 2019: memorias

José Antonio Martín Pereira | 18 de abril de 2019 a las 9:41

Se rompió el día. La primavera, ya sabemos, está sujeta a esta variabilidad climatológica. Así pasamos de rozar e incluso superar momentáneamente la treintena de grados en las jornadas de domingo y lunes, a la inestabilidad atmosférica generalizada en prácticamente toda la península apenas 48 horas después. Un giro que desplumó de emociones buena parte del Miércoles Santo en Sevilla.

En situaciones como la vivida, difícil siempre es decidir a pesar de que las herramientas con las que hoy contamos facilitan en gran medida la toma de resoluciones. Así se fue configurando el día, con todas las cofradías en la calle hasta que, primero la del Cristo de Burgos, y posteriormente la hermandad de los Panaderos, decidieron realizar sus respectivas estaciones de penitencia en el interior de sus templos. El resto es de sobra conocido. Las Siete Palabras regresó sobre sus pasos; el Buen Fin se refugió en la Anunciación; el Carmen y el Baratillo permanecieron en la Catedral; y la Lanzada se refugió entre el Salvador y la Catedral.

No obstante, la lluvia dejó también estampas dignas de alabanza, fundamentalmente en el regreso de las cofradías de la Sed y San Bernardo, prácticamente a la par discurriendo por calles paralelas. En circunstancias de este tipo, las hermandades de Sevilla conservan una madurez que exponen con la máxima naturalidad y decoro. Pasos andando por derecho, cortejos con mínimas descomposiciones, y un público alentador y a su vez colaborativo. La labor del CECOP, en cuanto a la reorganización de la jornada una vez quedó ésta trastocada por el agua, también fue digna de alabanza. Quedémonos con lo positivo.

Baratillo_lluvia

El tiempo para la Semana Santa: entre el sensacionalismo y el desconocimiento

José Antonio Martín Pereira | 12 de marzo de 2015 a las 12:07

Si es usted aficionado a la meteorología, ha estudiado alguna de sus ramas o se dedica profesionalmente al ejercicio de la misma (de manera directa o a través de alguna de sus variables) será de los que hierve la sangre al observar la vulgarización a la que es sometida dicha ciencia conforme se va acercando la Semana de Pasión. En Sevilla levante una piedra en estos días y de ella seguro que saldrá un meteorólogo.

Al fin y al cabo el cofrade contemporáneo es muy dado a alimentarse del morbo morado, y existen especialistas a la hora de aprovecharse de esa circunstancia. También entra en juego el turismo, que en Andalucía es fuente de riqueza que toma nutrientes de su extendida diversidad cultural. De este modo titulares sensacionalistas del tipo «El buen tiempo será el predominante durante la próxima Semana Santa», publicado a 18 días de la celebración socio-religiosa y basados en un estudio de precipitación durante la Semana Santa (en este caso para la vecina ciudad de Málaga), atendiendo a los datos recopilados durante 72 años por AEMET, dejan en palpable evidencia la desconsideración a la que es sometida la ciencia que moldeara Aristóteles.

Peor aún es creerse virtuoso en la materia descargando, y lo que es peor difundiendo, las previsiones automáticas que generan Webs como Accuweather o ElTiempo, cuya validez a estas alturas (17 días vista) deja mucho que desear. A eso habría que sumar las innumerables confusiones terminológicas, propias de una disciplina compleja que requiere de cierta base a la hora de ser interpretada. La búsqueda de visitas en los blogs y portales cofradieros roza el esperpento, y suple de paso la descarada falta de ideas.

La conclusión es clara: toca esperar; y en el caso de querer aproximarse al tiempo para la Semana Santa 2015 a día de hoy sólo cabe hablar de tendencias, siempre consultando fuentes idóneas. Todo lo que sea salir de ahí ya se sabe, es confundir gratuitamente.

