Archivos para el tag ‘pregonero’

Relativo a la elección del pregonero

José Antonio Martín Pereira | 29 de octubre de 2012 a las 9:55

A estas alturas casi nadie de las cofradías es ajeno a la decisión tomada en la tarde del pasado sábado por la Junta Superior del Consejo General de Hermandades y Cofradías, en la cual se acordaba la designación de Francisco Javier Segura, Licenciado en Historia del Arte y en Antropología, como pregonero de la Semana Santa venidera, la de 2013.

De la misma, varias conclusiones objetivas: comenzando por la circunstancia de que por primera vez en mucho tiempo los miembros del Consejo no dieron pie al pleno al quince, y saltó la sorpresa que no aparecía en los guiones. La segunda, el hecho de que se apueste por una persona joven (ayer domingo cumplía 27 años), no sin cierta trayectoria en estos menesteres (el propio Segura fue Pregonero de las Glorias en 2009), como intento de traer renovados pálpitos al atril del Maestranza. En tercer lugar, la razón, tal y como se apuntaba, de jugar una carta conocida.

La duda, la eterna duda, será conocer si, toda vez entrados en la tarde del Domingo de Pasión, el Pregón habrá respondido a las exigencias de un público, el cofrade, de por sí bastante difícil de contentar; o por el contrario, los también eternos nombres seguirán sembrando de inquietud el futuro próximo de un acto cargado de complejidades, que cada año se aleja más del cofrade de a pie.

Ocurría el pasado jueves, en San Roque

José Antonio Martín Pereira | 31 de enero de 2012 a las 11:40

Ocurría el pasado jueves 26 de enero de 2012, jornada en la cual en la Hermandad de San Roque celebraron Misa Solemne de Reglas en honor del Beato Marcelo Spínola, con homilía a cargo del Ilmo. y Rvdmo. Sr. D. Luis Rueda Gómez, Canónigo Maestro de Ceremonias de la S.M.P.I. Catedral de Sevilla y Vicario Parroquial del Sagrario. La misma estuvo aplicada por las intenciones del pregonero de la Semana Santa de 2012, Ignacio Pérez Franco, dejando imágenes tan entrañables como la presente, en la que el propio pregonero de la Semana Santa 2012 recibía el testigo de su antecesor, Fernando Cano-Romero, acompañados por el hermano mayor de la corporación del Domingo de Ramos sevillano, Antonio Federico Barrero.

Foto: cortesía Hermandad de San Roque

Ignacio Pérez Franco pregonará la Semana Santa 2012

José Antonio Martín Pereira | 22 de octubre de 2011 a las 23:07

Siendo fieles a la tónica exhibida desde el Consejo de Hermandades de Sevilla durante los tres últimos años era de esperar la decisión que en la tarde de hoy, sábado 22 de octubre, se ha confirmado. De este modo, y corroborando las filtraciones, ya es oficial que Ignacio Pérez Franco será el pregonero de la Semana Santa de Sevilla de 2012. La noticia, conocida cuatro días más tarde la elección del cartelista, saltaba tras la reunión que el máximo órgano de las Cofradías de la ciudad celebraba en su sede de la calle San Gregorio.

Ignacio Pérez Franco, abogado sevillano, ha pertenecido a la Junta de Gobierno de la Hermandad del Baratillo primero como Teniente de Hermano Mayor y posteriormente como Hermano Mayor durante dos legislaturas. Está casado y es padre de dos hijos.

Asimismo, entre sus intervenciones cofrades figuran diversos pregones, exaltaciones, y conferencias, destacando en mayor medida la Meditación ante el Santísimo Cristo de la Caridad de la Hermandad de Santa Marta y el Pregón de la Coronación de la Virgen de Regla, de la Hermandad de los Panaderos. Desde las presentes líneas desearle mucha suerte en la encomienda.

