Archivos para el tag ‘Normas’

Semana Santa y Feria: problemas comunes

José Antonio Martín Pereira | 27 de abril de 2015 a las 11:34

Sevilla posee la particular habilidad para cambiar capirotes por volantes, incienso por farolillos y marchas por sevillanas en los apenas catorce días en los que confluyen análisis cofradieros con el montaje y puesta a punto de la ciudad efímera y lo que de ella  desciende. Es precisamente esa dualidad el timón al que se aferran los responsables políticos para sacar punta a los vaivenes de la economía local, tan dependiente de ambas celebraciones que exige de respuestas contundentes ante las profundas alteraciones que se están padeciendo.

Y los problemas no pasan precisamente por esa Semana Santa o esa Feria de diez días, culmen de la mutación de caracteres que encuentra hueco en la heterogeneidad de una ciudad que ronda (guardando las distancias) el millón de residentes, sino que plantea inquietudes que habrían de ser atajadas de raíz y no con la poda de ciertas hojas como hasta ahora viene siendo la tónica predominante.

En los alrededores del Real (y también en puntos estratégicos del propio) hemos vuelto ser testigos de botellones como los que sembraban las esquinas del casco histórico en la pasada Madrugá del Viernes Santo, con esa masa humana (porque no son unos pocos) que tiene muy claro a lo que va y lo que se les permite, que es casi todo. Y derivado de esas formas descontroladas de ingerir alcohol, fomentado en sí porque a los textos normativos se les aparta con sutileza, destrozo del mobiliario urbano, ríos de basura y un largo séquito de peleas, tal cual sucede en la Semana Santa de los últimos tiempos.

Llegados a este punto a nadie se le escapa que la cepa es esa sociedad de la que somos partícipes, desenfrenada e inmersa en una falta de civismo crónica, que expone lo peor de sí misma cuando se congrega en multitud. Para qué limpiar, si yo pago mis impuestos para que los recoja otro; o para qué guardar la educación, si aquellos también están molestando y nadie les advierte nada. Lo que está claro es que el nivel de inseguridad roza un listón muy alto, y ello es algo que compete estrictamente a los responsables de que las dos fiestas más importantes de la ciudad transcurran dentro del orden y la normalidad y no a expensas de que ocurra algo grave que obligue a sustituir los parches de la rueda por la rueda completa. La clave está en encontrar los mecanismos para aplicar las normas, aunque la contundencia no sea políticamente correcta.

basura_feria

Las nuevas normas refuerzan el control del Consejo

José Antonio Martín Pereira | 25 de febrero de 2014 a las 12:13

Toda vez ratificadas por la Vicaría General del Arzobispado de Sevilla, el Consejo de Cofradías ya cuenta con el visto bueno de la Archidiócesis para el uso y aplicación de las normas de obligado cumplimiento para la Semana Santa de este año, las cuales a priori fortalecen su control sobre muchos de los aspectos referidos al comportamiento y las circunstancias que rodean una salida procesional. De este modo, lo que se pretende es regularizar y ampliar esta normativa con idea de adecuarla a casos concretos que se han venido produciendo a lo largo de los últimos años y han cargado de controversia posteriores análisis.

Por consiguiente, cuando una cofradía se refugie por cualquier inclemencia en un templo, estará obligada a comunicar la suspensión total de dicha procesión o la interrupción de la misma. La decisión de la junta de gobierno deberá ser notificada al delegado de cada jornada y no podrá modificarse. La nota principal es que, en caso que la procesión sea interrumpida, será propio delegado de día quien coordinará y dará preferencia de paso y horarios para impedir la posible interferencia con otra hermandad. Del mismo modo, las normas de 2014 inciden en el incumplimiento de horarios y la tardanza en el discurrir de los pasos tanto por la carrera oficial como por cualquier lugar que pudiera retrasar o interferir el paso de otra cofradía.

Por estos y otros motivos, se incluye la elaboración de un informe, al término de la Semana Santa, en el que se recogerá el desarrollo de las estaciones de penitencia. En cuanto a los incumplimientos de estos requerimientos, serán considerados infracciones e incluso podrían desembocar en apertura de expedientes. De tal modo, la puesta en circulación de estos usos deja en evidencia el fortalecimiento y respaldo del poder de la junta superior y de los delegados de día, con sus correspondientes riesgos.

Quinta Angustia

¿Hasta dónde?

José Antonio Martín Pereira | 7 de febrero de 2012 a las 11:57

¿Hasta dónde alcanza la libertad de los que se van? Los que se van, llámense juntas de gobierno, que sin embargo a veces no reparan en dejar atado lo que no corresponde porque, una cosa es el criterio iconográfico o artístico vigente en una determinada corporación, la línea no escrita que ésta guarda y reproduce año tras año, y otra bien distinta es ponderar gustos personales, y además dictarlos a través de la rúbrica de contratos.

Y es que aquí entra en juego lo delicado de las postrimerías en los mandatos de las juntas de gobierno, las cuales, en cualquiera de los casos, parece ser no quedan exentas de una capacidad decisoria, otorgarda eso sí por los hermanos, que no obstante expone enormes diferencias con respecto al estado inicial que las mismas encuentran cuando acceden a los cargos.

En la memoria de todos, suficientes ejemplos relativos a la inmersión de determinados grupos gestores de las cofradías con fecha de caducidad, en aquello que tiene que ver con proyectos de embergadura, o simplemente en cuestiones puntuales, cargadas igualmente de importancia, como pueden ser las sujetas a la firma de un florista, un vestidor o una determinada banda. En este sentido, tal vez no estaría de más alguna revisión de las Normas, básicamente por evitar posibles confrontaciones internas, que haberlas haylas…