Jesus Despojado lluvia

Primeros apuntes del tiempo para la Semana Santa 2015

José Antonio Martín Pereira | 2 de marzo de 2015 a las 15:39

A menos de un mes para el arranque de la Semana Santa, las cabañuelas y otros métodos afines sin ninguna base científica y carentes de fiabilidad alguna buscan hacerse hueco en las conversaciones cofrades, conformando otro de los escenarios clásicos de la Cuaresma contemporánea. La meteorología infunde respeto en el mundo de las hermandades, tal vez por aquello de que no pueda ser controlada; y a su vez genera corrientes de información erróneas, ya que no todas las fuentes de consulta son adecuadas.

Centrarnos en el tiempo, a estas alturas, sería caer en la banalidad tópica de quienes ven en el desarrollo de una semana la finalidad de todo un año; pero la inquietud, como parte esencial en la vivencia de la espera, hace que al menos de reojo no perdamos el hilo en lo que a las evoluciones de la atmósfera respecta.

De momento, sólo podemos atender a las previsiones estacionales y las tendencias que a nivel general marquen esta serie de modelos meteorológicos. Por consiguiente, parece que el mes de marzo estará dominado en buena parte de la Península Ibérica por las altas presiones instaladas Azores y que de momento no tienen intención de abandonar esa zona. Los pronósticos actuales hablan de acusadas anomalías negativas de precipitación en casi toda España en buena parte del mes.

Eso sí, se intuye, mirando esos mapas, que en la tercera semana de marzo podría abrirse un período de tiempo inestable, que quizás duraría unos 10 días. La vuelta a la estabilidad llegaría de la mano del mes de abril, si bien la calma previsible en marzo determina a día de hoy una más que probable inestabilidad en el mes venidero.

el tiempo semana santa 2015Imagen: AEMET

2014: del conteo a la Macarena

José Antonio Martín Pereira | 29 de diciembre de 2014 a las 14:17

Es tiempo de balances. Las postrimerías de diciembre traen consigo cientos de páginas a modo de registro de lo que ha sido un año al que le se le pueden aplicar otros tantos cientos de síntesis según el grado de perspectiva que se afronte. Desde el plano sevillano, en lo que a las cofradías de penitencia de la ciudad respecta, cabría resaltar a modo de esquema general, por razones obvias, el conteo de nazarenos, la meteorología favorable, las sillitas portátiles, los actos de conmemoración en La Macarena y La Paz, o en inicio del fin de la clausura del templo de Santa Catalina.

El año del conteo

La de 2014 será recordada como la Semana Santa del conteo, dentro del extremo intento de las hermandades por cumplir los horarios sugerido por la presión del Consejo y por las sanciones contempladas en sus nuevos estatutos. Se puso en tela de juicio la identidad, en un intento para que la cuantificación sirva como carta de juego en una futura organización que, hasta el día de hoy, no se intuye más allá que entre multitud de interrogantes difíciles de despejar sin el consenso de cada una de las partes que conforman el escenario.

La meteorología

Fue sin duda la mejor de las noticias. Tres años llevaban todas las cofradías del Martes Santo y dos del Viernes Santo, El Cachorro y La Carretería, sin que sus hermanos pudieran ver un cielo luminoso. El sol trajo calor, y éste se dejó notar especialmente en las jornadas del Domingo de Ramos y Jueves Santo. Vimos cirios arqueados y los establecimientos y comerciantes ambulantes se pusieron las botas con la venta de todo tipo de refrigerios. Faltó el broche, y es que la cofradía de Santa Marina se vio obligada a interrumpir su desfile para regresar apresuradamente bajo el intenso aguacero en la madrugada del Domingo de Resurrección.

Las sillitas portátiles

Una de las principales cuestiones de fondo de la pasada Semana Santa, y quizás la más desagradable. Desde el Ayuntamiento son conscientes de que el problema se ha agravado y requiere de medidas. Sevilla fue más que nunca una ciudad impracticable, donde las faltas de civismo y educación pusieron en relieve la urgente necesidad de que las autoridades se planteen seriamente combatir el problema. En este sentido, y a la vista de movimientos de consideración ausentes, todo hace indicar que la de 2015 vendrá instaurada en los mismos parámetros. Las soluciones, como en otros aspectos de la vida, llegarán cuando algún hecho grave suceda.