Foto: Juan Alberto García Acevedo

El Pregón de Cano-Romero

José Antonio Martín Pereira | 11 de abril de 2011 a las 11:53

No esperen de un servidor una crónica detallada entorno al Pregón que pronunciara Fernando Cano-Romero en la mañana de ayer desde el atril del Maestranza, esa tarea ya la desarrollan otros, y muy bien por cierto. Espero permitan aportarles la esbozada perspectiva particular de alguien que reconoce sentirse profundamente decepcionado, quizás porque no poseía suficientes referencias en cuanto al pregonero y anhelaba, como supongo todos, un texto con pinceladas memorables. Obviamente no fue el caso, lo cual no significa tengamos que auparle a ser blanco gratuito de críticas, recordemos la manida frase abrillantada por el sector kofrade (con “k”) el pretérito año: «existen tantos pregones como sevillanos».

El de Fernando Cano bien pudiera definirse como una exaltación religiosa con reivindicaciones católicas en asuntos de actualidad y reforzado a través de matices en sus propias devociones. Su Pregón, insisto, estuvo cargado de referencias encaminadas a postular la Fe y la pertenencia a la Iglesia. La crisis, la supresión de los Crucifijos en las aulas, el aborto, las “Setas” de la Encarnación o los ataques a las capillas universitarias fueron tal vez las alusiones más candentes. Pregón clásico, como así lo bautizan quienes opinan desde la experiencia que da haber sido testigo de un gran número, con un repaso por cada una de las hermandades y muy sencillo en sentido literario. Previsible y aburrido, una sola línea del Pregón de Barbeito atesora mayor brillantez que lo expuesto ayer, y no lo tomen a crítica, sino como una forma de reivindicar el retórico valor de un texto (el de Barbeito) que con el tiempo irá devengando el merecido protagonismo. Cortito si me permiten la expresión.

Opiniones, la de cada uno, pero va siendo hora de replantear términos en pos de consensuar la medida idónea entre ideología, calidad literaria y defensa de la Fe. He ahí la clave.

pregonnn2011

El margen

José Antonio Martín Pereira | 5 de abril de 2011 a las 16:38

Sería exacto afirmar que el listón está altísimo. Indudablemente percepciones existirán de diversa tipología, pero aplicando un estricto sentido literario todas conducirían a la magnificencia. Hace unos días me atrevía a decir que el extraordinario Pregón de García Barbeito había resultado «incomprendido por la mayor parte de un público que entiende por ideal aquel que repasa cada una de las hermandades», hoy me sigo ratificando a la vista de lo escuchado y leído en diferentes medios aprovechando la cercanía del Domingo de Pasión.

El de este año, que correrá como saben a cargo del abogado Fernando Cano-Romero, aparenta presentarse navegando entre un mar calmo, sin el malsano ambiente que en otras ocasiones genera la propia personalidad del encomendado. He de admitir que no tengo el gusto de conocer personalmente al pregonero, no obstante considero que cada una de sus intervenciones está ahondando en el lugar ocupado por las gratas sensaciones. En lo que vendría a ser una apreciación estrictamente personal, estimo esencial que el acto sea utilizado más para pregonar los valores de la Fe que para hacer lo inherente con la belleza de la Macarena (entiéndase el ejemplo). Quizás un servidor se ajuste al patrón decretado por Barbeito, sin desmerecer ni muchísimo menos otras formas de exaltar sinónimas en validez, entendiendo (y sigue siendo personal) que corren tiempos donde urge instruir en valores. No me negarán que el atril del Maestranza reúne íntegramente los condicionantes para que el mensaje cobre fuerza y se extienda, los pregoneros cada vez tienen mayor conciencia de ello.

Menciones y opiniones aparte, concedámosle a Cano-Romero el margen de confianza antes de construir castillos de cábalas que se desmoronarían con cualquier soplo de cautela. Desde aquí, toda la suerte Pregonero.

pregoneroo2011

Pregones libres

José Antonio Martín Pereira | 28 de marzo de 2011 a las 17:54

No, si a partir de ahora los futuros pregones únicamente van resultar un acervo de rimas más o menos impecables pero si alterar la armonía de unos y otros, presentes y ausentes. Tomemos con cierta gracia los disgustos pululados desde la Plaza Nueva, vaya ser que sus preceptos contribuyan a desarmar la libertad adquirida hace décadas. Lícito es que el arzobispo suministre su criterio a los miembros del Consejo cuando se trate de designar al pregonero, pero de ahí a implicar a los poderes políticos dentro de esa elección existe un trecho que debería mantenerse distante.

