Archivos para el tag ‘previsiones’

El tiempo para la Semana Santa 2015: escenario idílico

José Antonio Martín Pereira | 27 de marzo de 2015 a las 10:21

La atmósfera y sus componentes son un clásico de la fecha. La Semana Santa, en Sevilla como en prácticamente el resto de España, adquiere cada año un papel emocional superlativo pero también actúa en sí misma como generador económico de cara al turismo. Climatológicamente hablando nos hallamos ante la más estable de los últimos tiempos, ya que las tendencias que se observaban a lo largo de los días previos más que complicarse han ido reforzando esa situación de calma en consecuencia a las altas presiones situadas en torno al archipiélago de las Azores.

Escenario idílico en el que convergen todos los modelos y predicciones, que ha dotado de tranquilidad a las jornadas pretéritas, circunstancia a la que el cofrade está poco acostumbrado, y que invita a pensar (con relativa cautela de cara a los días finales) que viviremos una Semana Santa con riesgo nulo de lluvias y ambiente bastante caluroso. Ni siquiera parece que será necesario aclarar tecnicismos ni desgranar panoramas aún a expensas, eso sí, de que a muchos capillitas frustrados por la poca imaginación se les olvide refrescar conceptos de los que sólo se autodeterminan expertos conocedores durante un par de semanas al año (eso que nos ahorramos). Queda abierta pues la puerta del gozo…

previsión Semana Santa AEMET

Fuente captura: AEMET

El tiempo para la Semana Santa: entre el sensacionalismo y el desconocimiento

José Antonio Martín Pereira | 12 de marzo de 2015 a las 12:07

Si es usted aficionado a la meteorología, ha estudiado alguna de sus ramas o se dedica profesionalmente al ejercicio de la misma (de manera directa o a través de alguna de sus variables) será de los que hierve la sangre al observar la vulgarización a la que es sometida dicha ciencia conforme se va acercando la Semana de Pasión. En Sevilla levante una piedra en estos días y de ella seguro que saldrá un meteorólogo.

Al fin y al cabo el cofrade contemporáneo es muy dado a alimentarse del morbo morado, y existen especialistas a la hora de aprovecharse de esa circunstancia. También entra en juego el turismo, que en Andalucía es fuente de riqueza que toma nutrientes de su extendida diversidad cultural. De este modo titulares sensacionalistas del tipo «El buen tiempo será el predominante durante la próxima Semana Santa», publicado a 18 días de la celebración socio-religiosa y basados en un estudio de precipitación durante la Semana Santa (en este caso para la vecina ciudad de Málaga), atendiendo a los datos recopilados durante 72 años por AEMET, dejan en palpable evidencia la desconsideración a la que es sometida la ciencia que moldeara Aristóteles.

Peor aún es creerse virtuoso en la materia descargando, y lo que es peor difundiendo, las previsiones automáticas que generan Webs como Accuweather o ElTiempo, cuya validez a estas alturas (17 días vista) deja mucho que desear. A eso habría que sumar las innumerables confusiones terminológicas, propias de una disciplina compleja que requiere de cierta base a la hora de ser interpretada. La búsqueda de visitas en los blogs y portales cofradieros roza el esperpento, y suple de paso la descarada falta de ideas.

La conclusión es clara: toca esperar; y en el caso de querer aproximarse al tiempo para la Semana Santa 2015 a día de hoy sólo cabe hablar de tendencias, siempre consultando fuentes idóneas. Todo lo que sea salir de ahí ya se sabe, es confundir gratuitamente.

Jesus Despojado lluvia

Semana Santa 2014: el tiempo (III)

José Antonio Martín Pereira | 12 de abril de 2014 a las 12:33

Se van confirmando los buenos augurios, y a tan solo unas horas de que el Domingo de Ramos sea una realidad palpable, los pronósticos de la AEMET (Agencia Estatal de Meteorología) confirman que, al menos hasta el Jueves Santo (donde las previsiones por los días que faltan pierden en fiabilidad) en Sevilla disfrutaremos de una Semana Santa con tiempo altamente primaveral.

el tiempo sevilla

De este modo, parece que se va despejando la incógnita de días anteriores y el embolsamiento de aire frío entrará por el norte con lo que solamente afectará al noroeste penínsular, dejando libre de su influencia el sur de la Ibérica. No obstante aún debemos aguardar para echar las campanas al vuelo ya que a partir del Miércoles Santo los modelos IFS y GFS siguen sin converger, siendo el primero mucho más benigno que el segundo, manteniendo la tendencia de las últimas salidas. Es decir, nos hallamos ante el típico escenario de caos primaveral, hasta el Miércoles no se prevé riesgo de lluvia, sin embargo a partir de entonces se adivinan aguaceros generalizados en la Península, con lo cual habrá que seguir esperando para precisar con más exactitud.

el tiempo semana santaEste mapa resume las precipitaciones totales previstas entre hoy Sábado de Pasión y la noche del Domingo de Resurrección.