La Macarena y La Paz

Dentro de las innumerables efemérides que se celebran a lo largo de un año completo, dos especialmente marcaron la agenda de los cofrades, la de la Hermandad de La Macarena y la de La Paz, respectivamente. La primera evocando las bodas de oro de la coronación de su Dolorosa universal, la segunda haciendo lo propio para que Sevilla conociera unos 75 años de vida (los de la fundación de la Hermandad) muy bien llevados. Hubo excesos en los actos exteriores, si bien el respaldo del público mitigó gran parte de las críticas. Por cierto, La Paz será coronada en 2016.

Santa Catalina

Se hizo oficial recientemente pero ya es una realidad. La reapertura de la iglesia de Santa Catalina servirá para las hermandades que allí han radicado históricamente no tengan que buscar quien las acoja, circunstancia que lleva produciéndose desde el cierre del templo, allá por el año 2004.

Todo ello tuvo lugar tras la firma del protocolo entre el Ayuntamiento y el Arzobispado donde el organismo municipal se compromete a aportar un millón y medio de euros, exactamente la mitad de lo que cuestan las obras integrales, que se elevan a tres millones. La Exaltación enfoca pues la que previsiblemente será su última salida procesional desde la iglesia de Los Terceros, ya que para 2016 se espera que la cofradía vuelva a cruzar un dintel que nunca debió dejar de verles pasar.

La Macarena

Si lloviera…

José Antonio Martín Pereira | 14 de febrero de 2013 a las 13:33

La tónica general es de alarmismo. Se respira cierto run run a medida que los días avanzan, la cita se acerca y los partes meteorológicos siguen mostrando imprecisiones cada vez más irreales. La ventaja sobre la primavera, es que ahora el grado de certeza de los pronósticos es bastante más alto, lo cual se supone contribuirá en el acierto de la siempre difícil toma de decisiones.

A pesar de las lagunas que se han venido sucediendo en la configuración del acto previsto para el próximo domingo, vulgo Vía Crucis de la Fe, llegada la previa, y a tenor de la ilusión que derraman la mayoría de los integrantes de las hermandades que participarán en el mismo, extendida en mayor o menor medida sobre buena parte de los cofrades, ciertamente sería una pena que la meteorología irrumpiera en escena.

Sin embargo, no cabe duda, tal vez la presencia del líquido elemento, de producirse (aunque no lo esperemos) se convirtiera en la mayor aliada de la espiritualidad del acto. Como es sabido, el rezo de las estaciones en el interior de las naves catedralicias no se suspendería, y es de imaginar que los templos en los que se alojan las cofradías participantes permanecerían abiertos a la oración durante toda la jornada. Suena descabellado, pero la lluvia no debe alterar el verdadero sentido litúrgico del piadoso encuentro de fieles. Al final, después de dos largos meses de organización sujetos a mil historias, todo parece indicar que serán los factores incontrolados los que decidan.

Semana Santa 2012: fueron protagonista (II)

José Antonio Martín Pereira | 13 de abril de 2012 a las 16:07

Montserrat en el Molviedro

Máximo exponente del buen gusto. Repertorio acorde, luminosidad adecuada y un público que elige estar ahí, acomodando comportamientos a uno de los momentos de soberana intensidad de cuantos posee la Semana Santa de Sevilla. La tenue brisa desprendida por el azahar contribuyó sobremanera.

 

San Gonzalo, y su regreso

Conocida la imponente mojada que sufrió la cofradía del Barrio León camino de la Catedral, que obligó a refugiar los pasos y parte del cortejo entre la Margadalena y la Capilla de La Estrella, sorprendió el regreso de los pasos, llegado el Domingo de Resurrección, escoltado exclusivamente por cuarenta pareja de cirios. Llamativa fue la ausencia de acompañamiento musical, atendiendo a las recomendaciones incluidas en la normativa que elaborara el vicario para esta Semana Santa, en un intento de éste por frenar el deseo de toda aquella junta de gobierno en afán de protagonismo.