Pregonar es, según la primera acepción del diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, «decir algo en voz alta para conocimiento de todos». Qué pensaría de lo anterior D. Federico García Sanchís, aquel que pronunciara en el desaparecido Teatro “San Fernando”, un 20 de marzo del año 1937, la primera exaltación a los días de la Gloria sevillana. Es innegable que cada persona atesora su propio gusto entorno al pregón y, llegado al caso, lo materializa en función a sus sentimientos. No sería necesario indagar en los anales, bastaría remontarse un año atrás para hallar un estilo extraordinario, singular, y superior literariamente al inmenso repertorio de escritos, paradójicamente incomprendido por la mayor parte de un público que entiende por ideal aquel que repasa cada una de las hermandades. García Barbeito abrió su corazón manifestando una serie de vivencias personalísimas representadas en el campo desencantando a algunos pero siendo fiel a sus convicciones, porque de eso se trata.

Comprendan los representantes públicos que el ejercicio de sus cargos limita entre la frontera de lo grato e ingrato, de lo placentero y lo incómodo, y que precisamente su autoridad tiene el cometido de saber discernir presiones. Cualquier añadidura que coarte la autodeterminación de quien se enfrenta al peso del atril será poner en riesgo la celebración de un acto señero en el inconfundible calendario cuaresmal según Sevilla.

Mal camino

José Antonio Martín Pereira | 25 de febrero de 2011 a las 19:00

Qué conste que un servidor desconoce la letra pequeña relacionada con el día del Pregón, lo que no priva de emitir comentarios fundamentados en una existencia edificada a base de pronunciados riscos. Sirva para enlazar al comentario de ayer (Reiterada tendencia), aunque no necesariamente como recurso que amplifique las merodeadoras suspicacias de buena parte del sector cofradiero entorno al acto en sí, y a la organización en particular. La desacreditación viene motivada por una gestión errática, sumada a un conjunto desigual de variables lo suficientemente complejo como para atar cualquier indicio de cambio.

Sepan ustedes que el Consistorio estudia plantear al Consejo de Cofradías que el almuerzo por tradición celebrado en honor al pregonero de la Semana Santa se traslade este año al recién inaugurado convento de Santa Clara, sustituyendo por tanto a la ubicación actual, que no es otra que el Salón de los Tapices del Palacio Gótico del Alcázar. Después de ocho millones de inversión destinados a la rehabilitación integral del mencionado edificio, y a escasos tres meses del recuento en las urnas, es momento de colocarse una medallita pública de cara a la pomposa galería cofrade, últimamente agasajada en demasía.

Mal camino mantendremos siguiendo la senda del (abochornante) elitismo, máxime ahora que la austeridad hubiera podido alzarse sin necesidad de aspavientos como el mejor emblema de compromiso. Dejarse aconsejar no siempre fue bueno, a veces basta con apelar a la lógica.

santa clara

Reiterada tendencia

José Antonio Martín Pereira | 24 de febrero de 2011 a las 18:02

Imaginar una situación diferente se antojaría ciertamente complicado, a la vista de un guión escrito a base de incoherentes precipitaciones, y aún así salpicado de gruesos borrones. En cualquier ámbito de la vida, viene siendo la propia inercia de la demanda quien termina imponiendo cambios, siempre y cuando el conformismo no manipule a las actuaciones. Lo grave es que aún resta año y medio al son de la reiterada tendencia al desacierto, asentada ya como inadvertida costumbre.

Utilizando la breve introducción, quisiera situarles ante la nueva decisión del Consejo de Cofradías, encaminada a no sacar este año a la venta ninguna entrada para el Pregón del jerezano Fernando Cano-Romero. Tampoco es que antes el número de localidades en taquilla fuera escandaloso (rondaba las 130), pero al menos mitigaba con cierta decencia los feroces comportamientos clasistas que (desgraciadamente) caracterizan al acto. La excusa utilizada como telón de la determinación es completamente antagónica a la realidad si ustedes se fijan, ya que justifican tomarla para contrarrestar la «avalancha» de entradas de protocolo registrada año tras año. Dicho sea de paso, ahora dispondrán de alguna más con las que complacer a compromisos y allegados, demostrando por enésima vez la cerrazón que sujeta a buena parte del orbe cofradiero.

pregonero2011(2)