 

Apuntes técnicos

Modelo GFS (Global Forecast System)

El modelo GFS se ejecuta cuatro veces al día (00, 06, 12 y 18 UTC) hasta 384 horas. La resolución del pronóstico inicial se cambió el 31 de mayo de 2005 a T382 (equivalente a una resolución de malla de cerca de 40 km) con 64 niveles, hasta 7.5 días (180 horas). En tiempos de pronóstico posteriores, el GFS tiene una resolución de T190 (equivalente a cerca de 80 km de resolución) y 64 niveles hasta el día 16 (384 horas).

Modelo IFS (Integrated Forecast System)

El modelo utilizado es un modelo global, espectral, con truncación en el número de onda T799, con 91 niveles en la vertical, con predicción determinista hasta 10 días (se hace dos veces al día, a las 00 y a las 12 UTC) con una resolución horizontal de unos 25 km. En internet, el ECMWF no permite acceder a los navegantes a todos los productos del modelo.

Semana Santa 2014: el tiempo (II)

José Antonio Martín Pereira | 7 de abril de 2014 a las 12:16

Entramos en la semana previa a la Semana Santa, y es precisamente esa cercanía la que juega en favor de la precisión de los modelos, si bien aún es relativamente pronto para definir con exactitud más allá del Viernes de Dolores. No obstante, los principales modelos de consulta coinciden en dar mayor estabilidad al comienzo de la Semana Santa, si bien habrá que estar atentos a como incide la evolución de estos propios días de altas temperaturas sobre la Semana de nuestro interés.

En este sentido, el panorama hasta el Viernes de Dolores parece claro en el suroeste peninsular, ya que la baja térmica instalada en el norte de África se traduciría en vientos predominantemente secos y estabilidad en dicha zona. .Del mismo modo, masas de aire frío dominan los niveles altos en gran parte de la Península y solo se esperan tormentas en aquellas zonas donde además tuvieran lugar advecciones cargadas de importante humedad.

Este escenario a día de hoy prevé una primera parte de la Semana Santa tranquila en Sevilla, dominada por esa dorsal que llegaría desde el oeste y que provocaría temperaturas superiores a los 25ºC. Lo que pase después, es decir a partir del Miércoles Santo, dependerá de la evolución de esa masa de aire frío que no es muy potente pero si muy grande y que se descolgará en el entorno de las Islas Canarias. Si el chorro la engulle, podría acercarse en forma de vaguada generando incertidumbre en forma de chubascos intermitentes de cierta intensidad.

12

No obstante, para determinar lo que ocurrirá a partir del Miércoles Santo aún es un poco precipitado. Circunstancia parecida se vislumbraba hace unas jornadas para el Domingo de Ramos y conforme nos hemos ido acercando en el tiempo y por tanto ganando fiabilidad, ésa inestabilidad ha ido desapareciendo, por lo que la tendencia para el resto de la Semana podría ser la misma. Por último, resaltar que desde la AEMET ya alcanzan con sus pronósticos al Domingo de Ramos, dicho lo cual habrá que permanecer atentos a sus referencias.

el tiempo semana santa 2014

Incertidumbres meteorológicas

José Antonio Martín Pereira | 22 de marzo de 2012 a las 12:41

Sin intención crear alarmas, y tomando por marco aquello que relatara el madrileño escritor Alonso de Ercilla y Zúñiga (1533-1594), en cuanto a que «el miedo es natural en el prudente, y el saberlo vencer es ser valiente», conviene no obviar, por poco que nos guste, todo lo concerniente a los modelos del tiempo para la Semana de Pasión. En este sentido, en la conciencia de la Sevilla cofrade es sacar a la palestra lo relativo a la «ciencia que estudia los fenómenos atmosféricos, las propiedades de la atmósfera, y en especial su relación con el tiempo atmosférico y la superficie de la tierra y mares», entiéndase por Meteorología según el propio Instituto Nacional de Meteorología, y avivar recientes recuerdos cargados de ingratitud. A ello súmese un curso fluvial, el presente, anómalo en sus características, el cual no sabemos si terminará por convertirse en un arma de doble filo.

El caso es que, con la prudencia propia ligada a lo que significa pronosticar más allá de cuatro o cinco días vista, empieza a tomar partido cierta inherencia a la inestabilidad (atmosférica) al menos para la primera mitad de la Semana Santa (en lo correspondiente a Sevilla). Los modelos (que no previsiones) que ofrecen algunas de las fuentes más fiables para ello coinciden, dentro de la tendencia invariable de las últimas semanas, en que las advecciones de aire frío en altura debilitarían el sistema de altas presiones dominante. No obstante, la experiencia dicta que los mapas a medio plazo (entre 7 y 10 días vista) suelen vaticinar situaciones más dramáticas a las que finalmente se producen. A ello añádase un hecho muy importante, el que tiene que ver con las oscilaciones del Íncide NAO, las cuales de aquí al día 1 (de abril) se espera sigan siendo positivas, o lo que es lo mismo, según la referida Oscilación del Atlántico Norte (NAO), que es el modo dominante de la variabilidad del clima invernal en la región del Atlántico Norte, las altas presiones dominarían Azores, limitando con ello el acceso de borrascas atlánticas del oeste.

Por el momento toca esperar con intenciones puestas en la mitad de la semana próxima. Será a partir de entonces cuando las predicciones tomen cuerpo en el apartado de la certidumbre.