 

La Borriquita y el Amor

Las inclemencias meteorológicas del Domingo de Ramos a pesar de todo otorgaron una de las estampas más bellas de la pretérita Semana. Padres e hijos de la mano, vistiendo túnica y antifaces diferentes, encontrados en la mirada de la Virgen del Socorro. Presente y futuro…

 

Meteorología y meteorólogos

En definitiva todo ha girado entorno a la presencia del líquido elemento. Y la lluvia es sinónimo de predicciones, frentes, anticiclones, probabilidad, tormentas, dispersión, coordenadas y demás términos propios de esta ciencia que Sevilla populariza al menos durante cuarenta y siete días al año. Arduo trabajo el de los meteorólogos, desbordados ante la avalancha de solicitudes registradas por parte de hermanos mayores y medios de comunicación. Por cierto que nadie hable de cabañuelas en un futuro, después de lo vivido ha quedado suficientemente claro cual es su validez.

Semana Santa 2012: los debates

José Antonio Martín Pereira | 11 de abril de 2012 a las 11:22

Los Panaderos, y el exceso

Una cortejo desmembrado desde la Plaza del Salvador hasta la calle Orfila, objetivando el regusto de aquel sector que poco o nada tiene que ver con las cofradías, pero que aprovecha la más mínima para exhibir el lastimoso comportamiento del que habitualmente hace gala. El efecto atracción de una puesta en escena cuestionable, unido a la ruptura total de horarios (el palio de la Virgen de Regla entró por encima de las 4 de la madrugada), volvió a poner de manifiesto la cara más amarga que ostenta el capricho por estar más horas en la calle. Lo ideal sería hallar el protagonismo por medio de la caridad, aunque ello no suene tan rimbombante. Y a todo esto disponiendo de los cuerpos y fuerzas de seguridad como si la ciudad fuera nuestra.

 

Vera-Cruz y la reliquia del Lignum Crucis

Empezando porque la mayoría se enteraba el pasado Lunes Santo de qué era eso de un Lignum Crucis, y por qué la Hermandad de la Vera-Cruz le tributa honores como Titular de su cofradía. Hasta la fecha sin duda la cuestión más llamativa de cuantas se sucedieron en la Semana Santa de 2012. Dos corrientes, una a favor, que estima como válida la salida de una cofradía sin pasos para celebrar manifestación pública de fe sin necesidad de poner en riesgo el patrimonio material; y otra en contra, considerando que la estación de penitencia solo debe realizarse con la presencia de todos los titulares. Lo cierto es que aprovechando las inclemencias meteorológicas, no ha estado de más volver a los orígenes para poner sobre la mesa el verdadero sentido de aquello que celebramos.

 

Tiempos de espera

Hasta dónde es lícito alargar el tiempo de espera utilizado por las juntas de gobierno para decidir si ponen o no sus cofradías en la calle. Esta Semana Santa hemos sido testigos de prórrogas interminables solapadas a la emisión de partes meteorológicos. Pérdidas de mesura obviando el cansancio de los hermanos que agotan inquietudes en los templos, así como la propia dinámica de la ciudad, que no puede ni debe estar sujeta a determinadas acciones de las cofradías.

 

Las sillitas

No es nuevo, pero están ahí. Interminable hilera, o más bien muralla, en el tramo final de la calle Trajano esquina Plaza del Duque, paradigma de otras tantas zonas del centro de la ciudad. Ocupar un sitio y hacerse dueño de la calle imponiendo peaje a base de malas actitudes. Al final, y ya se ha comentado en ocasiones anteriores, es una cuestión que atañe solamente a la educación. No obstante existen alternativas que podrían regular el embrollo, por ejemplo, sancionar a los vendedores ambulantes.