El Muñidor » papeletas de sitio

Archivos para el tag ‘papeletas de sitio’

Ritual

José Antonio Martín Pereira | 3 de abril de 2014 a las 13:56

No deja de ser un papel, pero qué papel. Folio tintado que significa un porte a los sueños por cumplir. La tradición ejecuta sus formas en cada una de las entregas. El ritual, alargado en la vida de los días de hermandad, encumbra y fortalece la yuxtaposición de las horas que restan para alcanzar los Días del Gozo. La papeleta de sitio es la señal más fidedigna de que al calendario le quedan menos días por tachar, y ya nada ni nadie tiene que recordarnos cuánto falta para que se abran las puertas en la Colegial del Divino Salvador. Ahora es simple objeto impreso, pero mañana servirá como prueba de fidelidad devocional enmarcando y reforzando el propio sello de la cofradía de la que nos sentiremos partícipes y transmisores de fe. Y aquí la tecnología igual no nos beneficia aún del todo, porque no hay nada mejor que sentir la textura cortando el aire en estas noches bajo las que se diluyen vivencias y recuerdos. A la vuelta de la esquina asoma la primera Cruz de Guía, mientras un sinfín de emociones descansa en repisas y mesitas de noche.

Papeleta de sitioPapeleta de sitio de la Hermandad del Cachorro para la Semana Santa de 2014

Otra Cuaresma, otra Semana Santa

José Antonio Martín Pereira | 21 de marzo de 2013 a las 11:43

Ni la Semana Santa es solo de calle, ni la Cuaresma que ya remata puntadas muestra los mismos signos para todos. En los hospitales, con sus fríos pasillos, la que se va y la que viene se interpretan en el añoso tacto de una estampa del Gran Poder presidiendo la mesilla junto a la piltra, en el consanguíneo que guarnece el lento tránsito de las agujas del redondeado reloj de pared, o en el profesional sanitario de bata nívea que actúa como cortés velador de la convalecencia.

Allí donde la crudeza se alivia con el recuerdo de tiempos mejores también está presente la Palabra de Cristo; allí donde la incertidumbre y el pronóstico se dan la mano, la luz supera a cualquiera de los modelos meteorológicos; allí donde nadie imagina ver los días que conducen al gozo, los pilares de la fe robustecen en la Esperanza de la que aguarda junto al Arco; allí donde un grupo de pequeños representan un mural pictórico con la Semana Santa más perfecta, aquella que con los años escapa a nuestros ojos, el azahar viaja en diferente peana; allí donde la sonrisa se convierte en maniguetera del paso que conduce al restablecimiento; allí, en los hospitales, centros de recuperación y penumbra en los que la vida roza el suelo a base de pasos cortos, también la Cuaresma perderá su ropaje de hebrea para recibir a la Gloria. Entretanto, papeletas de sitio con destino a casa esperarán ser retiradas.

A todos los enfermos: «Aquel que tiene fe no está nunca solo» (Thomas Carlyle, historiador, pensador y ensayista inglés).

Más que un reparto de papeletas

José Antonio Martín Pereira | 6 de marzo de 2013 a las 11:44

La Hermandad de La Hiniesta, a través de su Diputación de Caridad, colabora un año más con las religiosas del Convento de Santa Isabel. De este modo, y a través del recientemente puesto en marcha “Proyecto Familia”, la Corporación con sede en San Julián ha iniciado, coincidiendo con los días de reparto de papeletas de sitio, la recogida de alimentos no perecederos, chacina al vacío o cualquier prenda de ropa. Esta iniciativa, como se apuntaba, va encaminada en la ayuda al comedor social de San Vicente de Paúl de las Hijas de la Caridad del Pumarejo y al Convento de Santa Isabel.

Desde la propia Diputación de Caridad informan que las donaciones se pueden realizar en las dependencias de la Corporación, sita en la Plaza de San Julián 2-4 (Casa de Hermandad), de lunes a viernes de siete y media de la tarde a diez de la noche, hasta el próximo 15 de marzo.

Foto: Hermandad de La Hiniesta

Que no falte

José Antonio Martín Pereira | 10 de marzo de 2011 a las 11:10

Lo digo ahora. Sí, hemos colmado de agasajos a la Cuaresma en su entrada, pero existe un trasfondo necesitado de recibir argumentos verdaderos. Aquí los inexactos golpes de pecho carecen de valor, porque la realidad impera sobre cualquier tipo de métodos. Quiero que entiendan la razón por la que he decidido eludir la vasta laguna de actualidad que invita a navegar, siendo conscientes de la magnitud que pasa por nuestras manos.

En la tarde de ayer, un amigo comentaba la última entrada publicada en mi Blog coetáneo (Suspiros Cofrades). Desde ese mismo instante supe de qué les hablaría hoy aquí. Piensen en su Hermandad, seguro que durante los días presentes está a rebosar de vida. Comunes son los reencuentros y abrazos, quizás sin hacerles caer en la cuenta de cómo es la situación de ese hermano con quien coincide de año en año. El calendario especifica la previa a las jornadas de reparto de papeletas en medio de una coyuntura económica nada favorable. Por ello, un servidor considera responsabilidad de las Hermandades que no falte una papeleta de sitio para aquel hermano sin posibilidades de costearla, la devoción está poco menos que obligada a entenderse, en situaciones límites como la vigente, con la falta de recursos, aunque responder implique privarse una pizca en otros asuntos.

Al hilo de lo anterior, que nadie lo olvide, las Hermandades las conformamos entre todos.